29 de julio de 2020 00:51 AM
Imprimir

Nevada en la Patagonia: productores ovinos reclaman medidas urgentes para enfrentar la crisis climática y económica

Integrantes de la Mesa Ovina Nacional piden asistir y rescatar de manera inmediata a los productores aislados, y recuperar los animales atrapados en la nieve, entre otras medidas

La Patagonia está sufriendo uno de los peores inviernos de los últimos años, con fuertes nevadas que llegaron a dejar 1,5 metros de nieve sobre la superficie y temperaturas extremas que se situaron en torno a los 20 grados bajo cero.

Las nevadas que se están registrando en la zona de la cordillera y en la meseta patagónica impactan en las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Todo esto ha derivado en una alta mortandad de ovejas, disminuyendo las existencias y el capital de los productores ovinos de la zona. Es por eso que las entidades que conforman la Mesa Nacional Ovina plantearon su preocupación y reclamos para superar la crisis climática y económica.

El gobierno de Río Negro ya declaró la emergencia agropecuaria, la cual será refrendada por la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria, que se reunirá mañana para analizar el estado de situación en la Patagonia. No se descarta que se avance con la declaración de emergencia a las otras provincias que integran el territorio, a partir de los informes técnicos que han elevado los especialistas a los funcionarios del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

Además, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, encabezó ayer una reunión extraordinaria del Consejo Federal Agropecuario Patagónico, donde se dispusieron todas las herramientas y programas disponibles para las provincias afectadas. “Reconocemos que hay una situación compleja en la región patagónica y es fundamental que el Estado esté presente”, comentó Basterra.

El histórico fenómeno climático adverso ocurre en un contexto de una profunda crisis para el sector ovino, que ya venía afectado por la situación del coronavirus, lo que derivó en una menor demanda externa y desde enero pasado hasta nuestros días, se registró una caída del 26% en el precio internacional de la lana.

El histórico fenómeno climático adverso ocurre en un contexto de una profunda crisis para el sector ovino, que ya venía afectado por la situación del coronavirus

El histórico fenómeno climático adverso ocurre en un contexto de una profunda crisis para el sector ovino, que ya venía afectado por la situación del coronavirus

Para hacer frente a la problemática climática y económica, las entidades que conforman la Mesa Ovina Nacional reclamaron medidas urgentes para los productores y que alcancen al entramado social en el que se desarrolla la actividad, que también se encuentra en un momento muy complicado. En lo inmediato, se necesita asistir y rescatar a los productores aislados, recuperar los animales atrapados en la nieve y generar una red solidaria para proveer la alimentación necesaria para los animales afectados.

El último fin de semana, desde Confederaciones Rurales Argentinas habían advertido sobre la falta de infraestructura en la zona. Los dirigentes de la entidad mostraron su preocupación por “rutas, caminos, alcantarillas, servicios de comunicación telefónica e internet, gas, electricidad, que colapsan frente al fenómeno y complejizan los intentos de rescate de pobladores, familias, trabajadores y productores, así como las pérdidas de hacienda en un proceso de deterioro que se verá agravado en las próximas semanas”.

Por otro lado, para solucionar los problemas económicos de los productores, los integrantes de la Mesa Ovina plantearon la eliminación de las retenciones a todas las fibras y carne ovina y elevar los reintegros, para evitar exportar impuestos. Además, se propone elevar el mínimo no imponible para los aportes patronales, con el propósito de preservar el nivel de empleo, y destinar una partida extraordinaria a la cartera de Emergencias Agropecuarias que pueda vehiculizarse a través de la estructura de la Ley Ovina, con el objetivo de impulsar una política orientada a los productores descapitalizados por las nevadas.Play

Los dirigentes sostienen que ello “permitirá la recuperación del capital de trabajo y los programas de transformación, evitando el desarraigo y la migración interna hacia zonas urbanas”. Y agregaron: “Solo en la medida en que el Estado Nacional y los gobiernos de las provincias afectadas se hagan eco de esta tremenda situación, se logrará paliar sus efectos adversos que afectan a toda la cadena ovina, una actividad emblemática que genera trabajo, divisas, arraigo y soberanía en nuestra Patagonia Argentina”.

Proyecto en el Congreso

El diputado nacional de la Unión Cívica Radical por Chubut, Alberto Menna, presentó un proyecto para prorrogar por 10 años, a partir del 5 de abril del año próximo, la vigencia de la obligación contemplada en el artículo 16° de la Ley para la Recuperación de la Ganadería Ovina.

De acuerdo a lo que sugiere el diputado, dicho artículo debería quedar redactado de la siguiente manera: “El Poder Ejecutivo incluirá en el presupuesto de la administración nacional durante diez años y a partir del ejercicio 2021, un monto anual a integrar en el Fondo Fiduciario para la Recuperación de la Actividad Ovina (FRAO) el cual no será menor a 1.500 millones de pesos”.

Por otro lado, el legislador propone una modificación en el artículo 17 de dicha Ley, en el cual se deberá contemplar al momento de la distribución de los recursos y de modo prioritario, el stock ovino de cada provincia, por ser el modo más equitativo y justo, sobre todo para la Patagonia. Anualmente se podrán destinar hasta el 3% de los fondos de los fondos del FRAO para compensar los gastos administrativos, en recursos humanos, en equipamiento y en viáticos, tanto en el ámbito nacional como provincial y municipal, que demande la implementación, seguimiento, control y evaluación del régimen.

Fuente: Infobae

Publicidad