27 de agosto de 2020 21:58 PM
Imprimir

Nuevo camino para poder optimizar calidad de lanas

Presentan hoy la marca Uruguay Wools en el Parlamento.

Pablo Antúnez

Extremar el acondicionamiento y la calidad de sus lanas, son las metas de Uruguay, mientras apuesta a la valorización del textil, analizando el camino de las certificaciones de procesos, para atender a los consumidores más exigentes del mundo.

El país posee normas de bienestar animal, pastoreo a cielo abierto y modernas tecnologías de manejo. A su vez, ofrece mano de obra calificada y una vocación centenaria por la oveja, que lo posiciona como un referente en el mundo.

Hoy, a la hora 18.30, en el Salón de Eventos Especiales del Parlamento, se presenta la marca Uruguay Wools, impulsada por Uruguay XXI y el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL).

El lanzamiento contará con la presencia de la Vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte; el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Miguel Sanguinetti; el director ejecutivo de Uruguay XXI, Jaime Miller y la vicedirectora ejecutiva, Inés Bonicelli.

El nuevo plan para el sector surgió de un trabajo en conjunto entre Uruguay XXI y el Plan estratégico Nacional del Rubro Ovino (Penro), ámbito interinstitucional integrado por varios actores de la cadena ovina nacional. “Uruguay va a producir lanas muy especiales. Esa será la tendencia, dejamos de hablar de razas y todas las ovejas en Uruguay que produzcan lana, más gruesa o más fina, apuntarán a la mejor calidad y al mejor acondicionamiento”, estimó Sanguinetti con una mirada optimista hacia el futuro.

“Hay mucho para hacer y para optimizar la calidad de las lanas uruguayas. Esta marca es un empezar. Esperemos que así sea por el bien de la ovinocultura uruguaya”, afirmó el titular del SUL.

La marca se creó destacando los siguientes atributos: innovadora, “glocal” (Global +Local), calidad de diseño, natural y excelente color. Sanguinetti recordó el potencial que tiene la ovinocultura local y remarcó que “en ciertas finuras, Uruguay produce con una mayor calidad que Australia”. Incluso en lanas ultrafinas, se producen micronajes más finos que los de Oceanía.

Optimismo. “Hay mucho para crecer aún por el lado de la certificación de procesos. Ya se está trabajando en ese sentido”, admitió el presidente del SUL.

“Creo que el comprador de cualquier producto cada vez exige más lo que es bienestar animal y certificaciones, tanto ambientales, como de calidad y productivas. El mundo va para ese lado y no nos podemos quedar afuera”, sostuvo el titular del SUL.

Mirando hacia adentro, Sanguinetti recordó el inicio de la producción de lanas. “Hay que remontarse a 1850, antes hubo ovinos pero eran de raza Criolla”. Reconoció que Uruguay, “en los momentos de mayor precio para la lana fue en las guerras, tanto la Primera y Segunda Guerra Mundial, como durante la Guerra de Corea”.

La apuesta por el textil y la calidad comenzó más fuerte con el Mejoramiento Ovino en 1940 y luego aparece en 1966 el SUL. “Esa es la historia de la lana en Uruguay, con sus altos y bajos, con un tipo de ovinos que produce lanas medias a gruesas”, reconoció Sanguinetti.

En 2020, Uruguay sigue con un stock bastante reducido de ovinos, pero también “con una orientación de la lana más fina, buscando mayor calidad y pensando que ese textil se usará para prendas de altísimo valor. El SUL, con todo lo que es acondicionamiento de lanas y con el impulso de las grifas aportó mucho”, remarcó Sanguinetti. El jerarca dobló la apuesta a impulsar y generar trabajo dentro de Uruguay con sus lanas. “Se podrían hacer muchas cosas y eso no se está tomando en cuenta”.

El titular del SUL recordó que la institución que dirige trabajó muchísimo con el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefob) y adelantó que se pretende “seguir trabajando con artesanos, hiladores y diseñadores. La meta es generar mucho trabajo. Son prendas muy valoradas a nivel mundial”.

Fuente: El Pais

Publicidad