24 de agosto de 2020 10:48 AM
Imprimir

Avanza la operación “porcino”

CompartiremailFacebookTwitter*…que, aunque Argentina triplicó en 20 años su producción anual de carne de cerdo al pasar de 223.000 toneladas, a más de 700.000 toneladas el año pasado; este volumen es apenas lo que Brasil coloca anualmente en el mercado internacional como 4º exportador de este tipo de carne, la más consumida del mundo. Pero localmente, si bien la ingesta se duplicó […]

*…que, aunque Argentina triplicó en 20 años su producción anual de carne de cerdo al pasar de 223.000 toneladas, a más de 700.000 toneladas el año pasado; este volumen es apenas lo que Brasil coloca anualmente en el mercado internacional como 4º exportador de este tipo de carne, la más consumida del mundo. Pero localmente, si bien la ingesta se duplicó desde principios de siglo, todavía apenas se superan los 17 kilos (algunos hablan de hasta 20, por lo no registrado), muy lejos de las dos primeras: carne vacuna y de pollo, en alrededor de 50 kilos y 48 kilos por habitante y por año , respectivamente. Sin embargo, la ventaja local es que el país cuenta con grandes cantidades del principal insumo que demanda este rubro: el maíz (alrededor de 50 millones de toneladas), y este fue uno de los factores determinantes a la hora de evaluar la posibilidad de comenzar a producir para China, proyecto que si bien ya existía, se aceleró a partir del año pasado cuando un brote de peste porcina obligó al gigante asiático a liquidar un tercio de sus cerdos, o sea, más de 200 millones de cabezas disparando, simultáneamente, una exponencial importación de proteínas animales para suplir el déficit. Ahora, contrariamente a lo que algunos creen, el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, acaba de asegurar que ya está listo uno de los memorándum con China para producir carne de cerdo, en el que se prevé la radicación de las primeras dos granjas porcinas, con una inversión calculada en U$S 300 millones, en Santiago del Estero. El acuerdo, que se podría firmar en breve, contempla incluso “promover alianzas entre productores y empresarios chinos con productores argentinos para trabajar con destino al mercado asiático, o para terceros países”, es decir, que se establece que no toda la producción sea con destino solo al gigante asiático. Los proyectos, que son integrales, incluyen la construcción de frigoríficos, plantas de tratamiento de afluentes, digestores, provisión suficiente de agua potable, etc., y según trascendió, se priorizarán para su ubicación, aéreas del NEA, del NOA, y de la Patagonia, que son las más perjudicadas por el largo flete para transportar los granos que producen en zona. Según Neme, “esta sería la forma de construir valor agregado a partir de las 8 millones de toneladas de maíz que se cosechan en el norte argentino y que pierden parte de su precio cuando se transporta a granel al puerto de Rosario”.

*…que, según un trabajo de la Fundación Mediterránea de fines del año pasado, “el consumo interno de carne de cerdo puede seguir creciendo por varios años más. Un nivel de 22 kilos per cápita luce factible, considerando la estructura de consumo que se observa en otros países productores y exportadores de carnes. Pero para que el consumidor local acepte 6/7 kilos más a los actuales, lo que exige básicamente desplazar a otras carnes, se requerirá sostener la calidad del producto y también mantener un precio de mercado (góndola) competitivo. En este aspecto, algunas referencias de otros países indican que una brecha de precios entre las carnes bovina y porcina de 30% – 35% (a favor de esta última) podría ser suficiente”, destacan Juan Manuel Garzón y Valentina Rossetti, de la IERAL. El dato es clave ya que, si bien tímidamente, la Argentina comenzó a exportar, todavía depende de las importaciones para equilibrar su demanda interna y, más aún, si esta se sigue consolidando. De hecho, si bien se bajó en forma significativa de las casi 68.000 toneladas que se importaron en el 2000, para este año se prevé que las compras de carne de cerdo en el exterior van a rondar todavía las 20.000 toneladas. Los datos también se comentaron en una reunión con miembros de la Bolsa de Comercio de Rosario (que el jueves festejó “virtualmente” su 136º aniversario, con añoranza de sus legendarios cócteles), y que hace algo más de un mes puso en marcha el más nuevo de sus proyectos, el RosPorc, mercado digital porcino que seguramente va a contribuir a dar más certeza a la producción y comercialización de esta especie, que dejó de venderse en pié (en Liniers), hace cerca de 40 años.

*…que, aunque hubo algunas buenas noticias, como las subas que registraron algunas cotizaciones en Chicago a causa de complicaciones en los cultivos estadounidenses, para los productores locales, el principal motivo de desvelo siguió siendo el clima, la sequía que se agudiza (en partes de Córdoba no llueve desde marzo) y sigue atrasando siembras; la nueva ola de frío y heladas que ya están causando daños de significación en los cultivos implantados como el trigo; y la multiplicación de incendios de campos que se producen naturalmente en estas condiciones, y que se suman a los hechos de vandalismo sobre bienes agropecuarios que, en general, siguen sin ser aclarados. Esto, sumado al nuevo aumento de los combustibles (clave en la producción agropecuaria tranqueras adentro, y también hacia afuera por los fletes); y las mangas de langosta que siguen entrando al territorio (ya son al menos 10 las identificadas llegando hasta Catamarca, y todo el centro y norte del país), sin que la autoridad sanitaria logre frenarlas, lo que hace prever una explosión de estos insectos a partir de la primavera, se constituyeron en los principales temas en la mayoría de las reuniones del sector. En el caso de los tambos, se agregó la inquietud por la intensidad de presiones sindicales sobre las usinas, que ya derivaron en medidas de fuerza (sin recolección de leche que, como se sabe, es un producto muy perecedero), las que pueden repetirse si las empresas no aceptan los adicionales con otros destinos que pretenden los gremios, por sobre los aumentos de salarios ya acordados. Este, justamente, fue uno de los temas que impidió en su momento el salvaje de SanCor por parte de la neozelandesa Fonterra.

Por Susana Merlo

Publicidad