16 de agosto de 2020 11:36 AM
Imprimir

Más maíz en Estados Unidos no es suficiente para calmar a Chicago

A pesar de que la producción del cereal sería récord, los precios siguen firmes, sostenidos por la demanda.

El aumento en la producción de maíz estadounidense, informado el miércoles 12 de agosto por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda), no fue suficiente para calmar a los mercados.

La cosecha de maíz 2020/2021 del cereal se proyecta ahora en 388,08 millones de toneladas, contra 381,02 millones estimados el mes anterior y 345,89 millones de la cosecha 2019/2020.

El incremento impactó en el estimado de producción mundial del grano, que se proyecta ahora en el récord de 1.771 millones de toneladas, con un aumento de 50 millones con respecto al ciclo pasado.

Más del 51 por ciento del consumo mundial de maíz está en manos de dos países: China (281,75 millones de toneladas) y los Estados Unidos (318,79 millones toneladas). Por un total de 600,54 millones de toneladas.

Con respecto al comercio mundial, el Usda proyecta un récord de 184,66 millones de toneladas. En este segmento, Estados Unidos continúa siendo el primer exportador del mundo, con 56,52 millones de toneladas.

El segundo exportador de maíz es Brasil con 38 millones de toneladas y en el tercer puesto se consolida la Argentina con 34 millones de toneladas. Ucrania, que llegó a ocupar el segundo puesto en el ranking mundial del comercio de maíz, se ubica en el cuarto puesto con 33,5 millones de toneladas.

Dentro del análisis hay un dato muy importante a tener en cuenta. El indicador tiene que ver con la evolución de las siembras de maíz en Brasil y Argentina.

El clima, un riesgo

En el caso de nuestro país, casi toda la región agrícola no tiene en la actualidad humedad suficiente en los suelos para poder permitir la siembra de los maíces temprano, cuya ventana se extiende hasta el 15 de septiembre.

De acuerdo con informes de asesores agronómicos, se necesitan por lo menos 100 milímetros de lluvias para que se recupere el perfil de humedad de los suelos.

Lo que más preocupa es que los pronósticos para los próximos días sólo indican precipitaciones aceptables para el sudeste y sudoeste de la provincia de Buenos Aires.

En conclusión, las fichas del maíz por el lado de la oferta, todavía no están aseguradas y el tema climático en Argentina es uno de los principales factores de mercado que podrán tener impacto en el comercio mundial.

En el caso de Brasil, la fecha para las siembras de primera se concentra entre principios de agosto y fines de diciembre.

La ventana óptima se ubica en el rango entre el 15 de septiembre al 10 de noviembre. Para el maíz de segunda, la safrinha, el período de siembra va de enero a junio y la venta de siembra óptima es todo febrero.

El dato más importante es que el período de cosecha de maíz en Brasil se extiende entre principios de enero y fines de noviembre: prácticamente todo el año. Pero, los momentos de mayor actividad y presión de cosecha se concentran en marzo-abril para los maíces tempranos y junio-julio para la safrinha.

Y en el caso de la Argentina, la cosecha del cereal se concentra en dos bimestres: marzo-abril y junio-julio. Como se puede apreciar, coincide con la oferta de maíz de Brasil en los mismos momentos.

Fuente: AgroVoz

Publicidad