11 de agosto de 2020 11:58 AM
Imprimir

EL CAMPO HABLA . . .

El clima comienza a complicar a la producción de granos. El sector lácteo, uno de los más afectados por la pandemia.

… que, “si se afirma La Niña y se atrasan las lluvias, puede haber menos maíz”, señala el informe de la Bolsa de Rosario, mientras volvieron las bajas temperaturas y las lluvias siguen resultando escasas. La aguda seca, que favorece los numerosos incendios, y que sigue manteniendo al Paraná en su baja histórica, comienza ya a atrasar la estratégica siembra 20/21 de los granos gruesos, especialmente del maíz, y los pronósticos tampoco son demasiado alentadores para la primavera, dado que se teme se consolide un temporada Niña (seca). “Hasta el momento, se estima una reducción del maíz de 10%. Julio terminó sin lluvias”, y sobre agosto, las probabilidades indican que difícilmente se pueda recomponer el perfil hídrico de los suelos. Simultáneamente, se sigue atrasando la finalización de la campaña 19/20 que ya se ubica por debajo de la anterior en 8-10 millones de toneladas, por lo que será menor a 140 millones de toneladas. A pesar de eso, los últimos datos de exportación que dio a conocer Ciara-CEC indican que “el monto liquidado desde comienzos de año asciende a u$s11.603.318.759, que resulta inferior en 10,55 % al acumulado en los primeros siete meses del año anterior, cuando fue de 12.972.546.976”. “En el ingreso de divisas acumulado hasta julio pasado influyó la relativa caída internacional de precios; la menor exportación de subproductos con valor agregado derivados de la soja; las dificultades por la bajante del río Paraná y las demoras por la aplicación de los estrictos protocolos sanitarios en la exportación”, se informó.

… que, respecto a esto, los datos de balanza comercial del primer semestre volvieron a consolidar el superávit para Argentina -u$s8.097 millones-, con fuerte incidencia del sector agroindustrial, lo que también respalda la postura de quienes apuestan a las exportaciones para sortear en parte la crisis actual. Los Productos Primarios (PP) y las MOA (Manufacturas de Origen Agropecuario) son las que explican más de 70% del total de las exportaciones nacionales, reflejando el rol agroindustrial como uno de los pilares de la economía. Se sabe que ahora, destrabado el acuerdo con los bonistas, le tocará el turno al ministro de Economía, Martín Guzmán, quien tendrá una de las palabras (técnicas) de mayor peso a la hora de poner en marcha cualquier plan productivo que implique impuestos y obras públicas, entre otras cuestiones de fondo. También el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, sorprendió al reunirse con la Mesa de Enlace provincial, que conforman las cuatro entidades del campo. “El agro es un sector que mantuvo funcionando su sistema productivo, abasteció de alimentos a los bonaerenses y generó movimiento económico en un momento de crisis generalizada”, señaló Kicillof.

… que prácticamente quedaron sin efecto los cambios que se habían anunciado en el IVA de la leche, tras la confusión generada que alcanzó, incluso, a varios funcionarios, ya que el gravamen subía en algunos productos (de 0% a 10,5%) y bajaba en otros (de 21% a 10,5%), con lo que también quedó en firme la marcha atrás en el compromiso de la administración anterior, de emparejar todo en 0%. El sector, que ya venía muy complicado tanto en la producción tambera (que sigue sin reaccionar), como en la industrial, tuvo un fuerte golpe con la pandemia. “Ahora están comprando bastante los municipios lo que compensa en parte la caída de consumo individual que en algunos productos como el yogur estaría rondando el 50%”, reconocía un industrial. La sorpresa, sin embargo, fue el abrupto crecimiento de demanda del dulce de leche, mientras que la leche en polvo y los quesos blandos se mantienen más o menos estables. Además de esto, sigue el malestar con las exigencias sindicales que complican adicionalmente a las empresas encargadas del procesamiento y el agregado de valor lácteo.

Por Susana Merlo

Fuente:

Publicidad