19 de mayo de 2020 21:11 PM
Imprimir

Cómo se tomó la medida del Central para limitar créditos a quienes guardan soja

CompartiremailFacebookTwitterAntes de avanzar con la medida para excluir a los productores que almacenan más de un 5% de soja o trigo de los créditos al 24% para capital de trabajo lanzados ante la pandemia de coronavirus , el presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, hizo varias consultas sobre algo que le preocupaba: la liquidación de divisas por las exportaciones de […]

Antes de avanzar con la medida para excluir a los productores que almacenan más de un 5% de soja o trigo de los créditos al 24% para capital de trabajo lanzados ante la pandemia de coronavirus , el presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, hizo varias consultas sobre algo que le preocupaba: la liquidación de divisas por las exportaciones de granos y subproductos. Habló con exportadores, lo hizo con otros bancos pero no con un protagonista clave: el campo.

Así, con consultas a varios actores claves pero no a las entidades del agro, el BCRA apuntó a esa restrictiva pensando que, si obliga al productor a financiarse con la venta de sus propios granos, en consecuencia luego habrá más para exportar e ingresarán más dólares por la exportación.

Según fuentes consultadas, fue después de varios contactos donde el tema de la liquidación de divisas del sector dominó su agenda que Pesce dio la orden de poner en marcha esa medida.

No solo no hubo de parte del BCRA un pedido de información a las entidades de los productores sobre lo que estaba ocurriendo con la venta de granos, sino que omitió al Ministerio de Agricultura que.

Si bien la información que el BCRA recabó de sus consultas fue que la venta de los productores se había ralentizado en las últimas semanas como insisten algunos exportadores (según el monitor Siogranos, con respecto al año pasado en las últimas tres semanas se pasó de un volumen total de 4,6 a 2,5 millones de toneladas), se perdió de conocer toda la película completa: versus el año pasado, cuando a esta altura se comercializó un 34% de la cosecha total, ahora se está en 44%, tal lo relevó un informe de la Sociedad Rural Argentina (SRA) .

“No hubo consultas a los productores”, insisten ruralistas respecto de la medida adoptada por el Banco Central.

Entre otras entidades del agro, en la Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor) destacaron: “En el primer trimestre de 2020 el ingreso neto integral de divisas generado por los sectores oleaginosos y cereales y otras actividades primarias fue de 3849 millones de dólares. Se vendieron más de 11 millones de toneladas más de granos si lo comparamos con la campaña anterior. Podríamos haber recibido un aliciente, una sobada de lomo , sin embargo, lejos de incentivarnos a seguir adelante nos castigaron”.

Así como la autoridad monetaria ideó esa medida para tratar de desestimular cualquier retención por parte de los productores, por otra parte buscó seducir con otra: la posibilidad -vigente desde ayer- para que las entidades financieras ofrezcan Depósitos de Interés Variable (DIVA) ligados a la cotización de los granos a productores “por un importe hasta dos veces el valor total de las ventas de cereales y/o oleaginosas registradas a partir del 1° de noviembre de 2019”.

Se trata de una medida que para el BCRA “permite garantizar el valor a los exportadores que liquidan sus cosechas”. En la práctica funciona como una suerte de plazo fijo a valor grano que premia con el incremento que pueda tener en el precio. Empresas del sector exportador ven como positiva esta medida.

Miguel Pesce, presidente del BCRA
Miguel Pesce, presidente del BCRA Fuente: Archivo

Mientras el BCRA busca acotar fuentes de financiamiento, como lo hizo con los préstamos al 24%, al interior del sector agropecuario afloraron tensiones.

Según alertó Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), “llegan comunicaciones de corredores y exportadores solicitando la pesificación inmediata de los contratos de venta de cereales y oleaginosas”. Es decir, tras la entrega de la mercadería las empresas estarían pidiendo apurar la pesificación ante el contexto de incertidumbre general.

Se trata de un punto que, en tanto, desde la óptica de empresas exportadores tiene otros matices: que hay productores que al haber ya entregado sus granos con precios fijos están pidiendo a las firmas reprogramar pagos para más adelante. “Los exportadores tienen los pesos y los quieren dar ahora, no dentro de seis meses. Están ejecutando los contratos que ya existían”, contó una fuente de una empresa en medio de esta polémica al interior de la cadena.

Por: Fernando Bertello

Fuente: La Nacion

Publicidad