7 de julio de 2020 21:03 PM
Imprimir

Cientos de familias latinas contagiadas por un brote en una planta cárnica de EE.UU.

CompartiremailFacebookTwitterMás de 300 empleados latinos de una planta procesadora de carne que la empresa JBS tiene en Hyrum, en el norte de Utah, y unos 400 familiares de esos trabajadores se han visto contagiados de coronavirus, según datos difundidos este martes por el Departamento de Salud estatal. Aunque el área de Salt Lake City sigue […]

Más de 300 empleados latinos de una planta procesadora de carne que la empresa JBS tiene en Hyrum, en el norte de Utah, y unos 400 familiares de esos trabajadores se han visto contagiados de coronavirus, según datos difundidos este martes por el Departamento de Salud estatal.

Aunque el área de Salt Lake City sigue concentrando el mayor número de casos confirmados de coronavirus (unos 12.700), la zona de Bear River, que incluye a los condados de Cache, Rich y Box Elder experimenta desde hace un mes el mayor aumento en el número de nuevos casos, la gran mayoría relacionados con el brote en la planta de JBS.

Según el reporte oficial, de los 1.724 casos detectados en los condados de Bear River, 1.450 provienen del condado de Cache, donde está Hyrum y donde está el frigorífico de JBS, y la gran mayoría de esos contagios (estimados en unos 1.200) afecta a los latinos que trabajan o trabajaban en ese establecimiento.

A principios de junio, el Departamento de Salud de Utah emitió un comunicado en el que advertía sobre un “preocupante aumento en los casos de coronavirus”, subrayando que el brote se centraba en Hyrum, donde, antes de esa situación, prácticamente no había contagios (menos de 100).

En aquel momento, las autoridades de salud informaron de que la tercera parte de los empleados de JBS tenía COVID-19. A mediados de junio, como precaución, JBS cerró parcialmente su establecimiento, pero el cierre nunca fue total.

Preocupado por un posible desabastecimiento de carne, el presidente, Donald Trump firmó una orden ejecutiva a finales de abril pasado para obligar a reabrir a estas plantas cárnicas.

Trump recurrió a la Ley de Producción de Defensa de EEUU, que permite al Gobierno intervenir en la cadena de producción alimenticia, declarando a estas empresas como infraestructura crítica.

Por eso, unos 100 empleados se declararon en huelga y marcharon durante un par de días por la calle principal de Hyrum pidiendo equipo de protección personal y limpieza y desinfección del frigorífico.

A un mes de aquellas marchas, la zona de Bear River pasó de 36 casos comprobados a los 1.724 casos actuales.

Por eso, expertos en epidemiología sigue los casos de todas las personas que dieron positivo por COVID-19 y a todos los asociados con esas personas.

La dirigente Lizette Villegas, de The Family Place, reconoció muchos de los latinos “vuelven a trabajar tan pronto como pueden para mantener a sus familias”, incluso sin haberse “recuperado” totalmente del virus.

Villegas creó una página comunitaria en Facebook (La Pulguita de Logan) para compartir recursos e información con los latinos del área y comenzó a gestionar ayuda con organizaciones no lucrativas locales para proveer alimentos a las familias hispanas.

Además, Villegas trabaja con el sindicato de JBS para que la empresa provea asistencia financiera a sus empleados con coronavirus.

A nivel estatal, los latinos representan el 42 % de los 25.653 casos detectados en Utah hasta este lunes, aunque los latinos son sólo el 14 % de los 2,7 millones de habitantes de ese estado.

Fuente: EFE News

Publicidad