18 de agosto de 2020 01:02 AM
Imprimir

Alianza Stine-ADP aportará otra genética de elite para soja y maíz

Preparan ensayos en Uruguay buscando adaptación de los materiales

Pablo Antúnez

Elevar los rendimientos y utilizar menos pesticidas son claves en la agricultura moderna. La biotenología llegó para quedarse y se convirtió en una aliada fundamental en la lucha contra las malezas y contra los insectos, que no sólo bajan los rendimientos, sino que obligan a incrementar los gastos, en el marco de una agricultura con márgenes más chicos.

El maíz viene ganando terreno y por primera vez en 10 años, en Argentina la producción superó a la de soja. En Uruguay también se piensa seguir creciendo y en ese sentido, la agricultura argentina tiene mucho para aportar.

El director de la empresa estadounidense Stine, el agrónomo argentino Ignacio Rosasco, afirmó a El País que la iniciativa posibilitará aportar nuevas variedades de maíz y soja a la agricultura uruguaya.

ADP que es una empresa líder en la incorporación de tecnología en el negocio agrícola, realizó un alianza con la estadounidese Stine, lo que permitirá la incorporación de nueva genética que beneficiará a los productores uruguayos.

“El próximo cultivo que vamos a trabajar con ADP es la soja”, porque “el maíz y la soja van de la mano. Para tener una buena soja hay que tener un buen maíz como acompañamiento previo del cultivo es clave”, aseguró Rosasco.

El ejecutivo contó que Stine aportará tecnología nueva en soja en la próxima campaña. En ese sentido dijo que se incorporarán variedades con resistencia combinada al glufosinato de amonio y glifosato, buscando un mayor control de yuyo colorado y rama negra, dos malezas que generan grandes dolores de cabeza a los productores cuando se instalan en el cultivo. “Como resultado final del buen manejo se logran mejores rendimientos”, explicó el director de Stine. La empresa volcará al mercado argentino y al uruguayo nuevas variedades en la campaña 2020/21.

Hoy, a través de sus compañías afiliadas, tiene más de 800 patentes y al menos 750 están directamente vinculadas a la soja.

Rosasco explicó que las nuevas variedades también tienen dos proteínas que le dan mayor protección a lepidópteros . “Son variedades que van a salir de la investigación y serán ensayadas en Uruguay, si los resultados lo confirman”, explicó Rosasco.

Maíz. En este cultivo se impulsan tres híbridos, uno más precoz y de alto rendimiento y otros con tolerancia a glifosato, glufosinato de amonio e isoca de espiga.

Para esta primera campaña habrá tres híbridos disponibles para el mercado local que fueron seleccionados por su adaptación a nuestras condiciones. Las opciones serán: ST 120-29 BTGT , ST 9808 E-20 y ST 9734-0 GT. Se trata de tres híbridos de características complementarias que buscan cubrir el espectro de situaciones de cultivo que se presentan en nuestro país. Por un lado ST 120-29 BTGT es un híbrido pensado para siembras de primera en una amplia gama de ambientes, con un ciclo de 121 días y una estabilidad sorprendente será el caballito de batalla en siembras tempranas.

En el segmento de maíces precoces y de alto potencial estará el ST 9734-0 GT, que tiene un ciclo a madurez relativa es de 110 a 112 días y una velocidad de secado muy rápida. Asimismo se incorpora el ST 9734-0 GT es un híbrido diseñado para lograr máximas productividades en planteos de alto potencial en siembras de primera, bajo riego y con alta población.

En cuanto al hibrido ST 9808 E-20, un material de 115 días a madurez, que tiene una adaptación muy amplia a distintos ambientes. Es un híbrido que se comporta muy bien en primera, en ambientes de alto potencial, en secano o bajo riego y además responde muy bien en situaciones de segunda.

Hasta ahora Uruguay se siembran 140.000 hectáreas de maíz y de ese total hay un aproximado de 100.000 que son destinados a granos, donde se encuentra el principal foco de los productos propuestos por ADP-Agronegocios del Plata, aunque también existen opciones que pueden aportar muy buena genética en el área destinada al silaje.

La Sociedad Stine- ADP supone mucho más que la concreción de un negocio para ADP-Agronegocios del Plata, e implica un salto de gran relevancia debido a que se alía con una organización de enorme trayectoria con la que se siente muy cercana por ser también un emprendimiento familiar, que conserva el espíritu y la esencia de sus inicios, con un afán de superación constante.

A su vez, ambas marcas comparten valores como el liderazgo en base al trabajo, la constante búsqueda de la excelencia siempre teniendo como prioridad al productor dentro de la cadena, así como el enfoque preocupación sostenido en el aumento del rendimiento de los cultivos y por poner siempre la mejor genética a disposición de sus clientes.

Fuente: El Pais

Publicidad