10 de julio de 2020 21:02 PM
Imprimir

«La religión no es excusa para maltratar animales»

El Aid El Kebir es una fiesta conocida como «la Fiesta del Cordero», y que consiste en el sacrificio ritual de cientos de miles de corderos en todo el mundo mediante el rito halal.

Desde PACMA llevan muchos años denunciando la crueldad de los sacrificios religiosos y exigiendo su prohibición. Este año, debido a la crisis provocada por el COVID-19, el Gobierno de Ceuta anunció que se suspendía la celebración del Aid El Kebir en la ciudad, una fiesta conocida como «la Fiesta del Cordero», y que consiste en el sacrificio ritual de cientos de miles de corderos en todo el mundo mediante el rito halal (sin aturdimiento previo).

Sin embargo, no es el caso de la vecina Melilla. El consejero de Políticas Sociales de la ciudad, Mohamed Mohand, anunció que se llevará a cabo como de costumbre, pese a la existencia de un informe veterinario que lo desaconseja debido al riesgo sanitario que supone en estas circunstancias.24 hoteles en España para ir con niños

Aunque la muerte de animales en los mataderos es terrible, consideran vergonzoso que, bajo la excusa de la religión y la cultura, se sacrifique a los animales de esta forma, vulnerando la ya escasa protección que tienen en nuestro país. Los mismos motivos que les llevan a exigir la prohibición de la tauromaquia son los que les llevan a exigir asimismo la prohibición de estos ritos religiosos que se fundamentan en el sacrificio cruel de animales.

Exigen al Gobierno de Melilla que suspenda el Aid El Kebir

El Gobierno de Melilla importará para este sacrificio ritual 4.000 corderos de la península, 4.000 animales que viajarán hacinados en un barco durante horas. Al final del trayecto les espera una muerte dolorosa y agónica en nombre de la religión y la cultura.

Como han advertido en otras ocasiones, el sacrificio por el rito halal es ilegal, ya que el Reglamento CE 1099/2009, relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza, obliga al aturdimiento previo al sacrificio. En el rito halal, por el contrario, el animal es plenamente consciente durante todo el proceso, como demuestran en este informe veterinario. Además, la legislación establece de forma clara que el sacrificio por ritos religiosos puede autorizarse pero debe realizarse en un matadero, algo que no ocurre en el Aid El Kebir.

Mientras siguen trabajando para que se elimine de la legislación la excepción que permite dar muerte a los animales sin aturdimiento previo, exigen al Gobierno de Melilla la suspensión del Aid El Kebir este año. No pueden ignorar los informes veterinarios que desaconsejan firmemente su celebración; por ello, instan al Gobierno de la ciudad a que actúe de la misma forma que el Gobierno de Ceuta.

Ninguna tradición ni religión debería estar por encima del bienestar de los animales. Las vidas de muchos de ellos están en juego, pero también lo está la salud de todas y todos.

Publicidad