24 de agosto de 2020 10:59 AM
Imprimir

Congreso Aapresid: destacan chances para la exportación de alimentos

Desde la cadena de valor triguera destacaron las oportunidades de comercio exterior en materia de valor agregado. Como ejemplo, señalaron que si se exportan panificados, se pueden generar divisas por USD2.300 la tonelada, mientras que el grano se exporta en USD217 la tonelada.

En el marco de la edición 2020 del Congreso organizado por la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), integrantes de la cadena agroindustrial argentina analizaron las perspectivas de exportaciones para los alimentos argentinos y en la potencialidad para generar agregado de valor a la producción primaria.

Diego Cifarelli, presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), destacó “las oportunidades a nivel mundial” que se presentan en el corto y mediano plazo, de la mano de mercados como Oriente MedioAfrica y Asia. En este punto, el directivo señaló que la exportación de la industria vinculada a los alimentos necesita de un programa amplio, para dinamizar a este sector, que representa más del 50% del comercio exterior argentino.

La federación que nuclea a la molinería argentina forma parte del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), que junto al Gobierno nacional trabajan en un plan para que esta cadena de valor aumente sus exportaciones en USD31.000 millones en la próxima década y genere 700.000 puestos de trabajo. La semana pasada, este espacio presentó su propuesta en el Senado de la Nación, ante el presidente de la Comisión de Agricultura, Adolfo Rodríguez Saá.

En su exposición, Cifarelli destacó las oportunidades para la sector triguero y la importancia de agregar valor en los distintos eslabones de esta cadena. En este punto, remarcó que una tonelada exportada de grano genera USD217 y a medida que se avanza en los procesos, las ganancias crecen: la tonelada de harina vale USD332, de pasta seca USD660 y de panificados USD2.300. “En un plan integral de exportaciones, esta cadena no tiene techo”, sostuvo y detalló que mientras Argentina cuenta con un 7% del mercado mundial de este grano, en el caso de harina la cifra baja a 5% y en pasta seca y panificados, la participación no supera el 0,3%.

Jorge Torelli, secretario de Agroalimentos de Santa Fe, estimó que la pandemia de COVID-19 representa un cambio de paradigmas a la hora de la vinculación comercial de la agroindustria con sus clientes. “Sanidad humana y animal ahora son una y el otro concepto a tener en cuenta es la seguridad alimentaria”, remarcó. El funcionario ponderó las oportunidades que generan sectores como la carne porcina y afirmó que en los próximos años, Sudamérica se posicionará como un proveedor de peso en el rubro de proteína animal.

Fuente: BAE

Publicidad