27 de mayo de 2020 19:08 PM
Imprimir

Pese a la crisis, expertos confían en que ni la siembra ni la actividad ganadera se detendrán

Aunque remarcan que hay temores y dificultades mayores, consultoras ven una continuidad en los agronegocios en el marco de la pandemia de coronavirus.

Un nuevo informe mensual de la consultora Zorraquin + Meneses analizó el escenario actual de los agronegocios y adelantó que ni la siembra ni la actividad ganadera se detendrán pese a la crisis por la pandemia de coronavirus, aunque sí muchos productores deberán replantear su estrategia.

Para los analistas, la mayoría de las empresas que realizan agricultura “siembran independientemente de los gobiernos de turno”. En esta oportunidad, aseguran que se elegirán los riesgos a cubrir y habrá una “gran dosis de creatividad”, con planificaciones en marcación de ambientes para gastar bien, seguros climáticos y de precios y acceso a financiamiento para comprar insumos.×

“Las decisiones tendrán algo de racionalidad y algo de estómago, porque con los precios y costos actuales la rentabilidad posible que marca el Excel es baja“, señalan Zorraquin y Meneses, al tiempo que advierten que aquellas empresas “que perciban tener una crisis real deben replantear rápido su estrategia porque vendrán tiempos difíciles“.

En cuanto al negocio ganadero, la consultora estimó que se intentará preñar los vientres, se engordarán los novillos, se cuidará la sanidad y se construirán la base forrajera y de reservas. “Con temores sí, quizás vendiendo algo del rodeo para tener liquidez también, pero el negocio no se detiene”, proyectó.

En esa línea, los expertos sostienen que la rentabilidad de los productores “viene en proceso de deterioro”, sobre todo en el caso de los criadores, aún con precios que mejoraron. En los últimos días -repasaron-, el mercado de invernada alcanzó valores para el ternero macho liviano de $115 por kilo y para el ternero pesado de $105 a $110 por kilo. En tanto, el precio del novillo se estancó por el cierre de la cuota Hilton, aunque sigue en torno a los $90 y $95 por kilo para la hacienda de buena calidad y terminación. Por su parte, señalaron que la relación de compraventa entre ternero y novillo se ubica cercana al promedio de 1,15 a 1,20, lo que sumado a una caída en el precio del maíz hace que los feedlots estén activos. En relación a la categoría vaca, indicaron que continúa el consumo interno y la exportación, con precios levemente por encima de los $70 por kilo. Y resaltaron que el stock nacional vacuno mostró una leve disminución del 1% respecto de un año atrás, lo que diluyó el temor de algunos operadores respecto a un “exceso” de vacas vendidas en 2019 traccionadas por el mercado chino.

Fuente: Infocampo

Publicidad