3 de agosto de 2020 00:34 AM
Imprimir

¿Cómo ha afectado el Covid-19 a la actividad de los frigoríficos de servicio?

CompartiremailFacebookTwitterEl sector de frigorífico de servicios, que engloba una amplia diversidad de empresas centradas en el almacenaje a temperatura controlada (refrigerada y congelada), ha vivido de forma desigual su evolución de los últimos meses, desde el inicio de la pandemia sanitaria provocada por el Covid-19. Tal y como se analiza en un reciente informe publicado por […]

El sector de frigorífico de servicios, que engloba una amplia diversidad de empresas centradas en el almacenaje a temperatura controlada (refrigerada y congelada), ha vivido de forma desigual su evolución de los últimos meses, desde el inicio de la pandemia sanitaria provocada por el Covid-19. Tal y como se analiza en un reciente informe publicado por Alimarket, la heterogeneidad de empresas que integran este sector ha provocado también que los efectos de la crisis sean dispares, aunque en líneas generales se puede señalar que el almacenamiento en frío no es de los negocios que peor parados saldrán de esta crisis. Más bien, la repercusión que sobre el sector tendrán la pandemia y los efectos del estado de alarma decretado por el Gobierno de España a mediados del mes de marzo dependerá del tipo de clientes y los servicios en los que se centre cada operador.

Así, mientras que los que dan servicio a retail se vieron desbordados en las primeras semanas por el extraordinario aumento de la demanda de productos y la rotación necesaria para abastecer a supermercados e hipermercados en un pico de consumo fuera de lo normal, los frigoríficos que suministran al sector horeca mantuvieron durante semanas sus almacenes a un altísimo nivel de ocupación, pero sin poder dar salida a los mismos dado el cierre sufrido por hoteles, bares y restaurantes. Ahora, instalados en esta fase de nueva normalidad, el miedo a los rebrotes y el descenso del turismo mantiene la incertidumbre y dificulta la vuelta a la tendencia positiva que los frigoríficos venían presentando en los últimos años.

Y es que el sector consiguió cumplir en 2019 con las perspectivas optimistas que se habían pronosticado, cerrando un año marcado por un alto nivel de ocupación en sus plataformas y un incremento en las previsiones de negocio a corto plazo que llevó a proyectar nuevos almacenes frigoríficos, así como a iniciar distintas ampliaciones de las instalaciones ya en funcionamiento.

Numerosos proyectos en marcha

En este sentido, Frinavarra, que ya poseía la plataforma frigorífica más grande de España, llevó a cabo una importante ampliación de sus instalaciones que entró en funcionamiento durante el pasado mes de noviembre, dando como resultado una capacidad de almacenamiento de casi 550.000 m3 repartidos en 18 cámaras frigoríficas. Asimismo, Molinero Logística inauguraba en plena pandemia la ampliación de sus instalaciones de Ólvega (Soria).

Pero son los frigoríficos instalados en los puertos gallegos los que acaparan los principales proyectos de inversión. Muchos de ellos parten de empresas de almacenaje a temperatura controlada que han sido impulsadas por importantes grupos pesqueros que se mantienen en su accionariado y operan como clientes de la misma, aunque abren sus puertas al almacenaje de terceras empresas e incluso a otros productos alejados del mar. Es el caso de Centro Logístico Porto de Vigo (CLPV), que en el último año ha emprendido hasta 3 proyectos diferentes de ampliación de sus instalaciones. Por su parte, Frigorífico Oya, Protea y Frigoríficos de Vigo se encuentran también inmersas en sus respectivos proyectos expansivos. Todos ellos, y muchos otros que se están desarrollando por toda España, aparecen ampliamente recogidos y detallados en el reportaje sectorial publicado por Alimarket el pasado mes de junio.

Publicidad