23 de agosto de 2020 02:14 AM
Imprimir

Paraguay y la exportación de reales: “Ante la falta de información la llenamos con imaginación”

A raíz de las especulaciones generadas y falsas informaciones en torno al funcionamiento del negocio de las exportaciones de reales, el directivo de banco Atlas, Juan Carlos Martin, explica en detalle cómo funciona el negocio, los sistemas de control que existen y la trazabilidad que es factible realizar sobre las operaciones. El volumen de reales que de nuestro país se envía al Brasil es enorme, debido al régimen de turismo en las zonas fronterizas que alienta las compras de brasileños que operan con su moneda. Esos reales son cambiados en dólares para que los comercios paguen a sus proveedores internacionales. Cuatro bancos paraguayos realizan estas operaciones.

No existe otra operación financiera más controlada que la exportación de reales, afirma Martin en esta entrevista. Se trata de uno de los directivos del banco Atlas, perteneciente al grupo Zuccolillo. . En los últimos 12 meses Atlas ha liderado el negocio de las exportaciones de reales al Brasil y en este tiempo le generó una utilidad de US$ 9.273.000 convirtiéndose hoy en el principal exportador de reales al vecino país. Martin sostiene que la educación financiera ha evolucionado en nuestro país y por más de que un grupo de personas grite frente a una entidad bancaria mil cosas la gente seguirá confiando en el banco.

–Aparecen cuestiones especulativas sobre las exportaciones de reales que hacen daño no solamente a un banco en particular, sino al sistema financiero en general y también a nivel país.

–Creo que todos vamos a coincidir en que hay que ser prudentes en estas cosas. El sistema financiero, la industria financiera en general es muy sensible. Hoy con la gran facilidad de dispersión de las noticias a través de las redes sociales o mecanismos de búsquedas. Realmente cualquier noticia no importa de qué parte del mundo salga, eso en minutos es conocida por todos los actores, tanto locales, como internacionales. Así que la prudencia tiene que ser la gran compañera en todas estas cosas.

–El tema de la exportación de divisas, esa es una operación que está hoy regulada, controlada. ¿Cómo funciona eso, cualquier banco puede hacerlo, por qué solo cuatro bancos lo hacen, por qué no lo hacen todos, eso es porque significa un alto riesgo?

–Parece que me estoy remontando a lo que pasó hace exactamente un año cuando hubo un problema con uno de los bancos en Brasil y saltaron estas mismas noticias. Habíamos informado cómo funcionaba exactamente. Los negocios, donde se genera el negocio todos conocemos, la mecánica de cómo funciona Ciudad del Este, el régimen de turismo, hay toda una legislación especial. Hay que entender que Ciudad de Este y su comercio es un tema muy importante para toda la economía paraguaya, no solamente en términos de los negocios que hacen los bancos, sino fundamentalmente en la cantidad de mano de obra que es utilizada en esa zona y los impuestos que recauda el fisco por las importaciones que se hacen en esa zona. Tan importante es, que esa zona tiene un régimen especial aduanero porque lo que se busca más es incentivar el turismo de compras.

Entonces, basta con mirar los índices de importación de estas empresas que están allá. Son importaciones por montos muy elevados, toda esa mercadería que llega a Ciudad del Este es imposible que pueda ser consumida en Paraguay. Esa mercadería se compra, se importa fundamentalmente pensando en el turista brasileño que cruza la frontera y que compra en los negocios que están en Ciudad del Este. El brasileño que viene, trae reales para las compras, el real es casi la moneda corriente en Ciudad del Este y en todas las ciudades fronterizas y muchas otras ciudades fronterizas con el Brasil y esos reales que son producto de las compras tienen que volver al país que los emitió. Entonces, lo que hacemos los bancos es comprar esos reales a los comercios y le vendemos dólares, porque con esos dólares se pagan las importaciones y los reales, lo que hacemos es, remesar a bancos en Brasil.

–¿Es una operación de alto riesgo?

–Es importante mencionar que esta es una operación, que por lo menos en el caso de nuestro banco es catalogada de un riesgo importante, por lo tanto, los controles que ejercemos sobre estas operaciones son absolutamente exagerados. Sabemos de lo delicado del tema, entonces, estas son operaciones absolutamente controladas. Una remesa de reales o de dólares a veces remesamos dólares también a otros mercados, está controlado por siete entidades. No hay ninguna otra operación que esté tan controlada como esta. El año pasado inclusive las autoridades brasileñas se preguntaron, pero cómo es posible que haya tanta cantidad de reales en Ciudad del Este si solamente cruzan creo que 30 mil decían, 30 mil personas al año eso es lo que dicen los registros de Migraciones. Basta con ponerse en la cabecera del puente 10 minutos y vas a contar 30 mil personas que pasan en un día. Entonces, esta es una operación absolutamente controlada. banco Atlas tiene esta operación desde el año 2010 o 2011.

Hay mucho control. Esto no es que uno agarra y mete en un auto y cruza la frontera. Esto no funciona así. Hay controles absolutos desde la salida hasta la llegada al banco de destino. Esto también implica esquemas de controles y una estructura de controles muy fuertes. Por eso en el caso nuestro de banco Atlas, solamente operamos con menos de 10 clientes, porque los controles tienen que ser muy exhaustos. Uno no puede tener una gran cantidad de clientes porque el volumen hace relajar a veces los controles.

Esto implica controles manuales de documentaciones muy exhaustivos. Hay un control exhaustivo de las remesas que se hacen por las compras de estos reales. Nosotros compramos los reales de los comerciantes. Le vendemos los dólares y estos remesan al exterior también. Tenemos un exhaustivo control del destino de esos dólares que realmente sean empresas que estén exportando productos. Cruzamos con información de Aduanas, inclusive la Aduana ha implementado todo un sistema de códigos, de tal forma que hay un control de la cantidad de pagos que se hacen por la importación que fue un paso muy importante. La conclusión de esta larga historia es que no creo que haya otra operación tan controlada como el manejo de moneda en billetes.

–Por la cuarentena se paró todo y hubo cero movimiento lo que demuestra que todo depende del comercio fronterizo. ¿Se volvió a mover otra vez la cosa?

–Para el caso nuestro todavía no se liberó. Entendemos que las fronteras siguen cerradas. Nosotros creo que la última operación que hicimos de esto fue en el mes de marzo. Posteriormente, nuestros clientes dejaron de tener reales porque pararon sus ventas. Las ventas en el mercado local, las importaciones que hacen para el mercado local son relativamente pequeñas en relación al volumen total que venían haciendo. Este negocio tiene sustento mientras haya compradores brasileños, turistas de compras que pasan la frontera y están comprando en las tiendas de estas ciudades. Con fronteras cerradas no tendrían razón de ser.

–¿Por qué se especula mucho sobre la supuesta ilegalidad de este negocio?

–Algo que yo siempre repito. La falta de información la llenamos con la imaginación. Entonces, cuando hay cosas de este tipo siempre es bueno ir a la fuente preguntar para aclarar para que todos conozcamos la realidad de las cosas. Decías al comienzo que el mercado financiero es un mercado muy sensible y que puede tener algunas consecuencias. El mercado financiero es muy sensible pero sí también creo que la educación financiera que hoy tiene la población en general es mucho más alta, mucho más amplia que la que se tenía hace un par de años donde cualquier noticia podía generar alguna suerte de caos en el sistema financiero. Hoy la gente entiende. Hoy yo puedo pararme frente a un banco y gritarle mil cosas y la gente va a tratarme a mí de que yo estoy mal y no el banco, cambiaron las cosas.

–En síntesis, ¿por qué se insiste en que hay algo raro o turbio detrás de esto?

–El negocio del turismo de compras es un tema de larga data. En estos 40 años le han puesto cientos de controles como para mejorar. El movimiento de dinero y ahora también hay que entender de que muchas veces hay operaciones ilegales seguramente, pero lo que no podemos es ser metidos todos en la misma bolsa. Porque alguien comete algún ilícito o porque alguien está fuera de la norma, la energía atómica seguramente es muy útil para un montón de cosas, para la medicina, para la generación de energía, pero también sirve para hacer unas bombas y matar a la gente. No puedo juzgarle a los que utilizan la ciencia en la medicina. De la misma manera que utilizan la ciencia para hacer una bomba atómica.

La gente debe tomar conciencia de cómo funciona esto. Yo también estoy preocupado por muchas otras cosas en el sistema financiero. Hoy tenemos leyes que afectan directamente al mercado y que pueden generar una gran distorsión como una vez ocurrió, alguna vez con el tema de la ley de tarjetas de créditos. Yo personalmente estoy preocupado, todos queremos que el Paraguay sea más grande que sea realmente un país predecibles, con normas y leyes lógicas pero a veces no ocurre esto.

POR JORGE TORRES ROMERO

Fuente: La Nacion

Publicidad