21 de mayo de 2020 03:50 AM
Imprimir

Un caso de covid-19 en el Frigorífico Santa Giulia: trabajadores exigen testeos

Sus compañeros denuncian que los intiman a seguir trabajando y no se cumplen los protocolos. Exigen que se realicen los test a los trabajadores y a sus familias, como también se garanticen las condiciones de higiene y seguridad en sus puestos de trabajo.

El obrero del frigorífico Santa Giulia contagiado por covid-19, habría presentado un cuadro febril por lo que se le realizo el test, que luego dio positivo. Las medidas adoptadas por el municipio de San Vicente y la empresa es aislar al trabajador y a diez de sus compañeros que habrían tenido contacto estrecho; derivar el control y la atención del trabajador contagiado al municipio de Presidente Perón por su residencia; y seguir aplicando los supuestos protocolos de aislamiento e higiene dentro de la planta. La intendencia inclusive en un comunicado dispone la supuesta clausura de la fábrica.

Los trabajadores denuncian que nada de esto está ocurriendo y que, vía mensaje de texto, la empresa los intima a presentarse para seguir trabajando. El obrero contagiado estuvo en contacto con todo su turno, y no solo con los diez trabajadores aislados de su sector, ya que en el comedor de la empresa es punto de reunión para todos al mismo tiempo. Además, las medidas de higiene, prevención y aislamiento dentro de la fábrica no serían las correspondientes.

Recordamos que hace un tiempo el mismo frigorífico se vio envuelto en una polémica y denuncias de vecinos por los fuertes olores putrefactos que salían de la planta, sangre y grasa podrida derramadas en las calles del barrio, entre otras condiciones extremas de insalubridad. En ese momento la municipalidad era gobernada por Cambiemos y el exintendente Mauricio Gómez, quienes actuaron casi como gerentes de la empresa ante esta situación. Actualmente el distrito es gobernado por el peronista Nicolás Mantegazza, pero la impunidad de la empresa parece ser la misma.

Los 600 trabajadores de Santa Giulia reclaman la suspensión inmediata de la actividad y el testeo de todos los obreros y sus familias, como también se garanticen las condiciones de higiene y seguridad en sus puestos de trabajo.

El sector de frigoríficos viene siendo uno de los más golpeados por despidos, suspensiones, cierres y trabajadores contagiados por las condiciones de salubridad en las plantas.

Esta misma semana se conoció el caso de dos trabajadores contagiados en el frigorífico Maneca de Tigre. Algo similar sucedió en el El Federal de Quilmes ante un contagio de Covid-19. Otro caso es el frigorífico Lobos, que sus trabajadores vienen luchando contra los despidos, falta de pagos y las pésimas condiciones de trabajo. Y el frigorífico“Penta de Quilmes, donde el patrón cerro la fábrica dejando a todos sus trabajadores en la calle y sin su salario en medio de la Cuarentena. Los trabajadores se vienen organizando para luchar por sus puestos de trabajo, y el acampe que realizaban en la puerta de la planta fue reprimido por la Policía Bonaerense de Berni y Kicillof.

Por otro lado, la municipalidad de San Vicente y la conducción de Mantegazza viene siendo cuestionada por su rol en el cumplimiento de los protocolos sanitarios, garantizar los test y las herramientas de bio seguridad correspondientes para hacerle frente al virus. Como denuncian los trabajadores precarizados del Hospital Ramon Carrillo.

El municipio de San Vicente es el que peor índices de contagios por 100.000 habitantes tiene en todo el conurbano sur y la provincia. La cantidad de contagios es de 49 personas, la mayoría trabajadores de la salud.

Desde las páginas de La Izquierda Diario seguiremos informando sobre la situación de los trabajadores y de sus familias, que la mayoría de los medios no vienen reflejando. Nos ponemos a entera disposición de estas luchas que enfrentan en todos los frigoríficos de la zona a las patronales que vienen atacando a los trabajadores con cierres o no cuidando la vida de los operarios y de toda la comunidad. Creemos necesario que el Sindicato de la Carne una todos los reclamos en defensa de la salud, los puestos de trabajo y el salario en un plan de lucha votado por asambleas de todos los establecimientos para responder en unidad para pararle la mano a las empresas que actúan con la complicidad del poder político.

Creemos que es necesario poner en pie Comités de seguridad e higiene. Además, exigirle al municipio todas las medidas necesarias y que de respuestas a la realidad de la comunidad y los trabajadores de la salud.

Publicidad