3 de agosto de 2020 10:22 AM
Imprimir

Impulsan mejora en productividad ganadera

El subsecretario de Ganadería y Producción Animal, José María Romero, remarcó hoy la necesidad de mejorar el nivel de productividad de la ganadería argentina, agregar más kilos de carne por animal y revisar con el sector privado el peso mínimo de faena para las hembras.

En una entrevista con Télam, el funcionario del Ministerio de Agricultura dijo que “Argentina tiene un pésimo índice de productividad, porque para el mercado interno faenamos 7,5 millones de cabezas con un peso promedio de res al gancho de 207 kilos, cuando Uruguay tiene 253 kilos”.

“Si nosotros le incorporamos 40 kilos a 7,5 millones de cabezas, eso da 300.000 toneladas, lo que significa aumentar un 40% las exportaciones de Argentina”, agregó.

A continuación los principales tramos de la entrevista.

Télam:- ¿Cuáles fueron los efectos de la pandemia sobre la ganadería vacuna a nivel local e internacional?

José María Romero: A pesar de la pandemia, en el primer semestre se faenó en el país 280.000 animales más que en el mismo período de 2019, se produjo un 4,2% más de carne y exportó un 18,5% más. Si miramos qué ocurrió en otros países, por ejemplo en Estados Unidos en abril se faenó 700.000 cabezas menos y algo similar está ocurriendo en Brasil. Viendo los números del sector, parece que está en absoluta normalidad y esto yo lo quiero aclarar, porque tiene números de normalidad y de positividad, pero en un marco de altísima complejidad con protocolos estrictos. Toda la cadena merece un reconocimiento por cómo han trabajado, con la seriedad que lo han hecho y por el compromiso que han tenido todo este tiempo para abastecer la mesa de los argentinos.

T: ¿Cómo se podría impulsar al sector para aumentar las exportaciones y la producción?

JMR: Para producir mayor cantidad, de modo tal que se abastezca la mesa de los argentinos con seguridad, hay una herramienta importante para trabajar y es que Argentina se encuentra muy lejos del techo productivo en base a las tecnologías de que el sector dispone. Un ejemplo de esto es que nuestra tasa de destete es muy baja, del 63%. Es un valor que venimos repitiendo hace muchos años y cuando vemos otros países vemos que Australia supera el 70%. Si nosotros mejoramos la eficiencia alcanzado números del 70% de la tasa de deteste, mejorando nuestras pasturas y la calidad de la oferta forrajera a los animales, si trabajamos en planes sanitarios, que en la Argentina se trabaja muy mal, e incorporamos biotecnología, si logramos mejorar todos esos índices, solamente en el 20% de ese sector medio de productores podríamos conseguir 400.000 terneros más, unas 100.000 toneladas exportables.

T: ¿Cuánto tiempo puede llevar implementar esto?

JMR: Es cuestión de ponernos a trabajar con el sector. Tenemos coincidencias. Tenemos un plan. Tenemos que diseñar lo que Argentina necesita. Nuestro Presidente (Alberto Fernández) ha dicho que la salida es a través del campo y que el eje estratégico va a ser cambiar la matriz agroexportadora dejando de exportar granos sin valor agregado para empezar a exportar carne.

T: Entonces hay que mejorar índices…

JMR: Hay que mejorar índices productivos y de productividad. Argentina tiene un pésimo índice de productividad, porque para el mercado interno faenamos 7,5 millones de cabezas con un peso promedio de res al gancho de 207 kilos, cuando Uruguay tiene 253 kilos. Si nosotros le incorporamos 40 kilos a 7,5 millones de cabezas eso da 300.000 toneladas, lo que significa aumentar un 40% las exportaciones de Argentina. Hay cosas para corregir, pero no solo el sector productivo, sino entre todos.

T: La baja en el peso mínimo de faena a hembras que estableció el anterior gobierno, ¿Está bien? ¿Ayuda a algo?

JMR: La resolución 74/19 baja en términos efectivos a 250 kilos el peso mínimo para la vaquillona, lo baja 50 kilos respecto del novillito. El daño potencial que hay es enorme. No tiene sentido hacer una faena tan liviana, excepto pensado en los términos economicos del feedlot. No tengo nada contra ellos, pero no hay razonabilidad para bajar el peso medio de faena. Argentina debe aumentarlo. Obviamente, esa resolución es algo que debemos revisar con el sector. Debemos sentarnos todos los actores para pensar inclusive si los 300 kilos del novillito liviano todavía son aceptables. Tenemos que pensar como país que si queremos exportar más carne debemos producir más. Entonces lo que tenemos que hacer es agregar mayor cantidad de kilos por animal. Eso es un problema. Medido por las cabezas que tiene Argentina, por unidad productiva, producimos 57 kilos de carne. Australia produce más de 90 y Estados Unidos 130 kilos.

T: Teniendo en cuenta que China está absorbiendo la mayoría de las exportaciones argentinas de carnes y que en los últimos meses se dio una importante baja en los precios de compra, ¿Hay un plan para salir a diversificar los mercados?

JMR: En principio los mercados están diversificados. Con Estados Unidos entendemos que este año deberíamos cumplir la cuota arancelaria que tenemos por encima del 50%. Israel se va a recuperar, Chile es un mercado incierto, pero tiene un piso de recuperación. Nadie puede adivinar en esto cómo va evolucionar la pandemia. El comercio de carnes se va a mover también al ritmo de la pandemia. Si Europa se recupera, naturalmente Argentina tendrá otra vez una enorme oportunidad a través de la Hilton o la 481. Podemos volver a los buenos precios. Hoy hay mercados abiertos, no nos faltan. Lo que nos falta es salud de la población mundial.

Fuente: Telam

Publicidad