26 de mayo de 2020 01:19 AM
Imprimir

España : Panter analiza la realidad actual y comparte sus claves y experiencias para afrontar la crisis post-covid-19

Rocío Panter ha participado recientemente en el Foro Transoceánico de Líderes Expertas organizado por Coaching Factory

El pasado 7 de Mayo Panter participó en en el Foro Transoceánico “nueva realidad” Post-Covid-19, espacio de conversación en el que 10 líderes expertas unieron sus experiencias y talentos para compartir como están abordando la compleja realidad actual. Rocío Pajares, que junto con sus hermanos Ramón y Vicén, dirige la empresa española de referencia en la fabricación de calzado laboral de seguridad, fue la voz de Panter en este importante e interesante coloquio.

Respondiendo a la pregunta: “De tu experiencia liderando la crisis, ¿Cuáles son los recursos, competencias, valores o aprendizajes que merezcan ser compartidos y deben tenerse en cuenta el día después?”. A continuación os explicamos las claves más importantes extraídas de la intervención de Panter:

Un producto esencial

“Somos una fábrica de calzado de seguridad, protección y uniformidad que en el día a día nos dedicamos a proteger los pies de las personas cuando van a realizar su tarea laboral. En esta época de pandemia hemos sido un producto esencial porque hemos cuidado y protegido los pies de esas personas que han estado en primera linea de fuego en diferentes estamentos, desinfectando y en definitiva cuidando para que ese virus no se expandiese; fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, unidades de la UME, protección civil, guardia civil y también otros sectores a los que hemos dotado como la cadena alimentaria, los operadores logísticos de cadena de transporte…etc. Podemos decir que hemos estado trabajando todos los días sin parar, para cubrir a estas personas.

El valor de las personas en la empresa

“Por otro lado, debido a esta crisis sanitaria, nuestra empresa ha sufrido un freno impresionante en el aspecto comercial, porque el 90 % de nuestros distribuidores estaban cerrados. Nos enfrentábamos a una batalla que ninguno de nosotros conocíamos y no sabíamos cómo gestionar, pero si algo tuvimos claro fue una cosa: lo primero y más valioso de nuestra empresa son las personas. Nos reunimos con ellas para dialogar y analizar toda la información que nos llegaba de todos los sitios y entre todos vimos la manera de gestionar esto con máximo cuidado y responsabilidad extrema”.

Protocolos de seguridad e higiene

“Tomamos una serie de recursos y de medidas: Repartimos botellas de gel hidroalcóholico a cada persona, pusimos precinto para señalizar los puestos de trabajo estáticos, establecimos los 2 metros de seguridad, paneles con instrucciones gráficas para recordar constantemente esas mediadas de seguridad e higiene que se tenían que seguir.” Flexibilidad y adaptación

“Teníamos que tratar esa incertidumbre y esa inseguridad para que no nos bloqueara y nos dejara paralizados. Estuvimos reduciendo algunas de las jornadas de trabajo, analizamos que personas de nuestro equipo tenían mayor riesgo para invitarlas a teletrabajar desde casa y de este modo protegerlas tanto a ellos/as como a sus familias. (…) Otra de las cosas que también hicimos fue coger textiles y llevarlos rápidamente al laboratorio para ver cuales nos valían para hacer mascarillas. Hicimos mascarillas, adaptamos máquinas, muchas personas se pusieron a coser mascarillas y ahí surge rápidamente ese espíritu generoso y colaborador, que tiene toda la gente y los buenos grupos humanos que son los que aportan las soluciones.”

Innovación y creatividad en tiempos de crisis

“Se nos ocurrió también, que si estábamos haciendo mascarillas para nosotros ¿Por qué no hacer mascarillas para otras personas que las puedan necesitar? Entonces nos pusimos a hacer mascarillas y empezamos a repartirlas a hospitales, geriátricos, cruz roja… Estoy hablando del principio cuando esto empezó que no había practicamente material de protección”.

Solidaridad, responsabilidad y serenidad

“Hacíamos bolsas de 100 grupos de mascarillas y se veía una ilusión y una pasión de todo el mundo por ayudar al prójimo impresionante. Recuerdo que entre nosotros nos exigíamos esa responsabilidad y no sólo por nosotros mismos, sino por la posibilidad de contagiar o perjudicar a otras personas mayores que había a nuestro alrededor. Al mismo tiempo teníamos que mantener la serenidad para afrontar que de repente el mundo se para, nuestros clientes se paran, nuestros proveedores.”

“Ante un shock tan brusco es cuando florece y vemos todos los valores humanos que tenemos las personas. Y es fantástico y grandioso ver la adaptación y la flexibilidad que tenemos. En nuestra empresa, por ejemplo los departamentos comerciales que tenían menos trabajo, se han puesto a ayudar a los administrativos. Personas que por ejemplo estaban en cadenas de logística y que tenían otras habilidades como rotulación, han estado rotulando el suelo. Hay una unión para salir todos juntos de todo esto y vencerlo.”

Desafíos y aprendizaje para el futuro

“Es un cambio muy brusco ante nosotros y esto sucede también porque venimos de un mundo global, un mundo al que siempre llegas tarde por mucho que hagas. El valor de la espera, el valor de la escucha, de la conversación se ha sustituido por otros sinvalores que son el ya, el ahora, el inmediatamente, pero claro la globalización tampoco podemos detenerla ni la podemos parar. Tenemos que lidiar y trabajar paralelamente con eso. Hasta hace poco, parecía que el único valor que tenia un producto para que se vendiera era el precio, y cuando el único valor que tiene un producto es el precio el recorrido que tiene es muy corto”.

“Si antes del virus ya vivíamos una desindustrialización en España, con el agravio de haber perdido millones de puestos de trabajo en este país, ahora después del virus creo que todos tenemos la obligación y el deber de reconstruir social y económicamente nuestro país y esto se ha de hacer entre todos. Ya sabemos que no va a ser un camino recto y florido, van a haber muchos inconvenientes, pero precisamente es ahí donde tiene que salir la colaboración de todas las personas y su coordinación para poder superar esto, porque España va a salir de esto, claro que va a salir de esto, pero lo importante es que salga lo antes posible. Porque esas casi cuatro millones de personas que han perdido su puesto de trabajo lo tienen que volver a recuperar.”

Una actitud positiva

“Entonces la clave para salir de esto rápido que yo propongo, no es ni más ni menos que la actitud de las personas. Ahora es el momento en el que necesitamos personas con actitud positiva, con ilusión, con pasión. Porque no hay nada más contagioso que cuando estás trabajando y de repente viene un compañero y te comenta con ilusión, pasión, una mejora que se puede hacer en un sistema de los que tienes.”

“Esa pasión y esa ilusión es lo que se contagia, es lo que hace que los pueblos florezcan, que los países crezcan, eso es lo que hace falta ahora.” (…) “Me viene a la cabeza en estos momentos una frase que algunas veces he dicho del jugador de baloncesto, Kevin Duran que dice que: El trabajo y la actitud supera al talento, cuando el talento no trabaja lo suficiente y ahí esta la clave señoras y señores”.

“La globalización ha deshumanizado los negocios, yo digo que los humanicemos. Este momento en el que nos encontramos demanda humanizar más los negocios, es decir, menos e-mails y más conversaciones entre nosotros. Más hablarnos y comunicarnos, porque en esas conversaciones hay una ilusión que se transmite de unas personas a otras, hay unas ideas que entran de unas personas a otras, y cuando tienes esas conversaciones la cabeza crea y piensa esto lo puedo aplicar aquí y entonces se van desarrollando una serie de ramas en ese árbol que anteriormente no existían.”

Un mensaje para los consumidores

“Señoras y señores consumidores. Hagamos patria, hagamos soberanía nacional ¿Que quiero decir son esto? Consumamos productos españoles. Y podemos empezar con lo cercano a nosotros, con lo local, y partir de esas acciones como onda expansiva llegará a toda España.”

Fuente: Eurocarne

Publicidad