2 de junio de 2020 02:01 AM
Imprimir

España : La alfalfa deshidratada exportó más de 1 M de toneladas

La AEFA ha facilitado datos sobre la campaña de alfalfa deshidratada 2019/2020 que sitúa las exportaciones españolas por encima 1 millón de toneladas. El principal destino de estas exportaciones es Emiratos Árabes Unidos.

La campaña de alfalfa deshidratada 2019/20 finalizó con unas exportaciones totales de 1.069.839 toneladas. Esta cifra supone que el 75% del total de la producción española se ha destinado a los mercados internacionales, según fuentes de AEFA, la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada, facilitados por Cooperativas Agro-alimentarias.

El formato más demandado en esta campaña ha sido la bala de alfalfa deshidratada, con 847.723 toneladas vendidas, el 79% del total exportado, mientras que el 21% restante, 222.115 toneladas, han sido en formato pellet.

Una campaña más, el principal destino de la alfalfa deshidratada española ha sido Emiratos Árabes Unidos con 488.865 toneladas, lo que representa el 45,7% del total de las exportaciones españolas. En segundo lugar, se ha situado China con 250.899 toneladas, lo que supone un 23,5% de total exportado, y ya a una considerable distancia en cuanto a volumen exportado, completan el top 5 Francia, Jordania y Líbano, con 53.667, 50.285 y 31.378 toneladas, respectivamente.

Durante esta campaña 2019/20, la alfalfa deshidratada española se ha vendido en más de 40 países diferentes. Además de los mencionados anteriormente, completan los 10 primeros destinos de las exportaciones de forraje deshidratado Arabia Saudí, Corea del Sur, Portugal, Japón y Qatar.

Menos exportación

En relación con la campaña pasada, las exportaciones se han reducido en 60.000 toneladas, un 5% menos, este decrecimiento de debe especialmente al descenso de las exportaciones a varios destinos del norte de Europa como Irlanda, Países Bajos o Noruega, quienes, excepcionalmente el pasado año, demandaron forraje para su ganado debido a la fuerte sequía que asoló esa zona de Europa.

En el lado positivo podemos destacar el crecimiento en Arabia Saudí, Corea del Sur, Qatar y Japón, mercados con gran peso en el consumo de forrajes y en los que España cada vez está más presente.

La exportación se ha convertido en un pilar fundamental para el sector deshidratador español, pero la industria continúa trabajando en el mercado nacional al que actualmente se destina un tercio de la producción. Las características de nuestro producto lo hacen fundamental en las raciones de pienso de vacas de producción láctea, cerdas gestantes, además de otro tipo de rumiantes, no solo desde el punto de vista nutricional, sino que también asegura el bienestar animal lo que garantiza una mayor seguridad alimentaria.

Publicidad