10 de agosto de 2020 20:03 PM
Imprimir

Sector vitivinícola : Cordón libre manual y Box Pruning, para economizar

Hoy la intención es generar una baja de costos, principalmente en la mano de obra. Un especialista indica recomendaciones para utilizar estas técnicas

Un año muy difícil. Un futuro de gran incertidumbre. Economía, salud, producción, todo vinculado a la pandemia. El sector vitivinícola no es ajeno, ni mucho menos, a la crisis generalizada que mueve al campo.


En estos tiempos, la búsqueda de disminución de gastos, de soluciones innovadoras, de celeridad en las tareas, suma. Y todo aquello que colabore con bajar los costos de mano de obra (fundamentalmente) sin resignar el potencial productivo, ni calidad, también.


Por eso, desde Suplemento Verde, nos pareció muy interesante ahondar en el sistema de conducción de “cordón libre”, con poda manual, pitoneado sobre el alambre; o también la poda mecánica en seto, o “box pruning”. Esto es bastante más económico, que lo tradicional, y está dando resultados atractivos.


Cuando se hace mecánicamente, sobre el alambre único, dejan pitones a 15 o 20 centímetros hacia arriba y a los costados, entonces en forma cúbica se arma una especie de “caja”, de ahí el nombre de este sistema moderno. Todo lo que queda fuera, de esa caja, se elimina. Hay muchas más yemas por metro, y al principio no todas brotan, porque la planta se autorregula. 

Entrevistamos a pleno sol al ingeniero agrónomo Ramiro Cascón, especialista local, quien nos dijo: “En nuestra provincia se estima pueden haber entre 1.500 y quizás 2.000 hectáreas con este sistema y en Mendoza pueden llegar a las 4.000 o más”.


“Una de las grandes diferencias en costos, es que mientras el box pruning tiene una inversión inicial en cuanto a la estructura, de unos U$S 6.000, un parral tradicional ronda aproximadamente los U$S 10.000”.


Y otra ventaja es que tarda un año menos en la entrada en producción, aseguró.


En referencia al ahorro en mano de obra rural, en poda y atada, con sólo 5 jornales se mantiene el box pruning, y se puede mecanizar; en cambio en el parral, se va ese número de unos 15 jornales aproximadamente. También esta metodología de trabajo, o forma, se puede mecanizar, es muy sencillo, mientras el parral es muy difícil de mecanizar.


Comentó Cascón: “Y si lo comparamos con un espaldero tradicional, ahí se puede mecanizar la etapa de prepoda, pero además necesita un repaso manual, y se necesitan levantar los brotes antes de cada labranza o de cada aplicación de herbicida. En el caso del box pruning no se necesitan levantar los brotes, se dejan crecer libremente”.


En el terreno de las comparaciones, hay muchas opiniones, y en el sector vitivinícola que es tan heterogéneo, más, pero se debe considerar que en cuanto a la productividad, el box pruning parece a un espaldero, pero tiene mayor densidad (cantidad) de yemas por metro de cordón. 


Refiere el técnico “si se analiza, un espaldero puede aspirar a lograr 18.000 kilos por hectárea, pensando en variedades tintas, mientras que en el sistema que estamos mencionando en la nota se llega a los 30.000 kilos por hectárea. Y de esto hay numerosos testimonios de productores locales. Y si lo comparamos con un parral, este último si tiene mayor capacidad final de producción, pero con costos mayores por hectárea”.


En lo referente a la adaptación a este sistema, se pueden adaptar todas las variedades que aceptan la poda corta, tanto de cepajes de tintas y blancas finas, caso de Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Malbec, Merlot, Syrah, Bonarda, etc, también Chenin, Chardonnay Riesling, Sauvignon, Viognier, etc. Como asimismo uvas más clásicas como la Cereza, Moscatel, Torrontés y Pedro Gimenez. No se adaptan las variedades de poda larga, tipo Sultanina (Thompson Seedless), Superior y otras de mesa. En las variedades de pasa, se complica, la moderna tecnología indica que es mejor el sistema de conducción de parral con DOV (secado en planta).

Ramiro Cascón. Ingeniero Agrónomo 

LA FRASE

  • Una gran adaptabilidad tienen estos sistemas de conducción, que se usan en todas las variedades finas, tanto tintas como blancas. 

EN CIFRAS

  • 2.000  hectáreas se estiman puede haber en San Juan con este sistema de conducción.
  • 6.000  dólares es la inversión inicial en infraestructura para una hectárea de box pruning.
  •  jornales por hectárea se usan en poda y atada, contra 15 en promedio para parral.
  • 30.000  kilos por hectárea da para una variedad tinta, contra 18.000 kilos con espalderos. 
  • 2,5 a 3 metros entre líneas y 1,5 a 2 metros entre plantas, recomiendan como marco.

>> Características, medidas y referencias

La misma foto de arriba, en estación primaveral.

Las recomendaciones técnicas que nos da el profesional agrónomo son “el distanciamiento correcto es de 2,5 a 3 metros entre líneas y de 1,5 a 2 entre plantas de vid. Todo esto siempre dependiendo de la variedad, el suelo, el clima, el manejo agronómico, incluso el fin primordial del proyecto agrícola o agroindustrial”.


Continúa nuestro entrevistado diciendo “los postes van cada 3 o 4 metros, se coloca un solo alambre de alta resistencia AR 17/15 o también puede ser un 19/17, esto siempre a una medida variable, entre los 1,40 y 1,60 metros de altura. Se pueden usar los postes clásicos de madera impregnada, los tradicionales siempre usados, o postes metálicos galvanizados”.

Se adapta a la cosecha mecanizada, algo muy buscado.

Ante la consulta sobre estos últimos indicó “últimamente estos últimos ya vienen con las muescas para alojar los alambres. Se están comenzando a usar en emprendimientos de la provincia de Mendoza. Hay casos en Cuyo de transformación de espalderos tradicionales a cordón libre, y también desde parrales, pero ahí con intervenciones muy drásticas”.


Cascón resaltó que “hay que aclarar que este sistema de conducción no atenta contra la calidad. Es decir, es como con todos los sistemas, si somos cuidadosos de lograr una planta de vid equilibrada, balanceada, se logrará la mejor calidad posible de uvas para la zona en cuestión”.

Blancas: Chenín, Chardonnay, Torrontés, se adaptan.
Tintas: Cabernet, Syrah, Malbec, también se conducen así.

REFERENCIAS

En San Juan este sistema ya se ha incorporado desde hace 15 años. En Mendoza otro tanto. Es para productores pequeños, medianos y grandes. Pero para dar ejemplos de empresas conocidas, en la vecina provincia, Peñaflor, Trivento (Concha y Toro), Catena, entre otras firmas vitivinícolas lo utilizan.


En nuestra provincia están Finca Las Moras, Catena, Peñavid, Mulet y Maurín, Walter Del Bono, Agropecuaria Mar, Solfrut y muchos más.


Por su parte el INTA, en la Estación Experimental Pocito, tiene una parcela comparativa de variedad Cereza, con 3 variantes de conducción, cordón libre de poda manual, box pruning y poda mínima. Allí los interesados pueden recabar información y evacuar sus dudas con los profesionales del sector.



Más info: Celular 2644035044. Teléfonos 4921079/4921191.

Publicidad