16 de julio de 2020 13:00 PM
Imprimir

Vicentin: surgen alternativas a la expropiación y la Justicia define quién controlará la empresa

CompartiremailFacebookTwitterTras dos meses de marchas y contramarchas, el caso Vicentin dará hoy un paso trascendental en la definición del futuro de la firma. El juez Fabián Lorenzini deberá resolver si finalmente acepta el pedido de intervención de Santa Fe, si deja el control en manos del actual Directorio o si surge una opción de manejo consensuado. La clave […]

Tras dos meses de marchas y contramarchas, el caso Vicentin dará hoy un paso trascendental en la definición del futuro de la firma. El juez Fabián Lorenzini deberá resolver si finalmente acepta el pedido de intervención de Santa Fe, si deja el control en manos del actual Directorio o si surge una opción de manejo consensuado.

La clave estará en la viabilidad de las propuestas que acerquen los representantes de la provincia a la mediación convocada para esta tarde y lo que se pueda negociar a partir de las mismas. Si bien trascendieron algunos detalles en las últimas horas, no está claro cuál será el rol de los actuales dueños en una futura empresa mixta.

Reconquista será el escenario y frente al juez estarán miembros de la Inspección General de Personas Jurídicas (GPJ) de Santa Fe y al Directorio de la compañía.

En la previa, la titular de la IGPJ, María Victoria Stratta, afirmó que insistirá con el pedido de intervención para “evitar la quiebra” y que los actuales administradores “no están en condiciones” de continuar su tarea porque “son los que han llevado a esta situación”.

Por su parte, desde Vicentin le bajaron el tono al encuentro y pasaron la responsabilidad a las autoridades santafesinas. “No llegamos con mucha expectativa”, dijo a A24 Agro un allegado al Directorio. Se trata de “una instancia procesal que el juez tiene que cumplir pero no hay grandes expectativas a no ser que del otro lado venga alguna alternativa razonable”, agregaron. Lo que quieren los directivos “es que los dejen trabajar en el marco del concurso y todo lo que ha hecho el Gobierno hasta acá es obstaculizar y poner trabas”, subrayó.

Lo cierto, es que, más allá de la pirotécnica previa, de no surgir una solución consensuada, el futuro de la compañía es incierto.

En los últimos meses, Vicentin viene trabajando con un uso del 60% de su capacidad instalada a través de contratos para moler granos para terceros. Se trata de una alternativa para que las fábricas sigan en movimiento, pagando costos fijos y salarios, ya que por el mismo proceso judicial la AFIP había inhibido a la compañía para elaborar mercadería propia. Esa veda fue levantada en los últimos días y ahora los directivos buscan generar negocios propios.

El mayor impedimento pasa por la dificultad de conseguir mercadería para una empresa que tiene la espada de Damocles de la intervención/expropiación sobre su cabeza. Ahí es donde surge la necesidad de acuerdos, que el juez tratará de explotar en la mediación.

¿Propuesta superadora?

El gobierno de Santa Fe llegaría al encuentro con una propuesta consensuada con la Nación que comprende la inclusión de nuevos socios, la participación de YPF como accionista de la firma, el ingreso de cooperativas para proveer materia prima para operar y un engranaje financiero con bancos locales e internacionales que participan en el concurso de acreedores.

La idea es capitalizar la empresa, poder superar la instancia judicial sin que termine en la quiebra y desguace de los activos y luego dar lugar a una nueva Vicentin público-privada.

También se habla de dotarla de un gerenciamiento profesional -independiente de la política- y una eventual salida a la Bolsa para fortalecer la capitalización.

En el esquema, se prevé el pago en el corto plazo a los productores que entregaron mercadería a Vicentin. El objetivo es saldar rápidamente esa deuda teniendo en cuenta que se trata de la mayor cantidad de acreedores: unos 1.900 sobre los más de 2.600 que participan del concurso. La estrategia es doble, despejar eventuales nuevos litigios y dar credibilidad hacia adentro del sector agropecuario.

El talón de Aquiles de la oferta es el rol que los actuales dueños terminarán ocupando en la nueva firma. Eso es lo que se buscará negociar hoy a la tarde.

Lo que todos tienen claro es que nadie tiene por si solo la llave para salir del conflicto.

El gobierno nacional ya intentó el espinoso camino de la expropiación con un duro revés en el clima social y un incierto apoyo en el Congreso. Por su parte, el Directorio cuenta a su favor con los fallos judiciales que, uno a uno, van volcándose a su favor. Sin embargo, con la presión de Nación y la Provincia por quedarse con la firma no consigue un socio que la ayude a capitalizarse para retomar la actividad plena.

En ese contexto, si las partes no ceden, el futuro inexorable es la quiebra y la carrera de los acreedores por rescatar lo que se pueda de la deuda. Algo que justamente el propio Alberto Fernández afirma que quiere evitar.

por Marcos Lopez Arriazu

Fuente: a24.com

Publicidad