21 de julio de 2020 11:56 AM
Imprimir

El bienestar de los conejos mejora cuando están en parejas

Un nuevo estudio apunta que se debe tener en cuenta las necesidades de los conejos y se aconseje a los propietarios sobre la tenencia de conejos con un socio compatible

Un estudio publicado por el Royal Veterinary College (RVC) descubrió que los conejos en conjunto reducen el comportamiento relacionado con el estrés y les ayuda a mantenerse calientes en invierno.

El estudio, que buscaba comparar el bienestar de conejos solos versus conejos emparejados, se realizó durante el invierno en un centro de rescate solo para conejos, e incluyó 45 conejos, que constaban de 15 alojados individualmente y 15 parejas. Como la mayoría de los conejos, se los alojó al aire libre o en dependencias sin calefacción.

En la naturaleza, los conejos son sociales, pero también territoriales. Por lo tanto, la investigadora Charlotte Burn, profesora asociada de Bienestar Animal y Ciencias del Comportamiento del RVC, predijo que los solitarios mostrarían un comportamiento más relacionado con el estrés y una temperatura corporal reducida (no poder acurrucarse con otro individuo cuando hace frío), pero que las parejas podían ser agresivas entre sí.

Los resultados del estudio indican que el alojamiento social evita que los conejos muerdan las barras de sus viviendas, les ayuda a mantenerse calientes y pueden ayudar a amortiguar el estrés. Las observaciones de comportamiento revelaron que 8 de los 15 conejos individuales mordieron las barras en comparación con ninguno de los treinta conejos emparejados; la mordedura de barra se ha relacionado previamente con la frustración y los intentos de escapar.

Las parejas interactúan socialmente casi un tercio de las veces, como acurrucarse o arreglarse. Curiosamente, la agresión entre pares nunca se observó durante el estudio. La mayoría de las parejas comprendían una hembra castrada y un macho castrado, que puede ser la asociación más armoniosa para los conejos mascota.

El estudio también encontró que la temperatura corporal era significativamente más baja en los individuos que en pares, con una diferencia media de al menos 0.5 ° C. En los días más fríos, los conejos adoptaron posturas compactas con mayor frecuencia y posturas relajadas con menos frecuencia, lo que sugiere que intentaban mantenerse calientes de manera activa. El tamaño del recinto no mostró efectos significativos en este estudio, pero investigaciones anteriores han indicado que una conejera no es suficiente para los conejos.

Burn declaró que “fue realmente triste descubrir que los conejos solitarios eran mucho más fríos que los emparejados, y que más de la mitad de ellos fueron vistos mordiendo las barras de sus recintos”.

Es crucial que tomemos en serio las necesidades de los conejos. Existe una cultura de obtener ‘un conejo’ y esto debe cambiar, lo que significa que las tiendas de mascotas, los veterinarios y las organizaciones benéficas de bienestar animal deberían aconsejar a los propietarios sobre la tenencia de conejos con un socio compatible. Parte del placer de tener conejos es seguramente verlos jugar y descansar juntos, especialmente cuando les damos una vivienda adecuadamente grande”, señala.

Publicidad