18 de agosto de 2020 11:15 AM
Imprimir

La industria láctea advirtió que podría faltar leche por una medida gremial

El Centro de la Industria Lechera cuestionó que Atilra no acepte las propuestas de recomposición salarial y reclame aportes extraordinarios destinados al sindicato.

El Centro de la Industria Lechera Argentina (CIL) alertó este lunes que, debido a medidas de fuerza impulsadas por la Asociación de Trabajadores de la Industria Láctea Argentina (Atilra), “podría faltar leche”.

Así lo señaló en un comunicado en el que precisó: “De concretarse las amenazas de los dirigentes sindicales, podrían faltar leche y sus derivados en los próximos días en distintos puntos del país”. 

Desde el CIL señalaron que “pese a los reiterados esfuerzos de las empresas, demostrados en las numerosas ofertas hechas en la mesa de negociación, los líderes sindicales de Atilra mantuvieron su postura inflexible en torno a un pedido de aporte extraordinario adicional de 16 mil pesos por cada empleado y a las cuentas generales del sindicato sin un fin específico”. 

Según el CIL, esto representaría casi 400 millones de pesos en unos pocos meses, que se suman a los aportes convencionales y legales que las empresas ya vienen realizando.

Asimismo, existro otro aporte al sindicato que, si bien en su origen fue considerado extraordinario, nunca pudo ser discontinuado a pesar de que año a año las empresas han planteado su necesidad de eliminación por la falta de justificación y el gran impacto que tiene en los costos de la industria. 

Paritarias

“Las empresas lácteas están haciendo un gran esfuerzo para otorgar un aumento al básico del 13,6 por ciento, más una suma no remunerativa de cuatro por ciento en agosto y septiembre, ocho por ciento en octubre y noviembre; y 12 por ciento en diciembre, lo que implica un incremento total de un 28 por ciento. Ello satisface el pedido sindical en materia salarial, y supera a la mayoría de los acuerdos paritarios firmados en este año”, remarcó el CIL. 

Y completó: “Incluso se llegó a mejorar sustancialmente la oferta respecto del aporte extraordinario para el financiamiento de la obra social Ospil, pero la postura inflexible del sindicato en este último punto hace que no prospere la negociación”. 

Finalmente, desde el CIL recordaron que “el sector lácteo viene sufriendo en estos dos año un descalce negativo entre el aumento de sus costos y los aumentos de precios permitidos”. 

Esta situación se agravó en un contexto de pandemia que obliga, como sector esencial, a seguir abasteciendo a los consumidores. 

“Llamamos a todos los actores para que prime la cordura y no falten los alimentos en la mesa de los argentinos”, cerró el CIL.

Fuente: AgroVoz

Publicidad