4 de julio de 2020 00:09 AM
Imprimir

Sin avances en la negociación entre el SOMU y las empresas congeladoras

Este viernes se realizó una nueva audiencia a instancias del Ministerio de Trabajo. Las empresas propusieron negociar sobre el porcentaje de rebaja del valor de referencia pero desde el SOMU se sostienen firme en no aceptar ningún tipo de rebaja. Se pasó a un cuarto intermedio.

Se realizó este viernes una reunión en el Ministerio de Trabajo con la participación de autoridades de esa cartera, del Ministerio de Economía, de Agroindustria, del SOMU y de las cámaras empresarias, además de representantes de firmas independientes. Durante más de dos horas se presentaron los argumentos de una y otra parte sin que se arribara a un acuerdo. Los empresarios tangoneros propusieron negociar el porcentaje de baja del valor de referencia del langostino pero desde el SOMU se mantuvieron firmes en su decisión de no aceptar ningún tipo de reducción. Desde la Subsecretaría de Pesca propusieron realizar reuniones por separado para tratar de destrabar el conflicto y se pasó a un cuarto intermedio.

Al encuentro realizado a través de la plataforma Zoom llegaron las partes con dos denuncias que los antecedía y que daba alguna señal la imposibilidad de acordar. Desde el SOMU han denunciado lockout patronal, ante la negativa de los armadores de sacar los barcos en las actuales condiciones. Mientras que las cámaras empresarias en la mañana del viernes denunciaron en el Ministerio de Trabajo, el Anexo III del Convenio que fija los valores de referencia del langostino, por haber devenido en una onerosidad excesiva que genera en la actualidad inviabilidad económica a los empleadores.

En un primer momento las discusiones en la reunión giraron en torno al porcentaje que representan los sueldos sobre los valores de venta. Desde el SOMU insisten en que ocupa el 24% pero la documentación presentada por las empresas sirvió para acreditar que ese valor se eleva al 46% y se decidió dar por terminada la discusión, sin que los gremialistas quedaran conformes.

Luego desde el sector empresario se propuso discutir el 40% de la rebaja sobre el precio de referencia del langostino que se pretende aplicar pero los referentes sindicales comunicaron que no aceptarán esa rebaja ni ninguna otra. También se propuso abrir una ventana en la discusión y buscar un acuerdo temporal, hasta que el precio mejore y volver a sentarse el año próximo pero tampoco fue bien recibido por el SOMU.

Uno de los referentes del sector empresario que tomó la palabra fue Fernando Álvarez Castellanos de la firma Conarpesa. Planteó que los marineros de su flota están  dispuestos a salir a pescar con un acuerdo particular y preguntó a los dirigentes si ellos lo permitirían. La respuesta fue un no rotundo. “Nosotros no lo vamos a avalar ni lo vamos a permitir porque velamos por nuestra gente”, indicaron de forma concluyente desde el SOMU.

La reunión prosiguió con acusaciones cruzadas y ante la imposibilidad de acercar posiciones, el Subsecretario de Pesca propuso mantener reuniones con las partes en forma separada para tratar de encontrar una salida. Se llevarían a cabo la semana que viene.

Por otra parte, desde el Ministerio de Trabajo indicaron que no es posible permitir que una actividad esencial no esté trabajando. Dirigiéndose a los representantes gremiales les solicitaron que encontraran una vía de negociación para que la gente pueda salir a trabajar y el Estado pueda recaudar ante una situación tan crítica como la que se está atravesando.

En las actuales condiciones desde las empresas han decidido seguir con los barcos amarrados. Solo saldrán ante un pedido que les permita salvar los gastos o simplemente para evitar tener que justificar la inactividad. Para respaldar esta decisión, una de las empresas presentó los datos de una operación reciente, en la que se vendió langostino a 4,60 dólares en el mercado chino, sin generar utilidades.

Luego de casi veinte días sin salir a pescar y casi tres mareas perdidas, los grandes perdedores de esta historia siguen siendo los tres mil marineros que siguen sin poder embarcar. Ya llevan perdidos más de 200 mil pesos y deberán seguir subsistiendo con un básico de 20 mil pesos y un aguinaldo calculado en base a esos ingresos.

Fuente: Revista Puerto

Publicidad