9 de agosto de 2020 01:24 AM
Imprimir

El confinamiento por la covid-19 en Victoria afectará a la producción de ovino de Australia

CompartiremailFacebookTwitterDurante las próximas seis semanas se va a limitar el número de trabajadores en las industrias cárnicas del estado australiano de Victoria dentro de la etapa 4 del confinamiento que el país está atravesando. De acuerdo con Meat & Livestock Australia, la situación va a provocar problemas en la cadena de suministro, especialmente en el […]

Durante las próximas seis semanas se va a limitar el número de trabajadores en las industrias cárnicas del estado australiano de Victoria dentro de la etapa 4 del confinamiento que el país está atravesando. De acuerdo con Meat & Livestock Australia, la situación va a provocar problemas en la cadena de suministro, especialmente en el caso de la carne de ovino ya que la región es la principal productora del país.

No se estima que vaya a haber escasez del producto para el mercado nacional y los operadores buscan aumentar la cantidad de días de procesamiento o extender las horas de trabajo, ya que muchas plantas actualmente no están operando a plena capacidad debido a la disponibilidad limitada de ganado debido a dos años sequía.

Además, durante el invierno austral, en estos meses, la disponibilidad de animales es menor y el transporte más difícil. De hecho, antes del anuncio, el sacrificio de ganado vacuno, ovino y ovino en Victoria para la semana que finalizó el 31 de julio supuso un 40%, 68% y 46%, respectivamente, en comparación con el rendimiento semanal más alto de los últimos cinco años.

El sacrificio de corderos de los estados del este se informó en 285.700 cabezas para la semana que terminó el 31 de julio, un 15% más que la misma semana del año pasado. Esto fue impulsado por Nueva Gales del Sur, que aumentó un 25% con respecto a los niveles del año anterior a 114.000 cabezas, ya que los corderos de la nueva temporada comenzaron a ingresar al mercado. La demanda de corderos más ligeros supera las categorías más pesadas actualmente, ya que los procesadores de exportación buscan evitar quedarse con un excedente de producto.

Si bien la matanza de ovejas alcanzó el nivel más alto desde abril, con 66.000 cabezas, se informó un 30% por debajo de los niveles del año anterior. Las caídas en Nueva Gales del Sur y Victoria a medida que los productores buscan reconstruir el número de rebaños reflejan la disponibilidad limitada de ovejas, 36% y 31%, respectivamente, en comparación con los niveles del año anterior.

Fuente: Eurocarne

Publicidad