3 de diciembre de 2009 13:49 PM
Imprimir

Países quieren concluir Doha en 2010 pero no logran pactar agenda de trabajo

Ginebra - Los 153 países que conforman la Organización Mundial del Comercio (OMC), que hoy finalizó su séptima reunión ministerial, confirmaron que quieren concluir la Ronda de Doha en 2010, pero no pudieron establecer una agenda de trabajo ni un calendario para lograrlo.

La declaración final de la ministerial incluye la convocatoria de un reunión en el primer trimestre de 2010, pero no especifica que este encuentro sea a nivel de ministros, como reclamaba la inmensa mayoría de miembros.

La Ronda de Doha es el proceso de liberalización comercial que comenzó hace ocho años en la capital qatarí y que desde entonces se ha negociado infructuosamente.

Las discusiones sobre la Ronda no formaba parte de la agenda oficial de la ministerial, no obstante, ha sido el único tema en controversia, tratado en reuniones bilaterales y no en plenarias.

De forma unánime, los ministros recalcaron que Doha debe concluirse en 2010, sin embargo, una amplia mayoría acusó, de forma más o menos velada, a Estados Unidos de estar bloqueando la concreción de una agenda.

"Yo no soy el que está bloqueando la negociación", afirmó el ministro de Exteriores de Brasil, Celso Amorim, resumiendo la posición de muchos de sus homólogos.

"Esperamos que todos los grandes países se comprometan con el proceso y confiamos en que Estados Unidos asuma el liderazgo", aseguró el ministro de Comercio de India, Anand Sharma.

Por su parte, el representante de Comercio de Estados Unidos, Ron Kirk, fue contundente: "Yo no quiero hablar de fechas si antes no hablamos de sustancia".

El director general de la OMC, Pascal Lamy, se limitó a decir que "aun es pronto" para saber si habrá o no una reunión ministerial en el primer trimestre de 2010, pero advirtió que de si no hay progresos de aquí a marzo, será muy difícil concluir la Ronda el año próximo.

Desde que el domingo, 24 horas antes del inicio formal del evento, los países en desarrollo reclamaran una reunión ministerial a principios del 2010 para evaluar en qué punto se encuentra la negociación y cómo se puede avanzar, la propuesta fue sumando adhesiones.

Apoyaron la iniciativa el G-20 (países en desarrollo con gran presencia de emergentes), el G-33 (países en desarrollo importadores agrícolas), el C-4 (países africanos productores de algodón) el grupo de los ACP (África, Caribe, Pacífico), los Pequeños y Vulnerables, el PMA (países menos adelantados), el Grupo de Cairns (exportadores agrícolas) y la Unión Europa.

En nombre de los Veintisiete, la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, no quiso señalar directamente a Estados Unidos -"nosotros nunca apuntaríamos con el dedo a Washington", explicó-, aunque reiteró que "hoy más que nunca necesitamos un acuerdo".

Además de no aceptar convocar una ministerial, Kirk consiguió enfadar a sus interlocutores desde el primer día al exigir corresponsabilidad a los países emergentes -específicamente citó a Brasil, China e India-, a los que pidió mayor apertura de sus mercados como único camino para avanzar en las negociaciones.

Kirk llegó a decir que la solución para los países africanos productores de algodón que ven sus economías ahogadas por los ilegales subsidios estadounidenses a sus propios agricultores, pasa por la conclusión de Doha y "por la apertura de mercados como el de China".

El único tema concretado esta semana, al margen de la ministerial, fue el acuerdo alcanzado entre veintidós países en desarrollo para reducir en un 20 por ciento los aranceles del 70 por ciento de los productos que comercian entre ellos.

Con esta medida, ese grupo de países -que incluye a India y Brasil- intenta revitalizar sus exportaciones, mostrar su voluntad de avanzar hacia una mayor liberalización del comercio internacional, e impulsar la colaboración sur-sur.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *