20 de julio de 2020 01:30 AM
Imprimir

Nace el proyecto Innotub, una red transpirenaica para combatir la tuberculosis animal

CompartiremailFacebookTwitterLa tuberculosis animal es una enfermedad bacteriana que afecta principalmente a vacas, cabras y algunos mamíferos silvestres, causando un elevado impacto económico y social sobre el sector ganadero y suponiendo también un riesgo de infección para las personas. Desde hace años, España y Francia luchan contra esta enfermedad para evitar las pérdidas de productividad y […]

La tuberculosis animal es una enfermedad bacteriana que afecta principalmente a vacas, cabras y algunos mamíferos silvestres, causando un elevado impacto económico y social sobre el sector ganadero y suponiendo también un riesgo de infección para las personas. Desde hace años, España y Francia luchan contra esta enfermedad para evitar las pérdidas de productividad y de valor genético, además de la restricción de movimientos y comercio de productos animales. Aunque la prevalencia de la enfermedad es baja en la región transpirenaica, siguen apareciendo brotes en granjas de ambos lados de la frontera y los programas de erradicación locales suponen un elevado coste económico, además de la desconfianza que se genera sobre su eficacia por parte del sector ganadero.

Ante esta problemática, el proyecto INNOTUB creará y consolidará una red transfronteriza multidisciplinar para reforzar vínculos y crear sinergias entre los diferentes actores implicados en los programas de control de tuberculosis animal de la región transpirenaica. El proyecto está coordinado por el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CReSA) del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) y cuenta con la participación de la Agencia Francesa para la Seguridad y Salud Alimentaria, Ambiental y Ocupacional (ANSES), el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (NEIKER), la Escuela Nacional Veterinaria de Toulouse (ENVT) y la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

Uno de los objetivos principales de la red es profundizar en el conocimiento de la enfermedad para identificar los factores de riesgo asociados a la aparición de brotes en la región. Por otro lado, se mejorarán las pruebas de diagnóstico y se evaluarán posibles vacunas y otras herramientas de control de la enfermedad. Además, se mejorarán las medidas de bioseguridad en las granjas para evitar contagios entre animales domésticos de las mismas granjas, pero también el contacto con los animales silvestres, ya que se sabe que algunos animales como el jabalí y el ciervo pueden actuar como reservorio de la enfermedad y transmitirla al ganado. Recientemente, también se han identificado el tejón y algunos roedores silvestres como potenciales reservorios.

Euskadi se encuentra en una situación privilegiada en relación a la tuberculosis animal, tanto en ganado doméstico como en fauna silvestre, con una prevalencia de rebaño en ganado bovino por debajo del 0,1% desde 2017 y sin positivos en los últimos dos años. “Conseguir controlar la enfermedad en esos niveles ha resultado arduo, por lo que no podemos bajar la guardia y tenemos que tratar de mantenernos ahí”, explica el doctor Iker Agirregomoskorta Sevilla, investigador de NEIKER.

“A nivel de diagnóstico hay que reconocer que las técnicas no son perfectas, y además otras micobacterias ambientales presentes en nuestro medio pueden producir interferencias en la interpretación de estas pruebas. Por otro lado, la fauna silvestre representa una potencial vía de transmisión y aunque los casos positivos detectados en nuestra comunidad son muy pocos, el control de la enfermedad en estas poblaciones es realmente complicado”.

Según Agirregomoskorta, “este proyecto pretende abordar aspectos relacionados con la mejora de las técnicas de diagnóstico y el estudio de las posibles interferencias naturales o provocadas por potenciales vacunas, así como el diseño de medidas de bioseguridad que eviten, entre otras cosas, el contacto entre animales domésticos y silvestres, medidas que prácticamente no existen en nuestras explotaciones en estos momentos. Este proyecto se abordará trabajando con ganaderos, veterinarios y las administraciones competentes”

Transferencia y comunicación entre el sector ganadero y veterinario

A raíz de los diferentes brotes de tuberculosis animal que han ido apareciendo en la región transpirenaica existe una falta de comunicación y confianza entre el sector ganadero, veterinario y la administración local. Para ello, INNOTUB también promoverá acciones de comunicación entre ganaderos y veterinarios que refuercen las actividades de control de la tuberculosis. Por ejemplo, se realizarán programas de formación específicos entre las personas implicadas en los programas de erradicación en los que se informará a los ganaderos sobre las medidas de prevención y detección de la enfermedad.

El proyecto INNOTUB tendrá una duración de dos años y medio y está financiado por el Programa INTERREG POCTEFA 2014-2020, un programa europeo de cooperación territorial creado para fomentar el desarrollo sostenible del territorio fronterizo entre España, Francia y Andorra. Este apoyo financiero comunitario se destina a reforzar la integración económica y social de esta zona y ayuda a mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Además, los proyectos programados reciben cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Fuente:

Publicidad