20 de mayo de 2020 19:57 PM
Imprimir

Bienestar Animal, prioridad para los consumidores

CompartiremailFacebookTwitter España : En el supermercado, en el hogar o incluso ante cualquier campaña de marketing, ¿pensamos en los procesos previos de transformación y elaboración de los alimentos que consumimos? ¿nos cuestionamos el origen y cuál es el impacto que generan en el medio ambiente?. El origen de los alimentos y el respeto por los […]

España : En el supermercado, en el hogar o incluso ante cualquier campaña de marketing, ¿pensamos en los procesos previos de transformación y elaboración de los alimentos que consumimos? ¿nos cuestionamos el origen y cuál es el impacto que generan en el medio ambiente?.

El origen de los alimentos y el respeto por los animales son algunos de los aspectos que preocupan al consumidor. En estos últimos tiempos estas cuestiones han ganado mucho espacio en la discusión pública, no solo para consumidores de un target específico, como pueden ser los veganos, sino también al resto de consumidores en general.

Dado que el bienestar animal o la forma de producción son cuestiones que cada vez preocupan más al consumidor, la industria alimentaria, consciente de este tema, intenta actuar adaptando sus procesos para cubrir las expectativas y las preocupaciones de los consumidores. Algunos de estos aspectos los avanzamos en el etiquetado sobre bienestar animal, ¿cómo se plantea en la Unión Europea?.

Lo más habitual es el uso de claims o reclamos en el etiquetado dirigidos, por una parte, a aumentar la sensibilidad de las personas y, por otra, a facilitar al consumidor información para la toma de decisiones de compra.

No es raro encontrar todo tipo de reclamos en los envases y embalajes que, en algunos casos puede aumentan la confusión de muchos de los consumidores, llegándose a plantear: ¿es mejor un huevo campero o ecológico?, ¿viven mejor las gallinas criadas en suelo o las que se denominan camperas?.

Ante la preocupación de los consumidores y la confusión suscitada por ciertos reclamos, las empresas han puesto en marcha distintas iniciativas para transmitir a los consumidores las acciones que están llevando a cabo en este ámbito. La trazabilidad y el etiquetado claro se convierten en aliados para este fin.

El compromiso de la industria con el bienestar animal

Algunas grandes empresas ya han tomado partida en estas actuaciones. En 2014 Nestlé anunció su compromiso con el bienestar de los animales de granja de su cadena de suministro, mediante la firma de un acuerdo de colaboración con la ONG World Animal Protection. Nestlé, con su «huella de compra global», se convierte en la primera gran compañía de alimentación que suscribe este tipo de acuerdos para velar por el bienestar animal.

El acuerdo supuso que cientos de miles de granjas que suministran materias primas como leche, carne, aves y huevos a Nestlé cumplan con normas estrictas respecto al bienestar de los animales, afectando en esta decisión a más de 7.300 proveedores a los cuales compra directamente productos de origen animal. Cada uno de estos proveedores, a su vez, compra a otros, lo que significa que la Guía de Suministro Responsable de Nestlé se aplica, literalmente, a cientos de miles de granjas de todo el mundo.

«Sabemos que nuestros consumidores se preocupan por el bienestar de los animales de granja y nosotros, como compañía, nos comprometemos a asegurar los niveles más altos de bienestar animal en las granjas de nuestra cadena de suministro mundial», afirma Benjamin Ware, director de Suministro Responsable de Nestlé.

Otro ejemplo de compromiso es el de Central Lechera Asturiana, entidad que forma parte de AINIA Network, al poner en marcha acciones como su programa de nutrición en el que facilita asesoramiento personalizado a los ganaderos sobre la nutrición de su ganado; su programa de defensa sanitaria ganadera para luchar contra las enfermedades previstas en la legislación y así garantizar la salud de sus cabañas; y por último su servicio de podología cuyo propósito preventivo se basa en el cuidado de las pezuñas de las vacas para prevención de ciertas enfermedades.

Por su parte, Casa Tarradellas cuenta con cabañas porcinas propias para abastecerse de la carne para elaborar sus productos. Señalan que el cuidado y trato de los cerdos durante su trayectoria ha sido una de sus máximas. Desde 2017, Casa Talladellas cuentan con granjas acreditadas con el certificado de Bienestar Animal Welfare Animal AENOR Conform, cumpliendo así con los estándares relativos al respeto animal y de la tierra, la sostenibildad.

En Granja Campomayor existe un compromiso con la calidad de sus productos y con garantizar el bienestar animal, cumpliendo con la normativa vigente y velando por la vida más digna de las gallinas. La empresa se focaliza en la producción de huevos camperos y ecológicos. Cundan con esmero la alimentación de las aves en función de las necesidades de cada una de las etapas de la vida. Piensos compuestos, principalmente, por cereales y leguminosos con algún aporte vitamínico con el carbonato cálcico.

¿Cuál es el grado de conocimiento de los consumidores?

Existen estudios que aportan datos sobre el desconocimiento que los consumidores tienen en general sobre estos procesos. Así, cabe plantearse varias cuestiones: ¿Son los consumidores conscientes de las actuaciones llevadas a cabo por la industria alimentaria? ¿Se transmiten claramente estas actuaciones en el packaging de los productos para sensibilizar de forma adecuada al consumidor?.

En AINIA Consumer realizamos estudios de investigación (online y presencial) de opiniones y tendencias de los consumidores en los que se pone de manifiesto un aumento de interés hacia los alimentos y empresas socialmente comprometidas con estos aspectos. Nuestra experiencia nos permite afirmar que queda camino por recorrer en distintos eslabones de la cadena; desde la perspectiva de las empresas en facilitar la trazabilidad y mejorar la información que se transmite a los consumidores y, desde la perspectiva del consumidor, en ser más activo en la lectura e interpretación de las etiquetas y dedicar más tiempo a la toma de decisiones

 Rosa Sanjuán

Fuente: Ainia

Publicidad