31 de mayo de 2020 19:21 PM
Imprimir

Europeos presionan para prohibir el Estradiol en bovinos

Ignoran estudio y crean otra nueva barrera comercial.

La Unión Europea sigue presionando a Uruguay para que suspenda, ahora en bovinos, el uso del Estradiol, argumentando defender a sus consumidores de carne.

En el viejo continente hay una verdadera psicosis con el uso de hormonas, antibióticos y estrógenos, así como con su incidencia en los consumidores de productos que llevan esos tratamientos.

Uruguay tiene prohibido desde el 31 de diciembre de 1988, la importación, fabricación, venta y uso de medicamentos veterinarios utilizados para la promoción del crecimiento o engorde en las especies, bovinas, ovinas, suina, equina y aves. Sí están autorizadas las hormonas con destino a reproducción y el Estradiol, es un estrógeno básico para los protocolos de Inseminación Artificial a Tiempo Fijo (IATF). Según los veterinarios especializados en reproducción animal, consultados por El País, es el más efectivo y el de menor costo frente a otras opciones de estrógenos.

El director general de los Servicios Ganaderos, Eduardo Barre, afirmó en el marco de una entrevista publicada en el suplemento Rurales El País: “Europa tiene una normativa muy fuerte en inocuidad, hay un problema que es el uso del Estradiol que en Uruguay se utiliza en unas 700.000 a 800.000 vacas a tiempo fijo. Tenemos que ver cómo y qué mecanismos vamos a implementar para poder cumplir con la Unión Europea”.

El jerarca afirmó que “hay dos posibilidades: la más drástica es suspender el Estradiol o, en su defecto, utilizar la fortaleza de la trazabilidad, en el cual los animales que sean inoculados puedan ser impactados al usar Estradiol y que no vayan a ese destino. Es una interrogante que se plantea y estamos trabajando para lograr la mejor solución, hay que discutir el asunto con la gente que hace el IATF y los proveedores del Estradiol para determinar la herramienta más factible para el país. Creada la alternativa hay que ver cómo se audita, una exigencia que también tendrá Europa”.

Alerta. Las declaraciones generaron nerviosismo en los veterinarios especializados en reproducción animal, porque la Unión Europea ya venía presionando desde hace varios meses e incluso, en equinos, logró que se prohibiera el uso del Estradiol para evitar residuos en carne. Cabe recordar que Italia y Francia son los principales destinos para la carne equina, mientras que Alemania lo es para la carne bovina.

Es que el Estradiol, en Uruguay sólo es usado en vaquillonas en los protocolos de Inseminación Artificial a Tiempo Fijo. Se aplican apenas entre 1,5 y 2 mililitros por animal y ese ganado tarda muchos años en ir a faena, una vez que llega al final de su vida útil como reproductor.

La presión de la Comisión Europea se contradice con lo que hoy tiene aprobado. En el European Medicines Agency Veterinary Medicines and Inspections EMEA/CVMP/885/99, considera que después del tratamiento terapéutico y zootécnico con esteres de 17b-estradiol, los niveles de leche y plasma están dentro de los límites fisiológicos.

Considera que “aunque los niveles de tejidos pueden ser más altos que los límites fisiológicos inmediatamente después del tratamiento, se concluyó que en comparación con las tasas de producción diaria de 17B-estradiol en niños prepúberes y en comparación con la cantidad del estrógeno en otros alimentos que forman parte de la dieta humana, el 17B-estradiol al que los humanos estarán expuestos a través de la ingestión de tejido de animales tratados, es biológicamente insignificante y será incapaz de ejercer un efecto hormonal en los seres humanos”. El estudio publicado por la Comisión Europea establece que, por lo tanto, “se concluyó que para el uso terapéutico y zooténico del 17B-estradiol, no es necesario establecer un nivel de ingestión diaria admisible, ni límite máximo de residuos”, concluye el estudio. Uruguay tiene bases sólidas para agarrarse y discutir.

Veterinarios piden a autoridades “resistir”.

“Pido a las autoridades que resistan a la prohibición de Estradiol, que se le busque la vuelta a través de la trazabilidad o las certificaciones, pero que no caigan en esa porque tiene un costo verdadero para el productor”, afirmó a El País Guillermo De Nava, veterinario especialista en la cría.

“Si se llega a prohibir, a futuro, el uso de 17B-estradiol en bovinos, los programas de IATF pueden reducir su efectividad, lo cual tiene un costo importante para los productores. Si en vez de preñar un 61% preñamos el 50% del primer día de la estación reproductiva, ese 10% menos (para decir una cifra), tiene un impacto sobre la productividad del sistema”, explicó De Nava.

A su vez, el veterinario Sergio Kmaid, otro especialista, afirmó que en realidad la Unión Europea “no tiene una base fundada para prohibir el estrógeno de la manera que se usa en Uruguay y con fines reproductivos. Los animales sobre los que se usa un protocolo de sincronización de celo no van a ir a faena, el objetivo es preñarlos, no matarlos”. Dijo que “en todos los protocolos de IATF o de super ovulación para embriones se constatan mejores resultados cuando se usa 17B-estradiol”.

Pablo Antúnez

Fuente: El Pais

Publicidad