14 de julio de 2020 12:05 PM
Imprimir

Más carne en la mesa de los argentinos

Según el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina, los argentinos para “matar el tiempo” se han volcado a la cocina y la carne, figura en varias recetas seleccionadas tanto por el hombre como por la mujer.

En estos tiempos de pandemia escuchamos o leemos más a menudo que hay que reinventarse. Este proceso se produce cuando una persona se enfrenta a un cambio importante en su vida o su entorno, ya sea negativo o positivo, y suele suceder inesperadamente, como el coronavirus que irrumpió en nuestras vidas para cambiarnos para siempre. Aislamiento social, trabajo y colegios a través de la virtualidad en muchos casos, sumado a nuevas formas de higiene y hábitos en casa.

Todo el tiempo estamos recibiendo no sólo información sobre el virus en sus aristas sanitaria y económica, sino también tutoriales y cursos en forma de videos a través de las redes sociales, en una amplia variedad de temas. En este contexto, las recetas de cocina, merecen una mención aparte, ya que, en muchos casos, se dispone de más tiempo para cocinar y eso hace que sea más factible llevarlas a la práctica.

Para planificar las comidas y a la hora de hacer las compras, el consumo en estos meses se orienta hacia una mayor adquisición de carne según se desprende de un informe presentado por Adrián Bifaretti y Eugenia Brusca, ambos profesionales del Departamento de Promoción Interna del Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA).  Los especialistas afirmaron que, por efectos de la cuarentena “de repente la gente se encontró con mucho tiempo en casa y tuvo que empezar a tomar decisiones sobre cómo ocuparlo”.

Desde el Instituto dicen que “se abre un universo enorme de retos y desafíos para los productores de alimentos y lógicamente el sector cárnico debe prestar mucha atención a las oportunidades”.

En el informe realizado se habla de una transformación o cambio en lo que conocemos como compradores racionales, a diferencia de los compulsivos. Por otro lado, respecto a los ingresos a la hora de comprar, estos inciden directamente en el patrón de conducta de estos consumidores durante la cuarentena: quienes compran en supermercados fueron quienes vieron más disminuidos sus ingresos, a diferencia de quienes lo hacen en carnicerías.

Además el informe señala que tres de cada diez personas modificaron su lugar de compra y muchos no respetan el aislamiento para comprar en dónde lo hacían antes.

Por razones de presupuesto económico, los consumidores compran más en los supermercados.

Al ser un alimento de alto valor nutritivo y saludable, la carne vacuna figura entre aquellos más consumidos por los argentinos. En cuanto al atributo de aceptación general, encuentra competidores como la pasta, la pizza y los fiambres. Con respecto a su característica “saludable”, son las frutas, verduras, legumbres y pescados sus competidores. En lo que al sabor se refiere, comparte espacios de disputa con el cerdo, pastas, pizza y patitas de pollo, destacan desde el IPCVA.

Carne.

De todas maneras, los profesionales resaltaron que una gran cantidad de hogares pasa por una situación económica complicada que esta pandemia acentuó, puesto que los ingresos se vieron disminuidos en muchos casos. De esta manera indicaron que: “casi 7 de cada 10 de los compradores de carne han visto reducir su nivel de ingresos durante la cuarentena. De las personas que atraviesan esta situación, 84% se definen como compradores racionales y 16% se identifican como compradores más impulsivos, es decir que no reflexionan tanto su compra de carne”.

Todo cambio de comportamiento y conductas conduce a ciertos resultados tales como: definición del segmento de compradores según el gasto que hacen y puntos de venta (carnicerías o supermercados) donde cuánto dinero gastan por semana, etc.

En ese sentido, de la encuesta realizada a los consumidores, la venta en carnicerías arrojó ser más problemática que en supermercados, visto desde el lado de los precios, tema excluyente a lo largo del todo el informe realizado.

En este sentido, según datos del mes de junio relevados por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), arrojó que la producción y exportación sigue en aumento, pero el consumo de carne de vaca en Argentina es el más bajo desde 2011.

Ciccra informó que el sector se adapta a los cambios

El titular de Ciccra, Miguel Schiariti informó a la prensa que: “nuestro sector, a pesar del coronavirus, sigue dando muestras de ser un sector con un alto grado de resiliencia y de adaptación a los grandes cambios que se produjeron con los cierres de los mercados compradores de carne de nuestro país. A pesar de la paralización de las compras de China primero y de la UE después, y de haberse generado una caída de precios internacionales del orden de 20%, las faenas se mantuvieron, incluso con algún pequeño incremento”.

Fuentes Consultadas: IPCVA y Ciccra

Fuente:

Publicidad