2 de agosto de 2020 10:58 AM
Imprimir

Colombia : Continúan críticas a proyecto que quiere acabar exportación de ganado en pie

En esta oportunidad el gremio de las subastas dejó ver su malestar con la propuesta legislativa que fue presentada el pasado 20 de julio en la Cámara de Representantes, pues cerrar esta actividad afectará la conformación del precio interno y la cadena que depende del envío de animales hacia el exterior.

El país conoció en días pasados una propuesta que busca prohibir el transporte marítimo de bovinos en pie con fines de exportación, la cual se basa –presuntamente– en el maltrato animal sobre los animales una vez suben a los barcos.

Pese a que desde múltiples escenarios se ha desmentido el sufrimiento de los semovientes, una bancada de la Cámara de Representantes se ha valido de videos que no son de Colombia e imágenes de animales que no son los cebuinos nacionales apetecidos en mercados internacionales para ganar espacio en medios y las redes sociales.

El proyecto ha sido cuestionado por diversos actores relacionados con la exportación. En esta ocasión el gremio de las subastas dejó ver su malestar por la iniciativa, ya que consideran que los argumentos expuestos por los respresentantes son volátiles y no tienen en cuenta los efectos que podría generar esta prohibición sobre la economía de la ganadería nacional.

Johana Fernández Arroyo, presidenta de la Asociación de Subastas Ganaderas de Colombia (Asosubastas) explicó que actualmente las exportaciones de ganado en pie influyen directamente en la conformación de precios a nivel nacional, incluso que ante un panorama actual (COVID-19) en donde hay resentimiento en el consumo interno, es la venta de animales hacia mercados internacionales lo que ha favorecido a que el valor de los semovientes no caiga.

Para Fernández, en donde la dinámica de precios estuviera ligada únicamente al comportamiento por el consumo del mercado nacional, los precios hoy por hoy fueran muy distintos a los que tienen actualmente. Añadió que la economía ganadera hoy es viable por los precios que se están manejando, pero si el precio fuera más bajo, sería inviable.

“Este es un negocio de centavos y contrario a lo que se piensa que las exportaciones no tienen que ver con el pequeño productor, tiene todo que ver. Además, es claro que Colombia es un país de pequeños ganaderos, por lo que esa dinámica exportadora finalmente aporta a la conformación de precios y hay una relación directa”, expresó.

En ese mismo sentido se pronunció Camilo Romero, gerente Subastar S.A., quien calificó de “absurda” la propuesta, ya que en pleno siglo XXI se piensa en restringir mercados, cuando la exportación de ganado vivo es una práctica que se da en casi todos los continentes, pero en donde Colombia los parlamentarios se están basando en el maltrato animal y en imágenes que no son del país para sustentar el proyecto de ley.

La exportación en pie en Colombia es un tema relativamente nuevo, el cual ha beneficiado a todo el sector ganadero. Romero considera que entre más mercados haya para comercializar el producto, redundará en beneficios para el sector; es decir, más próspero, estable y que le brindará mayores garantías a los ganaderos que hoy en día son los grandes beneficiados de todos los esfuerzos que ha hecho el Gobierno en establecer protocolos que permitan el ingreso de animales y carne proveniente de Colombia.

“Sin duda alguna incidir, inducir o gestionar que se cierre el mercado de exportación de ganado vivo traería efectos negativos, especialmente para los productores del Caribe y de algunas otras regiones del país. Es acabar el dinamismo de una economía que se ha estabilizado en torno a esa actividad”, explicó.

Zonificación en pro de la exportación

Recientemente el Instituto Colomnbiano Agropecuario (ICA) puso en marcha una estrategia de regionalización del país que permitirá mantener el estatus sanitario a nivel nacional aun cuando en alguna zona se presente algún brote de la enfermedad.

De acuerdo con Deyanira Barrero León, gerente general del ICA, la regionalización permitirá, por un lado, contar con un fusible para mantener la condición de país libre de fiebre aftosa con vacunación –recuperada en febrero de 2020–, de tal manera que en el caso de ocurrir un nuevo caso en algunas de estas áreas solo se perdería la certificación de la zona afectada, pero no en todo el país.

A su vez dará mayor estabilidad a las inversiones que han venido realizando los sectores cárnico bovino, bufalinos y porcino a fin de viabilizar las exportaciones de carne.

Una de esas zonas fue denominada de comercio, la cual está integrada por Atlántico, Córdoba, Sucre, Magdalena y parte de los municipios de Antioquia (Arboletes, San Pedro de Urabá, San Juan del Urabá, Necoclí, Turbo, Apartado, Carepa, Chigorodó, Mutatá, Valdivia, Taraza, Cáceres, Caucasia y Nechí), parte de los municipios de Bolívar (Arjona, Achí, Arroyohondo, Calamar, Cartagena de Indias, Cicuco, Clemencia, Córdoba, El Carmen de Bolívar, El Guamo, Hatillo de Loba, Magangué, Mahates, Margarita, Maria La Baja, Mompós,, San Cristóbal, San Estanislao, San Fernando, San Jacinto del Cauca, San Juan Nepomuceno, Santa Catalina, Santa Rosa, Soplaviento, Talaigua Nuevo, Turbaco, Turbaná, Villa Nueva y Zambrano), y parte de dos municipios de Chocó (Rio Sucio y Carmen del Darién).

Romero hizo mención a esa regionalización que se está adelantando y que en caso de prohibir la exportación afectaría seriamente al Caribe.

“Si tenemos dos alternativas para explotar como son los animales vivos y la carne, pero nos van a cerrar uno, están quitando el 50 % del mercado exportador al país y mucho más a la costa norte desde donde se están haciendo todas las operaciones. Lo que quieren hacer es un atropello, debe tener tintes políticos y cualquier otra explicación distinta a las que incluye el proyecto de ley. Es un tema que no tiene trasfondo, objetividad, pies ni cabeza”, expuso.

Por su parte, José Félix Lafaurie, presidente ejecutivo de Fedegán ha sido enfático al señalar que el transporte de ganado en pie no puede seguir siendo estigmatizado, y agregó que “detrás de este tipo de exportación está el esfuerzo de entidades públicas como el ICA y agremiaciones que vigilan el cumplimiento de los requisitos sanitarios y bienestar animal”.

Calidad apetecida en los mercados internacionales

Alejandro Medina Díaz, gerente general de Suganorte, no solo lamentó la propuesta, sino que considera que el esfuerzo del país debe ir en búsqueda de una política que favorezca las exportaciones de animales y carne, ya que Colombia tiene las condiciones para ser un jugador importante a nivel mundial.

Medina sostuvo que las exportaciones de ganado son beneficiosas para el país puesto que desde otras naciones están valorando la calidad de los animales que se producen en Colombia, ya que son a base de pasto, sal y agua, eso garantiza una carne de gran calidad. En ese orden de ideas, es un producto muy apetecido y sobretodo por esos mercados extranjeros.

Se conjugan muchas ventajas para fortalecer las exportaciones de ganado porque estamos en un país tropical, tenemos dos océanos, la ruta es fácil, antes deberíamos generar unas políticas de mejoramiento genético como el fortalecimiento de la cadena de exportación. Aparte de que se busca animales que son de grandes condiciones, son ejemplares que salen en una etapa muy precozlo que hace aún más apetecible el producto para el mercado. Es buscar esa política de darle un apalancamiento y fortalecer el sector”, sugirió.

Publicidad