20 de julio de 2020 11:41 AM
Imprimir

Falta de capacitación, el problema para poder exportar

El contexto ayuda para volver a colocar productos mendocinos en el exterior pero es camino más largo para las más chicas.

Cada vez que el tipo de cambio en Argentina es alto, la solución a todos nuestros problemas parece ser la exportación. Es que con productos que claramente pueden competir en el exterior, la salida al mundo es un camino que se abre para una economía como la de Mendoza.

Entonces, en este caso, ¿por qué los pequeños productores de vino, frutas e industrializados, no logran expandirse y sostener los mercados? Las razones son varias. La primera, por supuesto, está relacionada con los vaivenes de la economía argentina, que restan credibilidad y no generan condiciones para desarrollar negocios de largo plazo.

Pero aún con todo este “viento en contra”, lo cierto, es que en el caso de nuestra economía regional, varias empresas pequeñas logran seguir presentes en los mercados y buscan canales de ventas que les acomoden.

Si bien es cierto que tanto la Provincia como la Nación cuentan con programas para incentivar el envío de materia prima al exterior, no deja de ser, para una pequeña empresa, un gran desafío, que implica costos, no sólo los relacionados con aranceles sino relacionados con el “papeleo”.

Para poner un contenedor en el puerto, hay que enfrentarse a mucha burocracia. Varios referentes del sector de logística y exportaciones advierten un claro problema: “Falta capacitación”. El pequeño exportador tiene que poner el cuerpo a la operación y se encarga desde que la calidad del producto sea la requerida, hasta dejar el contenedor en el puerto.

Muchas veces carece de un plan. Tiene altas expectativas y desconoce que el proceso de envíos al exterior requiere de inversión. Además tiene problemas de estructura y en muchos casos desconoce cómo atender a las demandas post-venta. En general, todos miramos los resultados exitosos pero nadie o muy pocos conocen el camino o el esfuerzo. Mendoza tiene muchos casos de pequeñas empresas que logran colocar su producción en las góndolas del mundo, con excelentes resultados. Varios referentes estiman que ese número se podría duplicar.

¿Cómo? Básicamente capacitándose y entendiendo que se trata de un proceso en el que las condiciones están dadas para lograr resultados. En estos tiempos en los que pueden surgir oportunidades, es importante estar preparados.

Publicidad