27 de agosto de 2020 12:02 PM
Imprimir

Recomiendan el consumo de quesos autorizados y rotulados

CompartiremailFacebookTwitterLa Dirección de Bromatología del Municipio de Tandil, a cargo de Federico Sánchez Chopa, junto al Cluster Quesero de Tandil, vienen trabajando en diferentes cuestiones inherentes a la calidad y a los riesgos sanitarios en que incurre la población al comprar alimentos no rotulados, principalmente a través de internet o por otros medios, por fuera […]

La Dirección de Bromatología del Municipio de Tandil, a cargo de Federico Sánchez Chopa, junto al Cluster Quesero de Tandil, vienen trabajando en diferentes cuestiones inherentes a la calidad y a los riesgos sanitarios en que incurre la población al comprar alimentos no rotulados, principalmente a través de internet o por otros medios, por fuera de los circuitos legales de comercialización. Los riesgos que conlleva el consumo de este tipo de alimentos no habilitados ni analizados son de alto impacto en la salud de la población.

Es por ello que se recomienda el consumo de quesos genuinos y que tengan garantizada la inocuidad. La misma implica SEGURIDAD, es decir, seguridad que tiene el consumidor al ingerir un alimento que no va a causarle un daño. Esto significa que el consumo de un alimento inocuo, significa que reúne todos los requisitos higiénicos – sanitarios que garanticen que no se producirá una enfermedad al momento de ser consumidos.

Para poder comercializarse, los alimentos deben reunir ciertas características que están dadas en la legislación alimentaria (inocuidad, nutricionales, las organolépticas, y las comerciales), que van desde las materias primas seguras, hasta los procesos de producción. Cuando cumplen estas condiciones, se dice que el alimento es genuino. Para nuestra seguridad como consumidores, los alimentos genuinos cumplen con todas las especificaciones del Código Alimentario Argentino, por cuanto es apto para el consumo humano.

Existen diferentes situaciones que pueden hacer que un alimento deje de ser genuino, tales como alteraciones, falsificaciones y contaminaciones que pueden resultar peligrosas, ya que se pierde la inocuidad, convirtiendo al producto en no apto para el consumo humano. Esto sucede cuando el proceso de elaboración, almacenamiento, fraccionamiento y distribución no son habilitados por los organismos competentes.

Un queso seguro es el que cumple con la reglamentación, que posee rótulo con la leyenda y la información correspondiente, y que cuenta con las habilitaciones municipales, provinciales y/o nacionales correspondientes. En el caso del rótulo, el mismo es garantía de inocuidad y garantiza que los alimentos cumplieron con los análisis de calidad y fueron elaborados en instalaciones habilitadas por personas idóneas. Por otro lado, un queso falsificado es aquel producto que no cuenta con dichos rótulos, o que tiene rótulos donde se menciona como producido en Tandil sin serlo, o que no proceda de sus verdaderos fabricantes.

La ordenanza municipal Nº 2728/81 prevé multas para aquellos que incumplan con la normativa “por elaborar productos alimenticios con materias primas que no reúnan las condiciones establecidas en las disposiciones vigentes”, o “por emplear en la elaboración de alimentos, sin autorización, sustancias diferentes o de distinta calidad a las declaradas en la composición aprobada”. A su vez, la legislación contempla sanciones para aquellos quesos sin rótulo o con rótulos de empresas que no cuentan con habilitación.

Consuma con seguridad, consuma productos habilitados.  

Publicidad