24 de agosto de 2020 11:18 AM
Imprimir

La provincia propicia el crecimiento sustentable de la ganadería

El Ministerio de Producción pondrá en marcha capacitaciones técnicas virtuales, en el marco de la política de desarrollo productivo. Así se dará inicio a la primera etapa del Plan Ganadero Entrerriano.

El ministro de Producción, Juan José Bahillo, anticipó que cumpliendo con los lineamientos sanitarios establecidos por la pandemia del Covid-19, la cartera a su cargo pondrá en marcha una serie de capacitaciones técnicas virtuales, abarcando diferentes temáticas que responden a una política provincial de desarrollo productivo, dando comienzo a la primera etapa del Plan Ganadero Entrerriano.

El ministro de Producción, Juan José Bahillo, anticipó que cumpliendo con los lineamientos sanitarios establecidos por la pandemia del Covid-19, la cartera a su cargo, a través de la Secretaría de Agricultura y Ganadería de la provincia, pondrá en marcha una serie de capacitaciones técnicas virtuales, abarcando diferentes temáticas que responden a una política provincial de desarrollo productivo, dando comienzo a la primera etapa del Plan Ganadero Entrerriano.

“El tránsito de la actividad ganadera en pandemia no se puede definir como normal, pero tampoco restrictivo como otros sectores de la vida económica nacional. Al ser declarado el sector como esencial, el trabajo siguió con protocolos sanitarios pero nunca se paró la máquina de producir carne”, destacó Bahillo. El ministro de Producción describió que en líneas generales, el 99% de la ganadería siguió con su actividad norma”.

PLAN DE DESARROLLO GANADERO

La iniciativa cuenta con el apoyo de las cuatro entidades representativas de los productores; la Federación Entrerriana de Cooperativas, Federación Agraria, Sociedad Rural y la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos y el acompañamiento del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva)

“El Plan Ganadero Entrerriano, está dotado de una fuerte articulación entre los sectores públicos y privados ya que”, -definió el ministro-,”los productores deben estar convencidos que la perspectiva que ofrece un desarrollo planificado y sostenible, depende en gran parte del manejo tranqueras adentro de cada establecimiento”.

Procesos Reproductivos y Sanitarios, Manejo del Pastizal Natural, y Buenas Prácticas Ganaderas y Mejoramiento Genético, son algunas de los temáticas que desarrollarán desde el 27 de agosto y hasta noviembre de este año; profesionales de la materia, atendiendo a las problemáticas más comunes de la región.

El plan de desarrollo se basa en cuatro pilares: un programa de asistencia técnica; otro de diferenciación y certificación de carnes; un plan de Buenas Prácticas Ganaderas; y uno de asistencia financiera.

El respaldo técnico prevé capacitar a técnicos y productores; fomentando a su vez el asociativismo; como también la capacitación del personal en convenio con las entidades del sector.

“Dentro del programa de Buenas Prácticas Ganaderas, claramente vamos a incorporar al productor PASE (Productor Agropecuario Sustentable Entrerriano) como trampolín y vamos a ir certificando y validando prácticas de aplicación concreta en la actividad” anticipó Lucio Amavet, secretario de Agricultura y Ganadería entrerriano.

La asistencia financiera estará dividida en tres estratos, de acuerdo a la cantidad de animales de cada productor: va de 0 a 100 cabezas; de 100 a 500 y más de 500 cabezas. La segmentación se sostiene en la necesidad de responder a la necesidad del ganadero con la asistencia concreta y real de acuerdo al grupo que pertenezcan.

El stock ganadero entrerriano es similar desde el 2000 a la fecha. En 20 años han ocurrido variaciones de aproximadamente 800 mil cabezas, fluctuó entre 4,2 millones y 5 millones.

“Creemos que estamos en condiciones de aumentar significativamente la productividad, debido a la territorialidad de la ganadería. Nuestros suelos no son en general agrícolas, una pequeña porción es muy apta para siembras de alta calidad y tenemos unas 5 millones de hectáreas para poder explotar en ganadería” definió Bahillo.

En ese marco también asoma un nuevo horizonte: el crecimiento de la exportación de carne que registra la provincia se debe al incremento del 25 por ciento del volumen de operaciones que se hacen con China, teniendo la provincia dos frigoríficos exportadores, uno en Oro Verde y otro situado en San José.

En relación a la opción de sumar calidad a los cortes ligados a la información disponible para el consumidor, Amavet ponderó que “la denominación de origen presenta una complejidad que dificulta considerarla como una opción viable para el crecimiento del sector, pero sí podemos hablar de identificación geográfica: cualquier tipo de protocolo o certificación llámese certificación geográfica, denominación de origen, carnes naturales, carne certificada orgánica, etc.; todo eso hace a la trazabilidad de un producto, con su consecuente agregado de valor”, destacó el funcionario.

Agregó, “no vamos a englobar toda la ganadería, pero son nichos que hay que explotar y son programas que ayudan a encontrar y salir del commodities, por ello conforma un punto del Programa Ganadero la diferenciación y certificación de carnes”.

Bahillo trazó una mirada sobre las posibilidades que tiene el sector: “Tenemos que mirar más allá del gigante asiático, hay que buscar los mercados con mayor valor comercial y para ello tenemos que demostrar trazabilidad, inocuidad (residuos cero) y conceptos de producción sustentable: bienestar animal y mitigación de gases de efecto invernadero. Son temas que hoy ya están instalados en los mercados externos y hay que abordarlos con la premura y responsabilidad de la agenda productiva pecuaria”, destacó el funcionario.

Fuente: r2820.com

Publicidad