16 de agosto de 2020 12:08 PM
Imprimir

Descubrimiento genético explica la tolerancia al sodio de la planta de la cebada

CompartiremailFacebookTwitterUna colaboración entre científicos de plantas de la Universidad de Nottingham y Barley Hub en el Instituto James Hutton (Reino Unido) y colegas en Australia ha ayudado a identificar una variación natural en un gen que influye en el contenido de sodio en los cultivos de cebada, un hallazgo que podría ayudar en el desarrollo de […]

Una colaboración entre científicos de plantas de la Universidad de Nottingham y Barley Hub en el Instituto James Hutton (Reino Unido) y colegas en Australia ha ayudado a identificar una variación natural en un gen que influye en el contenido de sodio en los cultivos de cebada, un hallazgo que podría ayudar en el desarrollo de variedades de cebada con rendimiento y resistencia mejorados.

Fuente: www.fundacion-antama.org

David Salt, de la Universidad de Nottingham y Barley Hub, explica que han identificado una variante genética natural que permite que la cebada acumule más sal (sodio) en su grano. El exceso de sal generalmente se asocia con un pobre crecimiento de las plantas y una producción reducida de granos. Sin embargo, los bajos niveles de sal estimulan el crecimiento de las plantas.

La variante genética natural que el grupo de investigación identificó es generalmente rara entre la cebada silvestre no cultivada, pero es común entre los tipos de cebada cultivada por los agricultores, lo que sugiere que la variante ha sido seleccionada involuntariamente por los agricultores porque mejora la producción de cebada al estimular la acumulación de sal de sus campos, que generalmente son bajos en sal.

El equipo de investigación examinó cómo una versión específica del gen HKT1;5 permite que las plantas de cebada acumulen altas concentraciones de sodio sin ningún impacto adverso en el crecimiento de las plantas, incluso sugiriendo un potencial de rendimiento mejorado en entornos no salinos.

Kelly Houston, genetista de cebada en el Instituto James Hutton y autor principal del estudio dijo, explica que “esta versión particular de HKT1;5 está presente en el 35 por ciento del material genético contemporáneo de cebada, en comparación con estar casi ausente en la cebada silvestre y las variedades locales seleccionadas, lo que significa que es potencialmente una ventaja tenerlo en futuras variedades”.

Más información en la Universidad de Nottingham.

Fuente:

Publicidad