31 de mayo de 2020 00:33 AM
Imprimir

Petróleo vs. Campo: qué aporta cada sector en trabajo, divisas y PBI, y cuál es el tratamiento impositivo que reciben

CompartiremailFacebookTwitterLa Sociedad Rural de Jesús María (SRJM) presentó un informe particular, que pone el foco en dos sectores claves de la economía. Si bien se dice que las comparaciones son odiosas, la misma sirve para dimensionar lo que genera uno y otro sector, y principalmente la diferencia en cuanto al tratamiento que se le proporciona a cada uno. Ahí […]

La Sociedad Rural de Jesús María (SRJM) presentó un informe particular, que pone el foco en dos sectores claves de la economía.

Si bien se dice que las comparaciones son odiosas, la misma sirve para dimensionar lo que genera uno y otro sector, y principalmente la diferencia en cuanto al tratamiento que se le proporciona a cada uno. Ahí puso el foco la entidad.

Según el estudio, aunque el campo genere más divisas y puestos de trabajo, tiene mayor cantidad de impuestos y es obligado a liquidar su producción para acceder a créditos. “Mientras que a la industria del petróleo se le redujo los aranceles a la exportación, al campo todo lo contrario. Incluso, se habla de una pesificación de los contratos”, marcó la SRJM.

Explica que mediante el Decreto 488/2020, el Gobierno oficializó la existencia de un precio mínimo para para el petróleo, el denominado el “barril criollo”, fijándose en u$s 45 el valor del mismo. “La medida busca preservar a las empresas petroleras, a sus empleados y a las provincias que se financian a partir de regalías y demás impuestos que colectan a partir de esta actividad, en un escenario donde el precio del petróleo se encuentra deprimido, en niveles por debajo de los u$s 35/BBL”.

El costo de esta medida, para el período mayo-diciembre, se estima que podría ubicarse entre u$s 2221 y 1480 millones, de acuerdo al diferencial entre la cotización del Barril Brent y los u$s 45 del Barril Criollo. “Teniendo en cuenta que difícilmente las refinerías puedan absorber el precio del barril criollo, es altamente probable que todo termine en un esquema de subsidios del estado al sector”, destaca.

En la comparación, destaca que tomando datos del 2017, las actividades de agricultura, ganadería, caza y silvicultura representaron un 7,11% del total del PBI, proporción que se eleva hasta el 8,54% si se considera solamente el valor agregado bruto del sector. En cambio, las rentas del petróleo aportaron solamente un 0,74% del PBI del mismo año.

En cuanto a las exportaciones, marca que más del 57% de las exportaciones argentinas provienen del agro, mientras que solo el 7,8% resultan del sector petrolero/petroquímico.

También afirma que el ingreso neto integral de divisas generado por los sectores “oleaginosos y cereales” y “otras actividades primarias” fue de u$s 26.627 millones (M/u$s) durante 2019, seguido por el sector de “alimentos y bebidas”, con 6463 M/u$s netos, mientras que el tercer lugar del ranking fue para el sector minero con 3508 M/u$s.

“En cuanto a la industria petrolera, los ingresos por exportaciones e inversiones generados en 2019 no lograron compensar la salida de divisas, lo que implicó que el sector registró en el período un balance cambiario neto negativo de 1549 M/u$s”.

Por último, remarca la situación del empleo, en donde el sector agropecuario, unas 56.877 personas físicas y jurídicas emplearon a 361.421 personas, mientras que 55 firmas del sector petrolero y gas emplearon a 22.506, según datos al 2018.

“Lo que todos deberíamos preguntarnos es por qué el Estado elige priorizar a una industria con alta concentración y componente transnacional y no apoyar a un sector pujante, que se compone mayoritariamente de pymes. Es claro que el sector petrolero recibe un tratamiento diferencial por parte del Estado, en detrimento del sector agropecuario”, finalizaron.

Fuente: a24.com

Publicidad