7 de julio de 2020 01:56 AM
Imprimir

Huevos camperos: cuánto duran y cómo conservarlos correctamente

"Un huevo cocido puede conservarse en el frigorífico durante una semana siempre que se mantenga con la cáscara. De hacerlo sin cáscara, lo recomendable es comerlo en el mismo día y mantenerlo refrigerado hasta su consumo".

Uno de los puntos de inflexión de la pandemia ha sido apostar por lo local, y en esa apuesta la alimentación tiene la clave de una producción diferente, de unos alimentos menos tratados y donde tanto el productor como los animales de los que derivan los productos sean más sostenibles, mejor tratados y con una huella de carbono mucho más reducida.

Ahí es donde tenemos que poner ahora el punto de vista, en esa apuesta local para potenciar no sólo la economía de donde vivimos, sino pensar en que otro punto es posible. Porque, una vez que adquirimos una caja de huevos camperos, es decir huevos de gallinas criadas en libertad, es importante una correcta manipulación del producto, tanto para mantener sus propiedades nutricionales, como para su buena conservación, especialmente ahora que notamos una subida importante de las temperaturas.

Piedad Varela-Portas, co-fundadora de Pazo de Vilane, empresa pionera en la producción de huevo campero, nos da a Deporte y Vida unos consejos que nos ayudarán a disfrutar de los huevos con las mejores garantías tanto nutricionales como sanitarias.

“Nunca hay que lavar los huevos para guardarlos en el frigorífico, pero sí podemos lavarlos justo antes de cocinarlos. Si se lavan y después los guardamos, la contaminación externa, al tener el huevo una superficie porosa, contamina el interior del huevo”, nos explica.

“A la hora de guardar los huevos camperos en la nevera es conveniente guardarlos en su propio estuche. Haciéndolo así se protegen de los cambios bruscos de temperatura que se producen al abrir y cerrar la nevera. Si no nos es posible guardar el envase en la nevera, puede cogerse la etiqueta y pegarla en la propia puerta”, resalta.

“Es necesario mantener los huevos en condiciones adecuadas de temperatura y humedad del ambiente. En este sentido, la humedad no debe ser superior al 80%, ya que se podrían originar problemas de proliferación de hongos y otros microorganismos que deterioran el huevo. En cuanto a la temperatura, lo recomendable es una temperatura de entre 1º y 10º, sin llegar nunca a la congelación”, añade Varela-Portas.

“Para una óptima conservación, y al ser un alimento perecedero, es importante prestar atención a la fecha de consumo preferente que aparece en el estuche. El tiempo que obliga la Ley a poner el consumo preferente es de 28 días tras la puesta. En el caso de Pazo de Vilane, los huevos camperos tienen dos o tres días de puesta cuando llegan a las tiendas“, conviene recordar. 

“El huevo es un alimento que puede cocinarse de muchas formas, una de las más sencillas es cocerlo. Ahora en verano hay muchos platos como el salmorejo o la ensaladilla que incorporan este alimento y hay veces que, para ahorrar tiempo, optamos por cocer los huevos e ir utilizándolos a medida que los necesitamos, pero hay que ser cuidadosos con los tiempos de conservación para evitar problemas. En este sentido, un huevo cocido puede conservarse en el frigorífico durante una semana siempre que se mantenga con la cáscara. De hacerlo sin cáscara, lo recomendable es comerlo en el mismo día y mantenerlo refrigerado hasta su consumo. También por seguridad alimentaria, no hay que esperar más de dos horas para guardar el huevo cocido en el frigorífico una vez se haya cocinado”, explica la experta.

Fuente:

Publicidad