14 de julio de 2020 21:05 PM
Imprimir

Ex funcionaria de la Dirección de Pesca, que denunció irregularidades, reclama por una justa jubilación

CompartiremailFacebookTwitterLa ex funcionaria de la Dirección Nacional de Pesca, Nélida Videla Sánchez, quien estuvo 33 años (1973-2006) a cargo de la gestión de dicha dirección, sigue aún hoy luchando por cobrar lo que cree le corresponde. Según relata, haber defendido los intereses de la Nación en materia pesquera en lugar de premios le valió destrato y expulsión. […]

La ex funcionaria de la Dirección Nacional de Pesca, Nélida Videla Sánchez, quien estuvo 33 años (1973-2006) a cargo de la gestión de dicha dirección, sigue aún hoy luchando por cobrar lo que cree le corresponde.

Según relata, haber defendido los intereses de la Nación en materia pesquera en lugar de premios le valió destrato y expulsión. Así lo destaca en una entrevista a la Revista Puerto, donde repasa su historia y, sobre todo, la de las “fichitas de Nelly”, los archivos con los expedientes de cada barco, que en distintas ocasiones dejaron al descubierto maniobras de corrupción en el área.

Por caso, describe que esas “fichitas” fueron determinantes para la declaración de nulidad del permiso del barco Santa Eugenia, desde 2003 cuando se dio el primer fallo hasta 2020, cuando la justicia lo ratificó en tercera y última instancia. “Nelly resultó molesta para varios funcionarios, pero especialmente para el primer subsecretario de Pesca del kirchnerismo, Gerardo Nieto, que la persiguió y hasta le impidió jubilarse con la categoría que le hubiera correspondido”, se afirma.

En la justicia, la Cámara avaló la postura de la ex funcionaria después de varios años de reclamos, pero la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca sigue en la pelea.

“En 2003 la justicia dijo que el permiso del Santa Eugenia y las transferencias eran nulas. Se ve que Nieto respondía los oficios acatando la decisión del juez pero en la práctica dejaba que los barcos de Moscuzza siguieran despachando a la pesca. Una vez se intentó perder el expediente y Nieto me mandó una nota diciéndome que lo reconstruyera en 48 horas; era de 600 páginas, pero yo había hecho seis copias. Entonces no me dejó contestar más los oficios judiciales porque quería que otorgara los permisos. Yo me opuse hasta que me sacaron”, cuenta.

Y agrega: “Años más tarde la Cámara dijo que no había ningún motivo para que me removieran, pero me sacaron igual. Me sacaron por eso y por otras denuncias también, lo que los colmó fue el caso de los 36 buques que estaban pescando en zona de veda, se lo pasé a Nieto con todo probado y luego de un mes me respondió que debía dejar su curso atento el tiempo transcurrido, cuando se debiera haber suspendido la matrícula en el momento en que se lo mandé. Después de eso, Nieto ordenó que no me pasaran los reportes de los barcos y me mandaron a un sótano”.

Por último, Videla Sánchez afirma que fue castigada y que nunca logró que le pagaran lo que le corresponde. “Fue una lucha permanente. Mientras estuve trabajando como Interventora, por resolución del Ministerio de Economía se estableció que mi sueldo era el de Directora, no me pagaron por tres meses y encima me liquidaban con una categoría que no correspondía, los que estaban a mi cargo ganaban más que yo. Tardé en hacer el reclamo y cuando llegó Nieto, se le pidió que firmara un escrito donde se dejaba constancia de que yo había cumplido las funciones de interventora. Pero a pesar de que había interactuado conmigo mil veces desde su cargo de secretario de Pesca de Santa Cruz y consejero en el CFP, dijo que no me conocía y no podía confirmarlo. El informe que elaboraron en ese momento lo redactó Carlos Líberman, que era un jovencito que había llegado con Nieto al área de legales. Tiempo después la justicia me dio la razón a mí, siempre me da la razón, pero tampoco pasó nada”.

Fuente:

Publicidad