3 de junio de 2020 08:45 AM
Imprimir

El campo le reclamó diálogo al Gobierno en medio del malestar por los controles cambiarios y el aumento del delito rural

Los dirigentes de la Mesa de Enlace buscan reunirse con varios integrantes del gabinete nacional, entre ellos los ministros de Economía e Interior.

Los dirigentes de la Mesa de Enlace se reunieron para analizar las últimas normativas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y los reiterados hechos de inseguridad rural en varias zonas del país. Hoy, mediante un comunicado de prensa, anunciaron que solicitaron varias audiencias con funcionarios del gabinete de Alberto Fernández.

En primer lugar, se pidió una reunión con el ministro de Agricultura, Luis Basterra, como nexo permanente con el Ejecutivo, con quien ya hubo contactos anteriores para dialogar sobre estos temas. Además, se envió una carta con un reclamo de reunión al ministro de Economía y Finanzas, Martín Guzmán, y al presidente del Banco Central, Miguel Pesce, para intercambiar opiniones sobre los alcances de las comunicaciones de la autoridad monetaria.

Y por último, los dirigentes reclamaron una audiencia al ministro del Interior, Eduardo De Pedro, y a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, “con el propósito de abordar la problemática de la seguridad, desde una perspectiva política, territorial y técnica”, manifestaron los representantes de los productores.

Sobre la decisión del Banco Central del pasado viernes , que excluye a las empresas con tenencias en moneda extranjera, por fuera del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), para el pago de importaciones, desde la Mesa de Enlace dijeron: “Dicha medida y otras que viene dictando el Poder Ejecutivo, tienen impacto en la producción agropecuaria, menoscabando la confianza necesaria para producir e invertir y comprometiendo, de ese modo, las expectativas futuras, en particular respecto de la siembra de trigo”.

Y agregaron: “La compleja situación que vive nuestro país, en un contexto mundial de pandemia y contracción económica, hace que sostener la fluidez y la profundidad del diálogo sea fundamental para llevar tranquilidad a la hora de tomar las decisiones en las empresas. Esta necesidad ya había sido conversada con el ministro Luis Basterra en la reunión que mantuvimos con él días atrás, a raíz de otra Comunicación del Banco Central que afectaba el acceso al financiamiento por parte de un importante segmento de productores”.

El pronunciamiento de Carbap

Por su parte, los integrantes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), alertaron que la normativa del Banco Central “provocará menores ingresos a las provincias y a la Nación, además de que pierden los productores por menores rendimientos, y pierde el país en su conjunto volviendo a retroceder en los resultados de sus cultivos”.

Desde Carbap sostienen que la medida del Central, que genera un tipo de cepo a los importadores de insumos esenciales para las actividades productivas del país, ha provocado la suspensión en las ventas de dichos insumos por parte de algunos proveedores. También habrá una reducción del paquete tecnológico a aplicar en los cultivos –por el aumento de precio que provocará en los insumos, donde la mayoría son importados– y por lo tanto provocará una disminución de rendimientos cosechados, con lo cual nuevamente terminará perdiendo la Argentina en su conjunto.

Matías de Velazco, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap)
Matías de Velazco, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap)

Además, se advierte que tendrá su efecto en los costos totales del paquete tecnológico a aplicar, y que los mismos se elevarían por lo menos al doble del cálculo estimado para la presente campaña. A su vez, los ingresos para el país y la provincia de Buenos Aires, que produce el 60% del trigo de todo el país, caerían cerca de los 400 millones de dólares, si hay una merma de 2 millones de toneladas de las previstas a cosechar en la campaña que recién comienza.

Y además, manifestaron: “Un desdoblamiento cambiario significa que el productor va a terminar pagando sus insumos productivos a un dólar CCL ($115), MEP ($107), es decir, un dólar de entre dos y tres veces superior al que está recibiendo por su producción (dólar soja $46). La incertidumbre que genera esta medida en mitad de la campaña fina (trigo y cebada), se extenderá también a la futura campaña gruesa, a no ser que se arbitren los mecanismos necesarios para garantizar que los aumentos en los insumos no se efectivicen”.

Fuente: Infobae

Publicidad