18 de agosto de 2020 01:42 AM
Imprimir

España : El campo sigue sin ver un solo euro de las ayudas prometidas por el Covid

Asaja-Cádiz lamenta la “lentitud” en la tramitación de las convocatorias y su “pírrico” presupuesto Critica la indefensión del sector, con especial mención a la difícil situación que arrastran el porcino ibérico, el ganado bovino y caprino y la flor cortada

Los agricultores y ganaderos, en su condición de actividad esencial, hicieron un esfuerzo descomunal para garantizar el suministro de alimentos durante y después del confinamiento. Incluso aparcaron sus movilizaciones previas al estado de alarma por los bajos precios que perciben y ofrecieron sus tractores a los ayuntamientos para realizar labores de desinfección. Su sacrificio, sin embargo, no se ha visto compensado por las administraciones, de las que Asaja-Cádiz insiste en denunciar que no han visto “nada de lo prometido” pese a que “se ha trasladado a la opinión pública que el sector ha recibido una lluvia de euros desde el minuto uno”.

La organización agraria critica en este sentido “la lentitud y la indefensión” en la que se encuentra el sector, ya que las ayudas prometidas con motivo de la Covid-19 siguen sin llegar, situación que afecta principalmente al porcino ibérico, el bovino y el caprino, dentro del sector ganadero, y a la flor cortada, en el agrícola. 

“No es de recibo que las ayudas al porcino ibérico, que dependen del Ministerio de Agricultura, exijan que los ganaderos presenten un plan en el que se anticipen las cabezas que se van a sacrificar, y que haya que presentarlo antes del 31 de agosto sin tan siquiera tener a la fecha convocatoria de ayudas. Es decir hay que dar de baja unos animales de la norma de Ibérico, sacrificarlos sin tan siquiera tener convocatoria y mucho menos garantía de que te concedan la ayuda”, lamenta Luis Ramírez, secretario general de Asaja-Cádiz.

El responsable agrario se hace eco de las “numerosas quejas que nos están haciendo llegar los ganaderos con toda la razón”, porque tampoco se sabe cuántos serán los que puedan acogerse y recibir “algo de esos pírricos diez millones de euros anunciados para toda España”.

DENUNCIA LA INDEFENSIÓN Y SITUACIÓN RUINOSA QUE ARRASTRA EL SECTOR PESE A AL “ENORME SACRIFICIO” REALIZADO DURANTE LA CRISIS

Ramírez recuerda que las bases de estas ayudas se publicaron el pasado 22 de julio en el Boletín Oficial del Estado “sin que estuviéramos de acuerdo ni en el fondo ni en la forma, no adecuándose a las necesidades del sector”, y a fecha de hoy, “no tenemos garantía alguna de que tras el sacrificio se vayan a recibir las ayudas, ni con qué cuantía para cada afectado”.

A su juicio, esto puede suponer un grave perjuicio para el porcino ibérico, sobre todo para las pequeñas explotaciones que ante la falta de solvencia por la caída de precios que arrastra el sector junto con una ayuda por ahora ficticia están abocadas a echar el cierre.

La flor cortada es otro de los sectores que está a la espera de resolución por parte del Ministerio, indica Asaja en una nota, en la que detalla que tras la publicación del proyecto de Real Decreto, se abrió un periodo de consulta pública, cuyo plazo finalizaba el pasado 15 de julio, durante el que Asaja-Cádiz presentó alegaciones ante la insuficiencia presupuestaria, entre otras cuestiones. “Hace más de un mes de aquello y no se conoce nada ni de las bases reguladoras ni de la convocatoria”, cuando la flor cortada “ha sido un sector castigadísimo por las circunstancias de la pandemia y no puede esperar ni un minuto más por recibir respuestas reales, que deben ser más rápidas”.

Las ayudas al ganado ovino y caprino están en la misma situación, explica Ramírez, quien califica de “irrisorios” los dos millones de euros destinados por el Gobierno central para todo el sector en Andalucía y que supondrán un máximo de 400 euros por explotación.

El secretario provincial de Asaja lamenta igualmente que “la falta de acuerdo entre Gobierno y Junta nos ha condenado a que los ganaderos de ovino y caprino andaluces sean los menos respaldados de España, dejándonos en una situación que nos impide situarnos en igualdad de condiciones”.

Publicidad