18 de mayo de 2020 10:49 AM
Imprimir

La reactivación económica vendrá por parte del turismo, el comercio y las agroindustrias

CompartiremailFacebookTwitterEl combate y control de contrabando favorecerá rápidamente otras actividades que son generadores de trabajo como es el caso de la granja”, afirma Un Solo Uruguay. El movimiento Un Solo Uruguay elaboró el documento titulado “Primeros aportes de USU para retomar la actividad económica en el marco del COVID-19” en el cual destaca medidas que […]

El combate y control de contrabando favorecerá rápidamente otras actividades que son generadores de trabajo como es el caso de la granja”, afirma Un Solo Uruguay.

El movimiento Un Solo Uruguay elaboró el documento titulado “Primeros aportes de USU para retomar la actividad económica en el marco del COVID-19” en el cual destaca medidas que entiende deberán aplicarse como forma de alentar sectores fundamentales como el turismo, el comercio y las agroindustrias, ya que la reactivación genuina vendrá por parte del sector privado, y en eso el Estado jugará “un rol facilitador y de apoyo” en el corto como mediano plazo.

Agrega que las medidas que se tomen con ese fin “deberán concentrarse en las actividades que generen divisas genuinas para el país” y que permitan “ir generando empleos sostenibles y de calidad” por lo cual “concentrar las medidas en las áreas que no generan divisas serán pan para hoy y hambre para mañana”. Una economía como la uruguaya “no se sostiene con el consumo interno, ni con la obra pública”, subraya.

Por esa misma razón hay que “identificar los sectores de la actividad económica que serán necesarios en el corto plazo con los objetivos antes planteados de generación de divisas y creación de fuentes de trabajo permanentes”.

Partiendo de esas premisas USU plantea medidas para el turismo, el comercio y las agroindustrias.

Turismo: de falta de competitividad a inactividad total

El turismo es un “sector que genera mucho empleo, invierte en mejoras y servicios permanentemente, derramando divisas en un amplio sector de la sociedad”, pasando a ser el “más afectado de forma directa por la pandemia” agravando la situación que evolucionó de “falta de competitividad a una inactividad total y profunda”.

A la inactividad se suma “una gran incertidumbre” sobe cómo será la próxima temporada de verano “en cuanto a las posibilidades de captar turismo extranjero”, y sobre cómo se “desarrolle el turismo interno”. Es acertado decir que el turismo 2020/2021 será “una actividad de dudosa rentabilidad, y por ende de alto riesgo para las empresas del sector”, señala Un Solo Uruguay, que propone la suspensión “por la temporada de verano del cálculo y pago de ganancias de los negocios de temporada” y  se pase a “cobrar según las ganancias reales”.

También, la “suspender por un año el cobro de permisos y tasas municipales para la instalación de comercios con fines turísticos” como de “las tasas municipales que gravan las mercaderías con destino a balnearios y lugares turísticos”.

El movimiento considera necesaria la eliminación, desde setiembre de este año a abril de 2021, de los “aportes patronales de hoteles, lugares de comida y lugares de esparcimiento en los centros turísticos del país”, y que las tarifas comerciales se reemplacen por las familiares.

Disminuir en el 50 % las comisiones de las comisiones de las tarjetas de debido y crédito, hasta después de la Semana Santa de 2021; ofrecer “líneas de crédito blandas” del BROU para que “los empresarios puedan invertir en mejora de sus establecimientos y servicios”; y otorgar igualdad en el “seguro de paro excepcional de seis meses” como “tienen las empresas denominadas Free Shop”.

Las medidas para el comercio excluyen a las grandes superficies

Las propuestas de USU para el rubro comercio “no incluyen” a las “grandes superficies debido a que se entiende que estas cuentan con herramientas para sostener el desafío que implica retomar la actividad y el crecimiento en el marco actual”.

A igual que para el sector turismo, se propone que se elimine por un año “la tarifa comercial de servicios públicos, permitiendo que las empresas paguen la tarifa familiar”. También la disminuir en el 50 % del valor de las comisiones de las tarjetas de débito y crédito.

“Atacar el contrabando” por ser éste un “flagelo que ha puesto en riesgo muchos comercios” y cuyo efecto negativo se evidenció gracias a la pandemia. “El combate y control de contrabando favorecerá rápidamente otras actividades que son generadores de trabajo como es el caso de la granja”, afirma USU.

También se propone el pago de IRAE “por régimen ficto, teniendo en cuenta comercios y empresas con ingresos mínimos o sin ingresos”.

Combatir el contrabando e impulsar el desarrollo de agroindustrias nuevas en el interior

USU da por hecho que “se entiende a cabalidad la importancia de frenar el gran contrabando” para abrir “puertas para el desarrollo de actividades nuevas o que estaban deprimidas”, particularmente las vinculadas a la horticultura y la granja. Si Uruguay logra un “sostenido control al contrabando, es de esperar que aumenten las áreas de siembra, la cantidad de animales criados, y por los tanto las personas contratadas junto al incremento necesario de la inversión para el crecimiento”.

Con eso se abre la posibilidad de que se puedan desarrollar en el interior del país “nuevas agroindustrias, dedicadas a la manufacturación de mucho de estos productos primarios, los cuales hasta el momento son en su mayoría importados”.

Las medidas propuestas pasan por identificar  los rubros a desarrollar y cuando éstos se identifiquen “organizar un conjunto de medidas activas que logren aumentar rápidamente la escala de producción y/o la tecnología utilizada”.

Asimismo se propone generar una línea de “créditos blandos de largo plazo” que faciliten “la instalación y el desarrollo de agroindustrias locales vinculadas a los rubros de producción primaria identificados con anterioridad”, con la apertura de “una línea específica dentro de la ley de inversiones vigente”.

Y por último “incluir en estos proyectos de inversión beneficios para las industrias que incorporen la generación y el consumo de energías renovables”.

Publicidad