20 de agosto de 2020 12:08 PM
Imprimir

Estiman una caída de la siembra de maíz, tras cinco campañas en alza

La primera proyección de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires muestra una reducción de la superficie del 1,6 por ciento, que significa 100 mil hectáreas menos que en la campaña anterior.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó que la siembra de maíz registraría una caída del 1,6 por ciento en la campaña 2020/21 próxima a iniciarse.

Sería la primera variación interanual negativa tras cinco campañas de crecimiento, de acuerdo con las estadísticas de la entidad porteña.

El cálculo es que se implantarían 6,2 millones de hectáreas, 100 mil menos que el ciclo pasado, pero 700 mil por encima del promedio de las últimas cinco campañas (5,5 millones de toneladas).

En ese sentido, se trataría de una superficie muy superior a la media 2008-2016, que estuvo por debajo de las cuatro millones de hectáreas.

Más tardíos

El informe de precampaña de maíz de la entidad porteña confirma que, ante la falta de agua que sacude a vastas zonas del país, es probable que la siembra de planteos tempranos se reduzca aún más y una gran proporción de lotes pase a implantaciones tardías. 

“En cuanto a las variaciones zonales, los Núcleos Sur y Norte presentan una escasa reserva hídrica, que provocaría una reducción en el área destinada a siembras tempranas. Sobre la provincia de Córdoba, donde gran parte de los planteos se vinculan con siembras tardías, la intención se mantiene cercana a la campaña previa”, destaca la Bolsa. 

Y completa: “Hacia el norte del área agrícola, la imposibilidad de concretar la intensión de siembra de trigo y luego girasol en Chaco, daría lugar a una leve expansión del maíz. Mientras tanto en el sur del área agrícola, la regular campaña de soja 2019/20 que transitaron los productores promueve la siembra del cereal como una alternativa más estable en la rotación en este nuevo ciclo”.

Precios y clima

En términos económicos, la ecuación es favorable para el cereal, asegura la Bolsa porteña.

Los precios internacionales vienen recuperándose después de la fuerte caída en el inicio de la pandemia, aunque encuentran un techo en la enorme oferta a nivel global.

Así, si bien los precios domésticos del maíz están 11 por ciento por debajo de la campaña anterior, la relación de precios es favorable al cereal en relación a la soja. 

Además, tiene una mejor relación insumo-producto en dos insumos claves: combustibles y fertilizantes. 

Lo más complicado, entonces, es la perspectiva climática, que se muestra complicada para los planteos tempranos, que suelen ser los de mayor rendimiento; y que mejoraría para las siembras tardías. 

Fuente: AgroVoz

Publicidad