25 de julio de 2020 00:24 AM
Imprimir

La importancia del control de la piroplasmosis para exportar caballos españoles

El análisis serológico de piroplasmosis equina se incluye en los requisitos de pruebas de exportación para la mayoría de los países del mundo.

El Centro de Vigilancia Sanitaria, VISAVET, de la Universidad Complutense de Madrid, ha elaborado un informe sobre la seroprevalencia de la piroplasmosis en caballos del territorio español.

Para la elaboración del estudio, se analizaron un total de 3368 muestras de suero de caballos sanos recogidas entre 2015 y 2018, los cuales se sometieron a pruebas de detección de anticuerpos frente a Theileria equi y Babesia caballi mediante el uso de un ensayo de inmunoadsorción de enzimas del complemento (cELISA).

Los resultados revelaron que casi una cuarta parte del total, (24,1 %), no podían exportarse a países libres de la enfermedad.

Por lo tanto, la implementación de medidas de prevención, como acaricidas o controles diarios de garrapatas en caballos, así como la detección serológica precoz de los animales positivos, ayudaría a aumentar el número de caballos exportados a otros países.

Estas medidas preventivas ayudarían a mitigar el alto impacto económico sufrido por la industria equina, causado por la imposibilidad de exportar a los animales seropositivos.

PIROPLASMOSIS EQUINA

La piroplasmosis equina es una enfermedad causada por Theileria equi y Babesia caballi, protozoos parásitos intraeritrocitarios. Estos microorganismos son transmitidos por las picaduras de garrapatas del género DermacentorHyalomma y RhipicephalusA pesar de que los animales puedan recuperarse de la enfermedad, los individuos que han sido infectados pueden convertirse en portadores y actuar como fuentes de infección para las garrapatas, las cuales a su vez podrían transmitir la infección a otros caballos sanos. Esta particularidad convierte a la enfermedad en una de las principales restricciones frente a la exportación de equinos a otros países.

Por otra parte, la ausencia de vacuna limita las herramientas epidemiológicas al control de las garrapatas mediante el uso de acaricidas o repelentes, además de la identificación temprana de los animales infectados.

Publicidad