26 de mayo de 2020 12:38 PM
Imprimir

Actualización de la situación de la gripe aviar en Europa

En 2020 se está evidenciando un mayor número de focos respecto al mismo periodo del año pasado

Desde el día 31 de diciembre del 2019 hasta el 21 de mayo de 2020 han sido notificados un total de 328 focos de Influenza Aviar de Alta Patogenicidad (IAAP) subtipo H5N8 en países de Centroeuropa: 322 de ellos en explotaciones de aves de corral (268 en Hungría, 35 en Polonia, 8 en Bulgaria, 3 en Eslovaquia, 3 en Alemania, 2 en Rumanía, 2 en República Checa y 1 en Ucrania), 3 en aves silvestres (2 en Alemania y 1 en Polonia) y 3 en aves cautivas (2 en Alemania y 1 en Eslovaquia), según recoge el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Los focos se están declarando fundamentalmente en aves de corral, con muy pocos focos en aves silvestres (a diferencia de la temporada 2016-2017).

1

Paralelamente, se han notificado 3 focos de Influenza Aviar de Baja Patogenicidad (IABP) en aves de corral, 1 foco en Dinamarca subtipo H5N1 y 2 focos en Italia subtipo H7N1.

En 2020 se está evidenciando un mayor número de focos respecto al mismo periodo del año pasado. En la gráfica siguiente se muestra la evolución de los focos confirmados semanalmente en 2020 en comparación con los confirmados en el mismo período en 2019:

2

Hasta el momento se han visto afectadas por el brote de IAAP explotaciones de aves de corral en 8 países de la región, que incluyen explotaciones comerciales de pavos, ocas, gansos, patos, ponedoras, codornices y explotaciones de traspatio. Igualmente, se han detectado tres focos en aves silvestres: el primero en un halcón en Polonia en una región en la que durante este periodo se han reportado otros 6 focos en aves domésticas, y los otros dos casos en una focha común y un ratonero común en Alemania, donde resaltan que en la región donde se ha notificado el caso del ratonero común se ha notificado también un foco en aves cautivas. Además, se ha notificado un foco en aves cautivas en un zoo de Eslovaquia. Excepto los focos declarados por Dinamarca en el que se ha detectado un subtipo IABP H5N1 y en Italia en el que se ha detectado un subtipo IABP H7N1, en el resto de casos en los que se ha podido tipar el virus detectado se ha comprobado que se trataba de un virus de IAAP H5N8. El Laboratorio Comunitario de Referencia ha confirmado que se trata de la misma cepa H5N8 que está circulando en zonas próximas a Asia.

3

Mapa 1: Localización de los focos de IA declarados en ADNS (21/05/2020).

RIESGO PARA ESPAÑA

La información epidemiológica de los focos declarados sugiere un papel importante de las aves silvestres en la incursión y diseminación en los países afectados hasta el momento, teoría apoyada por el hecho de que, por ejemplo, los focos en Eslovaquia se han dado en explotaciones de traspatio que no tienen relación con el canal de explotaciones comerciales.

El incremento de las temperaturas medias invernales, cada vez menos extremas en toda Europa, hace que se esté produciendo una alteración de las rutas migratorias tradicionales, lo cual se traduce en comportamientos migratorios anormales en muchas especies de aves silvestres, algunas de las cuales pueden ser portadoras del virus influenza. Esto, unido a la emergencia/re-emergencia de cepas altamente patógenas, como es el caso de la cepa H5N8, da lugar al aumento del riesgo de infección por parte de estas cepas para las aves de corral en países como es el caso de España, que puede pasar de ser país de paso de aves migratorias a ser país de destino de poblaciones de aves silvestres que tendían a migrar tradicionalmente al continente africano. “El contacto entre aves silvestres y domésticas es muy probable si no se garantiza una separación física adecuada entre ambas poblaciones a través de la aplicación de correctas medidas de bioseguridad”, advierte el MAPA.

Dada la actual situación de circulación expansiva del subtipo H5N8 en Centroeuropa, recuerdan “la necesidad de reforzar las medidas de bioseguridad en las explotaciones avícolas, especialmente aquellas medidas destinadas a evitar el contacto directo e indirecto con aves silvestres, así como reforzar la vigilancia pasiva tanto en explotaciones avícolas como en 5 aves silvestres, notificando a los servicios veterinarios oficiales cualquier sospecha de enfermedad de forma inmediata. Además, se debe incrementar la sensibilización de ganaderos, veterinarios de explotación, cazadores y toda la población en general sobre la influenza aviar altamente patógena, las medidas de precaución y los mecanismos de notificación de aves enfermas o muertas”.

No obstante, MAPA ha confirmado que no existen movimientos de riesgo de aves vivas desde las explotaciones afectadas con destino España.

Finalmente, señalan que “no se ha detectado ningún caso de transmisión a humano causado por este subtipo hasta el momento, siendo considerada una cepa de reducido potencial zoonótico”.

Publicidad