17 de agosto de 2020 01:05 AM
Imprimir

Vicentin: el directorio ahora apuesta a un nuevo management y venta de activos

Buscan recuperar la confianza de sus proveedores e insisten en la posibilidad de sumar un socio capitalista. En paralelo, recibieron una oferta de compra concreta por su frigorífico Friar.

La repentina muerte de Sergio Nardelli, uno de los máximos líderes la firma agroindustrial Vicentin, aceleró algunos planes dentro de la compañía que entró en default en diciembre del año pasado con deudas superiores a los u$s1.300 millones y que atraviesa hoy un complicado proceso de convocatoria de acreedores. Por lo pronto, en el corto plazo, el actual directorio de la empresa ahora estaría dispuesto a nombrar un nuevo management que dirigirá el destino del grupo y al mismo tiempo buscará reinstalar la confianza perdida en el sector.

Lo cierto es que esta decisión se venía macerando desde hace largo rato en el núcleo duro de Vicentin. En un primer lugar fueron los bancos internacionales, máximos acreedores de la empresa que acumulan en total un saldo por cobrar de alrededor de u$s500 millones, quienes solicitaron un cambio urgente en el management. Por aquel entonces el Gobierno nacional también insistía con la intervención y lógicamente buscaban el mismo fin. Ahora, con el proyecto del Gobierno totalmente descartado, la empresa estaría dispuesta a dar el brazo a torcer.

El plan en mente sería conservar figuras de peso dentro del Grupo, como Máximo Padoán, quien incluso en los últimos meses fue el único miembro de la firma que salió públicamente en los medios de comunicación a defender a la empresa, y además, incorporar uno o varios directivos no relacionados con la gestión anterior, pero afines al mundo de los agronegocios.

En paralelo, desde Vicentin ahora también reconocen que estarían dispuestos a vender algún activo o unidad de negocios por separado, cuando tiempo atrás se mostraban totalmente reacios a un posible desguace la compañía.

Al mismo tiempo, continúa la esperanza de sumar un socio capitalista, pero lo cierto es que esta posibilidad parece realmente una utopía a esta altura, teniendo en cuenta que Vicentin entró en default en diciembre del año pasado y ese “socio estratégico” nunca asomó en ningún plan concreto.

Otra cuestión a tener en cuenta en este panorama es que Glencore, el socio de Vicentin en la planta de biodiésel Renova, y quien sonaba como número fijo para inyectarle capital a la agroexportadora o incluso para comprar parte de su operatoria, no afronta la mejor situación financiera a nivel global. Recientemente la multinacional líder en el comercio mundial de materias primas anunció que este año suspenderá la distribución de dividendos entre sus accionistas ante un revés en sus resultados económicos producto del coronavirus. La caída de los precios internacionales golpeó de lleno al grupo e incrementó exponencialmente su deuda, por eso hoy Glencore está más interesado en sanear sus finanzas que en concretar fuertes inversiones.

Mientras tanto, en Vicentin ya recibieron ofertas concretas para otros de sus activos, pero que no están relacionados estrictamente con la empresa agroexportadora. Uno de ellos es el frigorífico Friar por el que el fondo de inversión Baf, otro de los tantos acreedores de la firma ya habría mostrado interés tiempo atrás.

Finalmente, desde la empresa aguardan el avance de la convocatoria de acreedores en el fuero comercial, pero lo cierto es que en simultáneo continúan y quizás como mayor celeridad las procesos judiciales locales e internacionales que pesan sobre los líderes del Grupo. La Justicia busca dilucidar cómo fue que una empresa que se mostraba próspera pasó, en apenas dos meses, a terminar con un default de más de u$s1.350 millones. En este aspecto se esperan novedades contundentes en las próximas semanas.

Publicidad