10 de julio de 2020 13:27 PM
Imprimir

Manuel Solari en la entrevista de Agroconexión

CompartiremailFacebookTwitter¿Qué es el pastoreo racional? El pastoreo raciona trata de hacer un mejor aprovechamiento de las pasturas y del campo, a través de dos grandes vehículos: aumentar el aprovechamiento de la pastura y mediante su descanso aprovechar el crecimiento explosivo que tiene, comiéndolo en el punto óptimo de reposo. De esta manera se mejora muchísimo […]

¿Qué es el pastoreo racional?

El pastoreo raciona trata de hacer un mejor aprovechamiento de las pasturas y del campo, a través de dos grandes vehículos: aumentar el aprovechamiento de la pastura y mediante su descanso aprovechar el crecimiento explosivo que tiene, comiéndolo en el punto óptimo de reposo. De esta manera se mejora muchísimo el aprovechamiento de la pastura y por ende, se mejora mucho la producción del campo.

¿Quiénes integran la Sociedad?           

La Sociedad se creó el año pasado y está compuesta, en su mayoría, por productores, técnicos, organizaciones y empresas, todas vinculadas al sector ganadero. Queremos desarrollar, promover y difundir el pastoreo racional. Entendemos que es un sistema sumamente rentable para el productor. La idea es que los productores del país y del mundo se unan a esta práctica.

¿Qué beneficios tienen los socios?

Tienen jornadas de capacitación. Tenemos los grupos regionales de pastoreo racional en donde los productores les transmiten conocimientos a sus pares, es una herramienta fundamental. También cuentan con sistematización y seguimiento de resultados para que cuenten con mayor información a la hora de planificar. La tecnología es fundamental. Todo esto requiere dedicación.

¿Qué características tiene que tener el terreno para poder desarrollar esta práctica?

Todos los terrenos que hacen ganadería pueden mejorar su producción, sus índices y su rentabilidad, mediante un mejor aprovechamiento de lo que ya tienen. Estos sistemas son flexibles en cuanto al tamaño del campo, se pueden aplicar a las necesidades de inversión que se tienen y a las posibilidades de los productores. Son ventajas muy potentes. De hecho, en los suelos con menor productividad, se obtienen los cambios más grandes en la producción. El descanso es clave.

¿Cuál es el valor agregado de la carne proveniente de un sistema de pastoreo racional frente a las nuevas tendencias?

En el caso de Uruguay, lo que hace es reafirmar y potenciar conceptos que ya están muy metidos en la ganadería uruguaya. Nuestra ganadería depende mucho del campo natural, es un recurso de gran valor para el país, son muy pocos los países que cuentan con este recurso. No se hacen intervenciones muy duras en el medio ambiente, ni tampoco existen hormonas en la producción de carne. Lo que hace el pastoreo racional es aprovechar mejor los recursos que ya tenemos, no importa el orden, vamos al que esté mejor. Como productor veo que se aumentan los kilos de carne por hectárea. Es un factor común en los integrantes de la Sociedad. No solo es un aumento de producción sino que el vínculo con los insumos pasa a ser distinto. El bienestar animal es    muy importante.    A través de la práctica, te das cuenta de todas estas cosas.

¿Por qué se gasta tanto dinero en hacer parcelas si el pastoreo continuo, de seis a 12 cm, produce lo mismo?

Lo que hace el pastoreo es una racionalización de la comida. En vez de darle una bandeja llena de comida al ganado, le das la porción diaria que necesita. Todos los días tienen lo necesario, también lo que muchas veces rechazan o lo que es más apetecible. La forma de comer pasa a ser mucho más ordenada, comen todo y una vez que comieron se les retira, dejando descansar esa pastura 50, 60 o 90 días, en invierno. Con esto se cierra un año, con parcelas comidas seis o siete veces. Por ende hay 350 y pico de días que ese campo está libre de ganado, creciendo al aire libre y aprovechando todas las condiciones. Hay una diferencia bien grande. ¿Cómo haces para tener, en el campo natural, seis o diez centímetros?, es mucho más difícil.

¿Es una herramienta ya establecida en Uruguay?

Me encantaría decirte que sí. Estamos trabajando bastante para eso, no hemos llegado todavía a ese punto. Hoy, tenemos arriba de 230 socios, más allá del número, lo que representa es que estamos en una posición de crecimiento, le traemos otra cara a la ganadería uruguaya. Una cara más rentable, a través de una baja en los costos y fomento de la producción, todo esto implica una rentabilidad totalmente distinta. Esta es una ganadería en la que se respetan mucho más todos los componentes del sistema, como el ganado, el pasto, el suelo, la gente que trabaja. Todo empieza a tener mucho más sentido.

¿Cómo evalúan desde SUPRA el 2020?

Estamos viendo cambios en muchos grupos. En 2016, cuando empezamos, era difícil encontrar a alguien que estuviera haciendo esto en Uruguay. Juan Dutra en Tacuarembó, es un referente del pastoreo racional, era una de las pocas personas de las que podías ir a visitar, para saber de qué se trataba todo esto, además era muy difícil encontrar cursos. Dentro de las entidades estatales, prácticamente, ni se mencionaba. Increíblemente, en estos tres o cuatros años, ha sido mucho el cambio que ha habido. Hace poco hicimos unas charlas vía web y alcanzamos un pico de 1900 participantes, además hubo más de 2000 inscriptos, la gente está empezando a darle atención a estos temas. Las autoridades están viendo que no es un tema de dos o tres productores. Dentro de INIA, Plan Agropecuario y el ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca se están dando cambios importantes y prestan mucho más atención a estos temas. Para nosotros es una sorpresa muy agradable.


“Dentro del MGAP, INIA y Plan Agropecuario se están dando cambios importantes y prestan atención a este tema”


¿Se ha evidenciado un aumento de especies en estos terrenos?

He consultado con técnicos, y en el intercambio con la gente, he descubierto que hay variedades, si bien siempre existieron, en este sistema las especies empiezan a crecer y a florecer. Crecen libremente sin ninguna restricción y se ven mucho mejor. Vemos cómo mejoran nuestros campos y cómo empiezan a aparecer variedades que prácticamente no se veían, es una diferencia radical.

¿Cuáles fueron los errores a la hora de la instalación del sistema?

Los errores son algo que nunca puedes evitar, de ellos vienen los mejores aprendizajes, en los éxitos los errores quedan ocultos. Afortunadamente tuvimos asesoramiento a la hora de implantar el sistema, y por ende, hubo muchos errores que fueron evitados. Igual así, hay cosas de las que te vas dando cuenta. Por ejemplo, si piensas en un diseño y no tienes en cuenta el tema del agua, se te puede complicar. Si pones el callejón atravesando un bajo, en invierno no vas a poder transitarlo, son cosas típicas que te pasan. El diseño del sistema es un punto muy importante. Todo lo que se pueda aprender previamente es buenísimo, todos los eventos que se organizan son muy provechosos, los detalles, eso es fundamental, es un aprendizaje continuo.

¿El pastoreo racional contribuye a la captura de carbono?

Este es un tema que se viene conversando bastante. Han habido varios experimentos en distintas partes del mundo, Estados Unidos y Costa Rica están haciendo este tipo de cosas. En Uruguay venimos un poco atrasados por el lento despertar de las autoridades y de los investigadores. Cuando aumento la producción de pasto, capto carbono de la atmósfera, y se transforma en materia, en pasto. Pasto es carbono. Hay intentos de mediciones que se han hecho. En estos sistemas, en vez de emitir carbono, lo capturamos. La ganadería deja de ser parte de un problema y pasa a ser parte de una solución. Jocosamente me gusta decir que mis vacas van a salvar el mundo. Dentro de la Sociedad podemos hacer cambios radicales.

Manuel Solari
Ingeniero civil
Presidente de la Sociedad Uruguaya de Pastoreo Racional

Publicidad