1 de agosto de 2020 00:22 AM
Imprimir

LISTA NEGRA

CompartiremailFacebookTwitterEstos son las enfermedades que, de acuerdo a fuentes como la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y el catedrático de Microbiología y experto en zoonosis de la Universidad de León, Elías Ferri, desencadenan los mayores efectos sanitarios, económicos o ambientales. Si bien, Ferri advierte de la dificultad de sintetizar entre más de 100 enfermedades […]

Estos son las enfermedades que, de acuerdo a fuentes como la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y el catedrático de Microbiología y experto en zoonosis de la Universidad de León, Elías Ferri, desencadenan los mayores efectos sanitarios, económicos o ambientales.

Si bien, Ferri advierte de la dificultad de sintetizar entre más de 100 enfermedades que engrosan el listado 2020 de la OIE, sin contar las emergentes u otras que no se incluyen en dicho registro.

«Probablemente ninguna» otra enfermedad animal como la PPA (peste Porcina Africana) «ocupa ahora los desvelos» de las autoridades zoosanitarias por la situación en algunos países del Este de Europa, afirma el experto.

Y es que la PPA es una enfermedad viral grave que afecta a los cerdos domésticos y silvestres, y causa cuantiosas pérdidas económicas y productivas, según la OIE; es hemorrágica, altamente contagiosa entre cerdos (no transmisible a humanos) y en su fase aguda la tasa de mortalidad puede llegar al 100 %.

Dada la importancia de la cabaña porcina para la alimentación humana, la búsqueda de una vacuna eficaz es prioritaria en el sector de la sanidad animal y hay investigaciones al respecto.

La Rabia: Es precisamente la existencia de vacuna la que ha hecho que esta zoonosis, de las más mortíferas del mundo, pueda prevenirse efectivamente; aún así, mata a alrededor de 59.000 personas al año en el mundo (principalmente en África y Asia) y suele provocarla la mordedura de perros infectados (no vacunados).

Es vírica, afecta al sistema nervioso central de los mamíferos, se transmite a través de la saliva de un animal enfermo y cuando aparecen los síntomas es mortal, tanto en humanos como en animales.

Las influenzas: La influenza (gripe) aviar es vírica, altamente contagiosa entre animales y afecta a muchas especies de aves, por lo que su repercusión en esas cabañas ganaderas es relevante.

Existen cepas zoonóticas (transmisible a humanos) y la más conocida es el subtipo hiperpatógeno H5N1, que provocó la epidemia de 2003 y 2004 por Asia, Europa y África, causando la muerte de cientos de personas, así como la destrucción de cientos de millones de aves de corral, de acuerdo a la OIE.

Esa cepa está en continua vigilancia por su potencial pandémico en caso de que una mutación permita el contagio entre humanos. La influenza porcina, por su parte, provoca una enfermedad vírica muy contagiosa en los animales; y aunque no es elevada su letalidad puede generar un importante impacto económico en las cabañas. Hay opciones de vacuna y, por lo general, no suele infectar a los humanos; recientemente, sin embargo, un grupo de investigadores informó del hallazgo de una cepa similar a la H1N1 que sí contagió a personas en 2009.

La EEB Vacas Locas: La Encefalopatía Espongiforme Bovina (que desencadena el mal «de las vacas locas«) está originada por un prión y afecta al tejido cerebral del ganado bovino y le causa la muerte.

Provocó una relevante crisis alimentaria a finales de los 90, que derivó en mejoras cualitativas en los criterios de salud pública y seguridad alimentaria para atajarla.

Y la Fiebre Aftosa no es una zoonosis, pero afecta a un gran número de especies, si bien la mortalidad suele resultar baja.

Es una de las enfermedades víricas de mayor importancia por su gran poder de difusión.

Publicidad