24 de julio de 2020 10:30 AM
Imprimir

Marel Poultry muestra cómo implementar tecnología cárnica en medio de la covid-19

CompartiremailFacebookTwitterLos procesadores avícolas de todo el mundo tienen que garantizar su producción o incluso aumentarla para mantener en funcionamiento todo el sistema de suministro de alimentos. En muchos casos, ya habían planeado una expansión o puesta en marcha de nuevas instalaciones antes de que la covid-19 se expandiera a nivel mundial. Sin embargo, tales proyectos […]

Los procesadores avícolas de todo el mundo tienen que garantizar su producción o incluso aumentarla para mantener en funcionamiento todo el sistema de suministro de alimentos. En muchos casos, ya habían planeado una expansión o puesta en marcha de nuevas instalaciones antes de que la covid-19 se expandiera a nivel mundial. Sin embargo, tales proyectos generalmente requieren la participación de personal de Marel in situ, lo que resulta imposible en estos tiempos de fronteras cerradas y restricciones de viaje.

Por ello, a través del soporte remoto, Marel logró conectar técnicos y expertos en el sitio a ambos lados del mundo para garantizar el alto nivel de servicio al que están acostumbrados los clientes de Marel. 30 oficinas locales de Marel en todo el mundo siguen prestando servicios a los clientes de la mejor manera posible, el soporte in situ se ha convertido en un desafío en tiempos de corona.

El trabajo en equipo es el fuerte activo que aporta Marel. Ahora que los ingenieros de Marel no siempre pueden estar físicamente presentes en el sitio, los técnicos locales podrían no tener todos los conocimientos técnicos de alta tecnología necesarios a bordo. Sin embargo, pueden solicitar la asistencia remota de alto valor de sus colegas expertos de Marel en el otro lado del mundo para ejecutar trabajos de instalación, reparación, servicio o capacitación. Esta forma de colaboración puede ser aún más eficiente, más sostenible y económica con tiempos de respuesta mucho más rápidos.

Así ha sido en numerosos casos ocurridos en China, Vietnam o Australia entre otros países. Los expertos de ambos lados del mundo pudieron lograr sus proyectos conectándose a través de una videollamada. Cuando es necesario, la asistencia remota podría actualizarse mediante el uso de un casco de alta tecnología con una pequeña pantalla, cámara integrada, auriculares y micrófono. En el otro extremo del mundo, el experto del servicio de asistencia puede escuchar y ver exactamente en tiempo real lo que experimenta el ingeniero en el sitio. Esto reduce drásticamente los errores, supera las barreras del idioma, aumenta la colaboración y demuestra ser muy eficiente para la resolución de problemas y el soporte de instalación.

Además, la realidad aumentada puede permitir la transmisión en tiempo real de instrucciones técnicas directamente a la pantalla del ingeniero en el sitio, mejorando aún más la asistencia remota.

Todos estos ejemplos demuestran que Marel se compromete a garantizar un soporte de primera clase en todas las circunstancias. Al combinar el trabajo en equipo y soluciones de asistencia remota bien pensadas, Marel logra mantener su reconocido alto nivel de servicio al cliente.

Fuente: Eurocarne

Publicidad