30 de mayo de 2020 12:14 PM
Imprimir

Uruguay : El mercado de la carne más allá de la pandemia: “La demanda internacional va a ir en crecimiento”

Fernando Mattos, presidente del INAC, habló de la situación del sector cárnico uruguayo en un nuevo Día Nacional de la Carne

Este viernes se conmemora un nuevo Día Nacional de la Carne, casi una fecha patria si nos guiamos por el peso que este producto tiene en la cultura y la economía de los uruguayos. Es el primer 29 de mayo desde que el ingeniero Fernando Mattos está al frente del Instituto Nacional de Carnes, a quien recibimos en Desayunos Informales.

Hay controversia. El primer viaje fue en 1876, que vino de Europa con carne enfriada. Era una tecnología moderna. El ingeniero Charles Telier acondicionó el buque, que tuvo sus percances, pero llegó. Los productores argentinos faenaron reses y mandaron carne.

Al año siguiente viene a Montevideo el 29 de mayo de 1877 con éxito. Ahí participó Lecocq en la ingeniería. La era de la carne salada duró 170 años y todavía no lo superamos con la carne refrigerada.

Hay una alteración de los mercados sin lugar a duda. Hoy estamos un 25 % por debajo el año pasado de lo que veníamos exportando. China, como mercado destacado, tenemos 40.000 toneladas menos de exportación que son 120 millones de dólares menos que la industria ha facturado. Fijémonos en los lugares que la pandemia pegó más fuerte.

Las perspectivas, creo, que son buenas. Todo dependerá de la respuesta de la ciencia. Hoy lo que tenemos, en el caso de China la actividad está en un entorno de 70 %. Los países están probando porque tienen miedo a la reinfección. Eso afecta a los mercados con el prende y apaga. Corea del Sur era de los países más avanzados y sin embargo, hubo cierre.

El 29 % de la carne que consumimos es de la región. Creo que nunca se ha dado un volumen tan importante. Eso habla de lo que ocurre en la región con el covid y no con él. Ha habido problemas institucionales en Brasil y en la economía de Argentina. Estos países han generado devaluaciones mayores a la nuestra y eso tiene impacto en los ganados que se compran en esos países, que están más baratos.

La parcela de consumidores que se pierde por los vegetarianos y la carne sintética es mínima frente a la gente que se incorpora al consumo. Asia tiene un promedio de consumo de 9 kg, mientras que el mundo desarrollado está cerca de 30 kg. Entonces hay mucho por crecer. La demanda internacional irá en crecimiento.

Publicidad