14 de julio de 2020 11:22 AM
Imprimir

No solo vandalizan y roban silobolsas en Argentina

En Mendoza se están robando máquinas, agroquímicos y hasta cosechas.

La vandalización de más de 60 silobolsas en la pampa húmeda ha puesto nuevamente en el mapa, la grave situación que atraviesa el agro en cuanto a seguridad se refiere.

No es nuevo que fincas alejadas de la zonas urbanas, sean el objetivo de malvivientes, que dependiendo de la temporada, van buscando qué robar del campo.

Pero en los últimos dos meses, mientras la mayoría de los mendocinos hemos estado muy preocupados por el avance del Covid-19 y las consecuencias que dejará tanto en la salud como en la economía, los hechos delictivos de este tipo no han estado en pausa. Datos del ministerio de Seguridad, concuerdan claramente con los que manejan las cámaras agropecuarias tanto a nivel nacional como local.

Para graficar, hace una semana, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), integrante de la mesa de enlace, puso a Mendoza como parte de un mapa de delitos contra el campo, una situación ampliamente conocida por nuestro productores. Nadie se salva, al parecer.

Así, en la zona sur de Mendoza, varias cámaras admiten delitos, principalmente relacionados con casos de abigeato, y los “clásicos” robos de productos de uso diario, ya sea maquinaria, implementos o agroquímicos. En la región del Valle de Uco, vale la pena hablar con productores que han tenido que poner hasta seguridad privada para evitar la sustracción de sus cosechas: en el verano, el ajo, pero en los úlitmos meses nogales y almendros, son los objetivos. Es que con altos precios pagados por el kilo de producto, varios se animan a hacerse de que lo que es no es propio y otros industriales inescrupulosos probablemente a comprar “robado”. Capítulo aparte merecen los controles en este sentido.

También la zona Este está sufriendo y varios distritos de San Martín, Junín y Rivadavia están con graves problemas. Qué se roban allí: palos de madera impregnada, para ser comercializados en el mercado negro como leña. El daño para el productor es importantísimo, no solo por lo que implica el perjuicio a la estructura de la vid, sino también por los costos de reposición. Muchos de estos incidentes no son denunciados, por lo que la mayoría no integra las estadísticas oficiales.

Por lo tanto, es necesario denunciar este tipo de hechos para que se visibilice el escenario en donde les toca trabajar día a día a los productores mendocinos.

Fuente: losandes.com.ar

Publicidad