14 de agosto de 2020 14:37 PM
Imprimir

Agronegocios. Certificaciones, trazabilidad y tecnología, claves para el futuro del campo

CompartiremailFacebookTwitterSi antes del Covid-19 ya se le demandaba al agro prácticas sustentables, como la trazabilidad de los productos y las certificaciones internacionales, estos pedidos van a ser casi excluyentes para poder venderle al mundo en la pospandemia, tal como lo interpretan distintos referentes del sector que fueron parte del evento “Negocios del Campo Capítulo 5”, organizado por LA NACION. “El campo del futuro va a estar basado en […]

Si antes del Covid-19 ya se le demandaba al agro prácticas sustentables, como la trazabilidad de los productos y las certificaciones internacionales, estos pedidos van a ser casi excluyentes para poder venderle al mundo en la pospandemia, tal como lo interpretan distintos referentes del sector que fueron parte del evento “Negocios del Campo Capítulo 5”, organizado por LA NACION.

“El campo del futuro va a estar basado en la tecnología. Nosotros lanzamos el primer plan de bioeconomía de la Argentina cuando estábamos en la provincia de Buenos Aires con todo lo que hay para hacer, pero lo importante es pensar hacia dónde va el mundo. Hoy el mundo si vos no tenés seguridad agroalimentaria, controles sanitarios, protocolos, trazabilidad, si no venís de modelos productivos sustentables, si no cuidás el ambiente y no tenés compromiso con el cambio climático no te compra nada más y, a partir de la pospandemia, más aún”, afirmó Leonardo Sarquís, director general de CONFIagro y exministro de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires.

“Ayer me comentaban que existen en el mundo US$790.000 millones disponibles para proyectos de impacto ambiental, social y productivo. Hacia ahí tenemos que ir y no en el largo plazo, sino en el corto y mediano”, agregó.

Leonardo Sarquís (CONFIagro)
Leonardo Sarquís (CONFIagro) Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Malavolta

En el mismo sentido opinó Alfredo Gusmán, presidente de la Asociación Argentina de Angus, quien contó que duplicaron la certificación de la marca Angus, una carne que se vende con overprice en el exterior.

“Hay que aplicar tecnología para abrir mercados, hay que acercarse. Hay demanda y tenemos un producto de calidad. Tenemos que estar en la cresta de la ola para llegar a todos los lugares. Tenemos un sistema genómico, que nos dice cómo va a ser el animal, que nos permite jugar en primera. También avanzamos con remates virtuales y pudimos hacer algunos presenciales en algunas provincias, así que estamos contentos y seguimos trabajando”, relató.

Alfredo Gusmán (Angus)
Alfredo Gusmán (Angus) Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Malavolta

Por su parte, Hernán Busch, gerente comercial de Agronegocios del Banco Galicia, dijo que durante la cuarentena tuvieron una demanda de créditos como nunca y que contaban con los desarrollos tecnológicos para responder, ya que los préstamos se pueden ejecutar digitalmente.

En cuanto al futuro para el campo dijo que debe apoyarse en el uso de la información, los datos productivos y contar una historia desde el inicio hasta el fin del producto. “Hay que armar un storytelling que acerque el campo al consumidor con foco en la sustentabilidad, pero con el eje económico también, ya que dato mata opinión. Con esa información se va a poder demostrar que es sustentable”, opinó.

Hernán Busch (Banco Galicia)
Hernán Busch (Banco Galicia) Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Malavolta

Y en cuanto a la sustentabilidad, Fernando Vilella, director del programa de Bioeconomía de la Facultad de Agronomía de la UBA, contó vía Skype de qué se trata la bioeconomía. “Es transformar lo que se genera en el campo en productos con más valor, con menos impacto ambiental agregando conocimiento. En generación de energía por biomasa hay desarrollos y se está incorporando trabajo calificado, pero hay que favorecer las inversiones con un marco jurídico, impositivo y facilidades a largo plazo. Creo que es el momento de que esto ocurra. La bioindustria, la bioeconomía y un conjunto de actividades bioeconómicas tienen un potencial como el de Vaca Muerta”, aseguró.

Daniel Costamagna (Ministro de Producción, Ciencia y Tecnología de Santa Fe), Eleonora Cole (LA NACION) y Fernando Vilella (UBA)
Daniel Costamagna (Ministro de Producción, Ciencia y Tecnología de Santa Fe), Eleonora Cole (LA NACION) y Fernando Vilella (UBA) Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Malavolta

Por último, el ministro de Producción, Ciencia y Tecnología de Santa Fe, Daniel Costamagna, dijo a través de una videollamada que en la provincia la industria está en marcha y que buscan fortalecer la ruralidad, exportar alimentos y que la tecnología sea parte del proceso de transformación.

“Trabajamos con bloques en todo el tema del comercio exterior y apertura de mercados”, concluyó.

Las empresas, en acción

Entre los presentes en el evento también estuvo Axel Labourt, presidente de la región Cono Sur de Corteva Agriscience, que habló de las tendencias para el campo en los próximos años.

Axel Labourt (Corteva Agriscience)
Axel Labourt (Corteva Agriscience) Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Malavolta

“Una tendencia son las transacciones a través de plataformas con el productor. Otra tendencia, agravada por la pandemia, es la versatilidad y eficiencia en el uso de recursos y, por último, la construcción real de una agenda de sostenibilidad. En este sentido, Corteva tiene el sistema Enlist para maleza en soja. Esa solución tiene que ver con la agenda sostenibilidad y ya se plantan 10 millones de hectáreas en los Estados Unidos con esa tecnología. También vamos a hacer una prueba el año que viene para monitorear captura de carbono. La tecnología que viene pasa por facilitarle la vida al productor y darle soluciones al consumidor”, cerró.

Fuente:

Publicidad