13 de julio de 2020 13:56 PM
Imprimir

Habilitan más frigoríficos cordobeses para exportar carne a China

Se trata del Frigorífico Coronel Moldes, ubicado en Río Cuarto, y del Frigorífico Bustos y Beltrán, con planta en Guiñazú. Ambas empresas planean contratar a más personal.

Cuán profunda será la crisis desatada por la pandemia y por cuánto tiempo se extenderá la emergencia sanitaria en el país y el mundo son preguntas que aún no tienen respuesta. La Organización Mundial del Comercio (OMC) advierte que las consecuencias de la coronacrisis en el intercambio comercial serán mayores que las registradas a raíz de la crisis financiera mundial de 2008-2009.

La OMC prevé que el comercio mundial durante este año sufrirá una reducción de entre 13 puntos porcentuales y un 32% debido a la “perturbación de la actividad económica” ocasionada por el coronavirus en todo el mundo. 

En este contexto, la incertidumbre desatada en la economía global oficia como un lastre al generar conductas conservadoras en los principales actores económicos; en donde tanto empresarios como las familias de todo el mundo redefinen sus gastos e inversiones procurando la supervivencia y el ahorro (quienes pueden) para enfrentar un futuro incierto.

En efecto, es de esperar que la caída del comercio sea más pronunciada en sectores dedicados a la producción de bienes más complejos y sofisticados, caso de los productos electrónicos y de la industria automotriz, que sufre una crisis global sin precedentes. Por tanto, aquellas economías con una inserción global en base a bienes industriales y sofisticación técnica tenderán a sufrir más los embates de la crisis internacional, conforme no se recomponga la demanda de productos industriales.

Las consecuencias de la recesión global ya se manifiestan en el desplome de los precios del comercio internacional. De acuerdo al último informe oficial sobre Intercambio Comercial Argentino, los precios de las exportaciones cayeron en torno a los cinco puntos.

Sin embargo, cabe mencionar que la crisis no acaba con la necesidad biológica de alimentarse que tiene la población mundial. Por tanto, la demanda de alimentos seguirá y la economía argentina tiene la posibilidad de crecer y consolidarse para satisfacer a la demanda internacional.

Crece la exportación de carne argentina a China, mientras cae en Brasil

La exportación de carne vacuna mantiene la buena performance que venía mostrando durante el año pasado. Los despachos al exterior durante los primeros cinco meses del año arrojan cifras alentadoras para la industria de la carne, puesto que venimos de un año en donde se superó el record de cantidades exportadas (1969) y el arranque de este año supera al del 2019, pese a que se cerraron algunos mercados por las consecuencias del coronavirus. El buen desempeño del sector en el comercio exterior se explica por la conquista del gran mercado chino, posibilitado por los tratados comerciales firmados en el año 2014.

Así, en mayo se certificaron exportaciones por 57,9 mil toneladas, llegando a ser el cuarto mejor mes de los últimos 15 años en materia de exportaciones. En el quinto mes del año se envió al exterior casi un 20 por ciento más de carne que en mayo del 2019 (el año record).

Según relevamientos de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), la República Popular Comunista China traccionó el 76% de los despachos de carne bovina al exterior acumulados durante los primeros cinco meses del año. A pesar de que durante los primeros meses del año la cuarentena implementada en la industriosa provincia de Hubei dificultó la actividad económica de China y su frenética demanda de alimentos, insumos y manufacturas del exterior. Por tanto, esto se vio reflejado en una caída de las exportaciones de carne con destino asiático; que luego se recompusieron conforme el país que preside Xi Jinping dejó atrás las medidas de aislamiento. 

Según relevamientos de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), la República Popular Comunista China traccionó el 76% de los despachos de carne bovina al exterior acumulados durante los primeros cinco meses del año.

 El aumento del volumen de carne tranzada se combina con una caída del precio internacional y la disminución de exportaciones al mercado europeo y a Israel que demandan cortes de mayor valor. La alta cocina de los restoranes de Europa demanda cortes premium de los frigoríficos argentinos, lo cual se contrasta con el brazuelo y el garrón de menor valor exportados a China. De modo tal que las restricciones que tiene el rubro hotelero y gastronómico alemán, italiano, holandés, entre otros, como consecuencia de la pandemia, son una barrera para que aumente la presencia de carne argentina en esos mercados.

De este modo, durante los primeros cinco meses del año, las exportaciones generaron ingresos por 1.060 millones de dólares. Valores que se ubican un 11,3% por arriba de las divisas generadas en el ciclo enero-mayo del año pasado. Estos números le permiten a la industria de la carne suplir el mal desempeño del mercado local, en donde el consumo continúa transitando la pendiente descendente que se acentuó durante el año pasado. El mercado interno contrasta con los buenos números de las exportaciones, ya que con un promedio anual de consumo de 50,5 kilos por habitante, es el consumo per cápita más bajo de la última década, cuando menos. 

Frigoríficos cordobeses se preparan para exportar

Tanto los ganaderos como los frigoríficos cruzan los dedos para que los inventores de la pólvora no vuelvan a implementar medidas de aislamiento que dificulten la demanda de carne, puesto que la suerte del sector depende del buen desempeño de los comunistas asiáticos, quienes extremaron recientemente sus medidas de control en el ingreso de carnes por la pandemia, según dieron a conocer autoridades aduaneras de ese país. Esta decisión significó que dos plantas frigoríficas brasileras fueran suspendidas para exportar carne bovina a China, se trata del conglomerado brasileño de la alimentación BRF S.A y de JBS SA, el mayor frigorífico de Latinoamérica.

Si bien la Administración General de Aduanas no especificó los motivos por los cuales las suspendieron, sí informaron que tomarán medidas para asegurar que los alimentos que importen sean de la más alta calidad y que los trabajadores que los produzcan estén protegidos, para evitar que ingrese el COVID 19 en los productos que compran al mundo. En otras palabras, a Brasil le está saliendo muy caro no haber tomado medidas de aislamiento para evitar la propagación del virus; las consecuencias son negativas desde lo sanitario y también en el plano económico.

Brasil no fue el único afectado por las suspensiones, un frigorífico alemán de carne de cerdo también fue suspendido. Asimismo, la industria avícola brasilera también se vio perjudicada, lo cual dificulta el desempeño de muchos productores avícolas, al haber sido suspendida las exportaciones de la empresa Companhia Minuano de Alimentos de Brasil. Estas medidas “temporarias”, por lo pronto, también las aplicaron contra una planta de Cargill que produce carne en Canadá. Esto genera grandes expectativas en la industria de la carne argentina, puesto que significa menor competencia para abastecer al gran mercado chino.

Dos plantas cordobesas más con luz verde para venderle a China

Carne 01 © NA
Foto: NA

Mientras tanto, en Córdoba dos plantas frigoríficas reciben la habilitación para exportar carne al segundo país más poblado del mundo. Se trata de Frigorífico Coronel Moldes, ubicada en Río Cuarto, y el Frigorífico Bustos y Beltrán, ubicada en Guiñazú. La planta ubicada en el sur de la provincia aspira a faenar unos 8 mil cabezas por mes, para destinar la mitad al mercado externo. Para lo cual, las autoridades de la empresa dijeron a los medios que calculan incorporar entre 50 y 70 personas más en el área de desposte. Mientras que el frigorífico Bustos y Beltrán cuenta con una capacidad instalada para faenar 10 mil animales al mes, cuenta con 200 trabajadores y podrían incorporar 100 más en el próximo año. De este modo, llegarían a siete las empresas habilitadas para vender carne bovina y de cerdo a los chinos, una de las pocas economías que crecerá este año.

Fuente: lmdiario.com.ar

Publicidad